Retención Infantil

Retención InfantilLa DGT no deja lugar a dudas, los sistemas de retención infantil son eficaces a la hora de disminuir los muertos en accidentes de tráfico, llegando a reducir en un porcentaje del 75%. Si hablamos de las lesiones, el porcentaje se eleva hasta un 90%.

El uso de estos sistemas de retención adquiere gran importancia, pues las lesiones que se pueden producir en accidentes de tráfico pueden llegar a tener consecuencias muy graves. Existen todavía progenitores que no son conscientes de la necesidad de utilizarlos, algo que quedó patente en las campañas de vigilancia de la Guardia Civil, donde llegaron a encontrar a más de dos centenares de menores que no lo utilizaban.

Los niños, los más indefensos ante los accidentes

En este caso, los datos gubernamentales nos dicen que las lesiones que se dan con mayor frecuencia en los niños de hasta dos años de edad son en el cuello, debido al tamaño de la cabeza y a lo frágil que es todavía la columna vertebral.

En la siguiente franja de edad, los niños de dos a cuatro años tienen las lesiones más frecuentes en la cabeza, ya que las vertebras no tienen la suficiente fortaleza para aguantar la brusquedad de las desaceleraciones que se producen.

Por último, de los cuatro a los diez años, las lesiones que se dan con más frecuencia son las de abdomen, puesto que al no estar los órganos lo bastante pegados a la estructura abdominal, cuentan con un riesgo más elevado de terminar con hemorragias internas o lesiones en esas zonas.

Aunque durante muchos años todo esto se pasó por alto y el cinturón de seguridad solía estar solo para los asientos delanteros, el uso en los asientos traseros también fue imponiéndose y, casi al mismo tiempo, la necesidad de unos sistemas de seguridad para los más pequeños.

Actualmente, el uso de los sistemas de retención infantil es de carácter obligatorio para todos los pasajeros que tengan una estatura igual o inferior a 1,35 metros de altura. Al respecto, la DGT recuerda siempre que los sistemas que se utilicen deberán estar convenientemente adaptados tanto al peso como a la talla de los usuarios, debiendo encajar correctamente en el vehículo.

Sistema Isofix, el más utilizado por su seguridad

Este sistema es el que se ha impuesto, llegando a ser el recomendado por la Dirección General de Tráfico por su gran seguridad al reducir las posibilidades de que la silla de bebé pueda colocarse de manera errónea.

Lo bueno que tiene este sistema es que, al contar con tres puntos de anclaje, la seguridad es mucho mayor. Dos de ellos entre el respaldo y el asiento, junto a otro que está anclado a la base de la silla.

 

Consejos para adquirir una silla

Lo primero que tenemos que hacer es pedir que nos muestren cómo usarlo y consultar con nuestro manual de uso del vehículo donde se vaya a utilizar. De esta forma se puede comprobar la compatibilidad.

Se recomienda llevar al niño y que pruebe la silla que se quiere comprar, para ver si se encuentra cómodo y seguro. Igualmente, es aconsejable ir a la tienda con el vehículo donde queremos adquirirla y pedir que nos enseñen como se monta.

¿Dónde se ubica la silla?

No solo hay que pensar en usar estos sistemas, es importante usarlos de forma adecuada. Siempre que vayas a usar un sistema de retención infantil:

  • Selecciona el sistema que más se adapte a las necesidades que tengas y presta atención a las instrucciones necesarias para montarlo.
  • La silla debe sujetarse firmemente al asiento del coche.
  • Las correas deberán ajustarse al cuerpo del niño sin que haya holguras en el cinturón de seguridad o en el arnés.
  • Si usas el asiento de delante, no te olvides de desactivar el airbag.
  • No se debe llevar al hijo en brazos.
  • Existe mayor seguridad en los cojines elevadores con respaldo y que cuentan con respaldo para la cabeza.