acoso escolar
Victima de bullying

acoso entre niños

El denominado bullying es uno de los asuntos que mayor preocupación causa en nuestra sociedad.  Se trata de un inconveniente que se da principalmente entre la comunidad adolescente y que puede desembocar en consecuencias fatales para los menores más desprotegidos.

La palabra bullying proviene del inglés, significa literalmente intimidación, y podemos reconocerla con el acoso escolar. Consiste esencialmente en el maltrato físico y psicológico  reiterado y deliberado que sufre un niño por parte de sus compañeros del entorno escolar.

El bullying puede ser físico (agresiones), verbal (insultos, apodos, menosprecios…), psicológico (ataques a la autoestima) y/o social (exclusión social de la víctima).

El presidente de la asociación No Al Acoso Escolar, Javier Pérez, avisa que “todo sucede muy rápido. Un día un estudiante tiene un conflicto con otro en clase y esa misma tarde se cobra su venganza en Internet con un par de comentarios o imágenes ridiculizantes. Al minuto, un montón de compañeros han tenido acceso a esa información y se unen a la difamación”.

Un informe realizado por Unicef  en el 2013 subraya que ser víctima de acoso escolar puede hacer que la vida de un niño se convierta en un infierno y dar lugar, entre otros problemas, a depresión y absentismo escolar.

España es uno de los países desarrollados cuyos alumnos de entre 10 y 15 años, menos reconocen haber sufrido bullying. Un 50% de esos alumnos aseguran haber participado en una pelea en el último año. El silencio de las víctimas se debe por una parte a un sentimiento de vergüenza, y por otra a que los agresores les aleccionan bien.

Algunos de los indicios que pueden apuntar que un niño sufre de bullying o acoso escolar son los siguientes:

–          Absentismo escolar.

–          La Presencia de hematomas.

–          Apatía,irritabilidad, llantos , tristeza y cambios bruscos de humor.

–          Falta de sociabilidad.

–          Busca excusas para no asistir al colegio.

–          El niño quiere ir acompañado a la entrada y a la salida del centro escolar.

–          La pérdida o deterioro de sus propiedades escolares o personales.

–          Tienen un descenso de su rendimiento escolar.

–          No cuenta nada en casa acerca de lo que ha realizado en el colegio.

–          Elude ir a excursiones o salir con sus compañeros de clase.

Un alto porcentaje de alumnos de entre 11 y 16 años se ha sentido en algún momento víctima de bullying. Pese a que solo un pequeño porcentaje de ellos presenta un caso grave. Los jóvenes raramente suelen ser conscientes de que están siendo víctimas de un delito penal. Deben ser los padres del menor y sus profesores los que estén atentos para frenar cualquier tipo de acoso.

El bullying vulnera contra el Artículo 173.1 del Código Penal. Castiga a aquel que “infligiera a otra persona un trato degradante, menoscabando gravemente su integridad moral”. Los casos más extremos y graves de bullying pueden violar también el Artículo 143.1, que castiga a aquel “que induzca al suicidio de otro”.

En España, si el agresor es menor de 14 años, se considera que sus actos no son constitutivos de delito. Con lo cual no son punibles, en cambio si el agresor tiene más de 14 años de edad, se iniciará un proceso dentro del ámbito penal juvenil.

La Policía Nacional recibe del orden de 300 denuncias anuales vinculadas con el bullying. En la mayor parte de los casos lo que se denuncia son lesiones y amenazas. En caso de que la víctima presente daños físicos o psicológicos, un perito médico especialista sería el encargado de evaluarle en una prueba pericial médica, demostrar la relación de esos daños con el bullying y ratificar su informe ante el juez correspondiente.

En Grupo Médico Jurídico Durango ponemos a su disposición un equipo multidisciplinar experimentado en los expedientes de incapacidades y discapacidades por diferentes patologías. Llámenos a este teléfono 913076219, o rellene el formulario de contacto.
Nuestros médicos peritos estudiarán la viabilidad de su caso a fin solicitar con éxito el proceso ante el Instituto Nacional de la Seguridad Social.

Publicaciones relacionadas