Uso de las fotos de menores sin consentimiento

El Uso de las Fotografías de Menores Sin Consentimiento en Internet

uso de las fotografías de menores sin consentimientoActualmente, el tema del uso de las fotografías de menores sin consentimiento en las redes sociales está de actualidad y es objeto de atención por parte de la opinión pública. Estamos en una era en la que Internet y las redes sociales adquieren gran importancia.

La legislación sabe de su importancia y es inflexible con el tema. No tenemos que navegar demasiado por las redes sociales más conocidas para darnos cuenta de que hay muchos progenitores que exponen las fotografías de sus hijos sin ningún tipo de cuidado.

 

Un asunto complejo y que muchos padres desconocen

Los padres con estos temas piensan que los hijos son suyos y que tienen total derecho a publicar las fotos que deseen, pero en realidad tienen derechos y en el artículo 18.1 de la Constitución Española lo deja bien claro: “Se garantiza el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen”.

 

La imagen en la jurisdicción española

Tenemos que ser conocedores de que la imagen de una persona, con independencia de la edad que tenga es un dato personal. Las leyes protegen esto y lo podemos leer detenidamente, por ejemplo, en el artículo 3 de la Ley Orgánica de Protección de datos.

Si hablamos de manera más concreta de los menores, son los padres o sus tutores legales los que deben cuidar por este derecho. El equilibrio a la hora de utilizar esta autoridad que tiene el padre/madre o tutor debe ser la norma.

 

Los menores y el futuro

Las publicaciones de fotos de menores en la red es algo que ocurre a diario. Los padres deben pensar que los que hoy son niños, en un futuro serán adultos y ya contarán con una trayectoria online que habrán creado sus progenitores sin su consentimiento. Sea como fuere, la totalidad de los padres que piensen publicar fotografías de niños tienen que saber no sólo las obligaciones a nivel legal, que son de obligado cumplimiento, sino el elemental respeto a la intimidad de los más pequeños.

Un ejemplo: la red social Facebook

Solemos hacernos de una red social y utilizarla sin saber, en la mayoría de las ocasiones, las autorizaciones que implícitamente damos a dichas redes. En el caso de Facebook, las fotos que publiques son de tu propiedad, pero le das el derecho a usarla mientras no las elimines de la red. En ocasiones, incluso aunque tú decidas eliminarlas, si las compartiste con otra persona en Facebook y ella toma la decisión de no hacerlo, va a poder seguir haciendo uso de ellas.

Como puedes ver, hay que pensar en las condiciones que se aceptan en redes sociales y saber que las fotos de nuestros hijos e hijas no son algo baladí y sin importancia.

 

Otros casos que debes conocer

Existen más supuestos que hay que tener en cuenta. Si publicitas fotos de fiestas de cumpleaños u otros acontecimientos donde, aunque tu hijo o hija aparezcan, también lo hagan menores, habría que pedir el permiso de sus padres o tutores legales. A algunos de ellos es posible que no les guste lo más mínimo ver las fotos de sus hijos en dichas redes. Lo más recomendable es que el permiso se haga por escrito y que pueda revocarse cuando ellos lo estimen oportuno.

 

¿Y qué ocurre con las fotos de familia?

Hace años se hacían muchas menos fotos, puesto que no existía la fotografía digital. Ahora se toman no solo desde cámaras de fotos, también desde los móviles.

Antes las fotografías iban a álbumes físicos, pero ahora también terminan en redes sociales o en diferentes páginas y blogs. Si estas fotos están en un perfil que no está abierto y es privado la Agencia de Protección de Datos no entra, pero si que deja claro que hay que tener especial cuidado cuando están en la red por los riesgos que puedan ocurrir.

 

¿Qué conclusiones podemos sacar?

Estamos uso de las fotografías de menores sin consentimiento en redes sociales es un tema muy serio. Las imágenes de los menores en Internet, incluso aunque sean nuestros hijos o tutelados no es de nuestra propiedad. Esto hace que no podamos distribuir las fotos de ellos en las redes sociales alegremente.  Lo que si tenemos que hacer es velar por este derecho a la propia imagen que tienen. Pensar en el futuro de esos niños y niñas, si a ellos cuando sean grandes les gustaría que fuesen publicadas las fotografías que se publican de ellos ahora. Ser conscientes y salvaguardar su intimidad es tarea de todos

Deja un comentario

Tú dirección email no será publicada. Los campos necesarios están marcados *