En que consiste la prueba pericial médica

la prueba pericial médica

Se distingue entre prueba y demostración, según Climent Duran (La prueba Penal): “se prueban los hechos y se demuestran las tesis. La prueba tiene por finalidad comprobar la verdad o la falsedad de una proposición concreta o fáctica, y la demostración tiene por objeto determinar la validez o no validez de una proposición abstracta o general, también llamada tesis que, a su vez, puede ser teórica o práctica”.

Según el Tribunal Supremo, para el resarcimiento de los daños es fundamental la prueba pericial médica de ellos de forma categórica, sin que sean suficientes meras hipótesis o posibilidades.

A veces, será requerido el médico perito para que dé su valoración en la prueba pericial médica, en calidad de experto en el área tratada de la medicina a efectos probatorios ante la Justicia, en relación con el procedimiento a seguir, ya sea por designación oficial o porque ambas partes informen al respecto expresamente y lo soliciten al facultativo.

Hacer un juicio de valor con auténtico rigor científico no es una misión sencilla, ya que presenta ciertas dificultades propias del hacer clínico presentes en la persona sometida a examen. Además, en estos casos concretos, se ven acrecentadas, debido a la subjetividad del paciente, que puede llegar a ser motivo de recelo: en un estado mórbido se pueden encontrar signos clínicos (objetivos), pero también habrá que tener en cuenta los síntomas, que supondrá dar entrada a la subjetividad del paciente.

No obstante, por otra parte, es incuestionable que síntomas y signos, unidos los unos con los otros necesariamente, estableciendo las oportunas relaciones, observándolo con prudencia y ecuanimidad, han de ser tenidos en cuenta si quiere actuar con el rigor antes mencionado, siendo la única manera de penetrar en la realidad de la persona lesionada que sufre.

En algunas ocasiones, los fundamentos objetivos para construir un juicio diagnóstico son más bien escasos, difíciles de interpretar o, incluso, inexistentes. Por ejemplo, en algunos procesos psiquiátricos, donde los medios instrumentales de exploración no servirán de nada o de muy poco.

Hay que distinguir entre los distintos tipos de diagnósticos, así como entre lo que es un diagnóstico de certeza y lo que son meras sugerencias clínicas, que conllevan mayor o menor seguridad.

Podemos distinguir entre tres niveles de diagnóstico:

  • Diagnóstico de seguridad – alteraciones del ritmo y de la conducción. Un ejemplo, son los estudios electrofisiológicos con técnicas de estimulación cardíaca pueden detectar con seguridad los bloqueos de primer y tercer grado.
  • Diagnóstico de probabilidad en crecimientos ventriculares. Las alteraciones electrocardiográficas, son suficientemente específicas, pero son poco sensibles para el diagnóstico de crecimiento ventricular.
  • Diagnóstico de sugerencia – en noxas propiamente dichas.

cxvegdsvcrfdc