SiteLock
depresión

Depresión

La depresión es uno de los trastornos psicológicos más frecuentes en la sociedad actual. Prueba de ello son los datos oficiales que revelan que la venta de antidepresivos y ansiolíticos se han disparado en los últimos años.

Según la Organización Mundial de la Salud la depresión es una enfermedad frecuente en todo el mundo que afecta a cerca de 350 millones de personas en todo el mundo.

La depresión suele darse por factores psicosociales tan diversos como el fracaso laboral, las rupturas amorosas o la falta de autoestima personal. Estos factores se unen a otros ambientales y biológicos, como podría ser una deficiencia en la liberación de neurotransmisores como la serotonina, o una anomalía hormonal.

Algunos síntomas propios de la depresión son el bajo estado de ánimo, la pérdida de interés y la pérdida de la capacidad de disfrutar. Muchas personas con depresión también sufren cansancio, ansiedad, alteraciones del sueño, pérdida del apetito y sentimientos de culpa.

Los trastornos mentales como la depresión son una de las principales causas de incapacidad laboral en España. El estrés y la depresión están detrás de la mayoría de estas ausencias laborales. Ambas patologías pueden aparecer conjuntamente, tanto es así que un 8% de los casos de depresión a nivel mundial es atribuido al estrés laboral.

El impacto económico sólo de la depresión en nuestro país se estima alrededor de los 5.000 millones de euros anuales.

Algunos efectos de la depresión que se pueden detectar en la vida laboral son: la lentitud a la hora de realizar tareas, los errores frecuentes en el trabajo, enfrentamientos con compañeros, un inadecuado cumplimiento de los horarios e incluso ausencias del puesto de trabajo sin justificar.

La baja por depresión puede ser concedida por un médico de cabecera, y en este caso su retribución será la misma que en cualquier otro tipo de baja por enfermedad común. Si la baja es concedida por el médico de la mutua de trabajo, la baja será considerada laboral y será retribuida como tal.

Los motivos que pueden dar paso a la depresión y  a la concesión de la baja pueden ser una desmotivación en el puesto de trabajo, una falta de reconocimiento en la actividad laboral o incluso una sobrecarga de trabajo. La depresión no deja de ser un trastorno preocupante que en sus casos más extremos puede conducir a ideas suicidas.

El tiempo de baja por depresión varía en cada situación, puede ser de corta duración o puede prolongarse en el tiempo. Las personas afectadas por bajas mayores a seis meses de duración tienen un 80% de posibilidades de continuar con el problema durante los cinco años siguientes. En estos casos de larga duración, el afectado será evaluado por un tribunal médico y deberá pasar su inspección por lo general entre 12 y 18 meses después de que comenzara el periodo de baja.

El tribunal médico dictaminará el alta, o bien una incapacidad laboral temporal o permanente.

En el caso de que el tribunal deniegue la baja, la persona con depresión deberá reincorporarse de manera inmediata a su puesto de trabajo independientemente de su estado, pues de lo contrario se arriesgaría al despido.

despido por depresión

En este punto del proceso, si la depresión persiste y anula su capacidad laboral, el afectado podrá acudir a un centro de peritaciones médicas que evaluará su caso. Si el informe del perito médico es satisfactorio para el paciente, se podrá solicitar una incapacidad laboral por vía jurisdiccional.

Si deseas valorar el daño psicológico por una depresión llámanos al 91 307 6219 o rellene su consulta en nuestro formulario de contacto sin ningún compromiso, trabajamos en toda España, estaremos encantados de ayudarle.

close
Especialistas en Medicina Legal en Madrid

RECIBA NUESTROS ARTÍCULOS EN SU EMAIL

¡No hacemos spam! Lee nuestra política de privacidad para obtener más información.

Realiza tu consulta por WhatsApp