Sistema Sanitario Español

El Sistema Sanitario Español

 

Sistema Sanitario Español¿Qué es el sistema sanitario español?

Podemos decir que, son una serie de instituciones, personal debidamente formado y equipado que se destina a promocionar, proteger y restaurar la salud de los individuos, colectivos y el entorno en el que desarrolla su labor.

En España, la Ley General de Sanidad lo llama Sistema Nacional de Salud y lo integran los servicios de salud de las Comunidades Autónomas, siendo coordinado por el Estado. Las administraciones públicas son las encargadas de establecer determinados acuerdos colaborativos con instituciones de carácter privado a la hora de prestar algunos servicios determinados.

La Seguridad Social y sus tipos

Los sistemas de salud se pueden gestionar, organizar y financiar de varias formas. En cada país se hace de forma diferente. En la Seguridad Social, los ciudadanos tienen una forma de asegurarse de los riesgos que se producen, incluso en países en los que el nivel de vida es lo bastante elevado.

Hay dos tipos de seguridad social:

  • Como seguro de enfermedad: el objetivo es cubrir los gastos que tiene un trabajador cuando tiene una enfermedad. Se puede hacer pagando los gastos al trabajador de forma total o parcial. Existe también la posibilidad de crear un servicio de asistencia a cargo del estado que atiende al trabajador, siendo la típica de los países desarrollados.

La asistencia médica es privada y se financia por el estado mediante unas cuotas que recauda a los trabajadores y empresas. El seguro de enfermedad necesita de forma complementaria sanidad de carácter privado para los que carecen de seguridad social y una asistencia de tipo benéfico para quienes no tienen recursos para pagar la asistencia privada.

  • Como seguro nacional de salud: su concepción es diferente, pues parte de pensar que la salud es un elemento básico y que todo el mundo tiene los mismos derechos y condiciones. Lo que hace el estado es con parte del dinero de nuestros impuestos crea un sistema nacional que garantiza la salud de todos los ciudadanos y redistribuye la riqueza.

La ley general de sanidad define el sistema nacional de salud como “conjunto de los servicios de salud de la administración del estado y de los servicios de salud de las CCAA en los términos establecidos en la presente ley”.

 

¿Quiénes son los que tienen derecho a la sanidad pública?

El sistema sanitario de nuestro país ha cambiado bastante, fruto de la evolución que ha hecho que pase de la estructura claramente centralizada que mantenía, la cuál era dependiente de un solo organismo, a una organización descentralizada de forma evidente, donde cada comunidad autónoma (CCAA) se gestiona mediante la conserjería de salud que le corresponda. Esto hace que cada cual tenga su competencia en el campo sanitario.

La Constitución Española y la Ley General de Sanidad han resultado ser las bases sobre las que se organiza la estructura sanitaria española.

Estos años las reformas que se produjeron en el sistema sanitario en España han hecho que deje de ser tan universal como lo era antes. En la actualidad uno tiene derecho a la sanidad solo si está asegurado o si es beneficiario de la misma. Lo más aconsejable es comprobar si se ostenta ese derecho y en qué circunstancias.

El Decreto-Ley 16/012 de 20 de abril hizo que el sistema pasara de ser un modelo que se basaba básicamente en el concepto de ciudadanía, por el que tenían derecho a atención sanitaria las personas residentes en territorio nacional, a un modelo que se basa en los asegurados y beneficiarios.

Lo que no ha cambiado es la financiación, la cual sigue siendo idéntica a la de antes. Los recursos no provienen de las cotizaciones de las personas que están afiliadas a la Seguridad Social, se financian gracias a los impuestos.

La cobertura existente ha ido aumentando, puesto que el Tribunal Constitucional en 2016 declaró inconstitucional el requisito de ingresos inferiores a 100.000 euros que una norma demandaba para dar derecho a cobertura sanitaria a los ciudadanos españoles sin que estos tengan que ser asegurados o beneficiarios.

Algunas Comunidades Autónomas han extendido la cobertura a los ciudadanos extranjeros que no tengan residencia legalizada, pero que sí puedan acreditar que han vivido un año en nuestro país y que están empadronados.

Deja un comentario

Tú dirección email no será publicada. Los campos necesarios están marcados *