Quiste Tarlov

Síndrome de TarlovVamos a hablar sobre una dolencia que puede crear muchas molestias a quienes la padecen, el Síndrome de Tarlov.

 

¿Qué es el Síndrome de Tarlov?

Al síndrome de Tarlov o quistes de Tarlov, también se le llaman quistes perineurales, siendo una dolencia en la cual se producen una serie de dilataciones en la raíz de los nervios que se encargan de promover los sacos de líquido cefalorraquídeo.

Estos quistes, pasan a ser una válvula que hace posible que el líquido circule y vaya aumentando, con la consiguiente presión, tanto en los nervios como en las estructuras que lo rodean.

¿Dónde se presenta el Síndrome de Tarlov?

La zona más común es el hueso sacro, que está justo debajo de la columna lumbar y tiene una forma triangular. Los nervios que sufren más son las raíces S2, S3 y S4 en la columna vertebral. Esto no significa que algunas personas que lo sufran puedan tener estos quistes en cualquier zona de la columna, caso de las secciones cervical, lumbar o torácica.

Una enfermedad poco común

La población que padece estos quistes oscila entre el 4,6 y el 9%. Solo un porcentaje del 1% necesita ser tratado. En cuanto a los sexos, esta enfermedad la sufren más las mujeres.

Esta enfermedad no es muy habitual. En 1938, Isadore Tarlov fue el primero en describirla, encontrando dichos quistes en una autopsia. Podemos vivir muchos años sin saber que tenemos estos quistes, pero cuando aparecen suelen estar caracterizados por causar mucho dolor en los nervios.

Todo ello redunda en un gran dolor en glúteos, piernas y dolor en la zona baja de la espalda. Esto se produce cuando los quistes aumentan de tamaño y se van comprimiendo los nervios.

Complicado diagnóstico

Los quistes de Tarlov son de difícil diagnóstico, descubriéndose gracias a las técnicas existentes de imagen.

Síntomas del Síndrome de Tarlov

No es usual que se presenten síntomas, por lo que muchas personas no saben que los tienen.

En caso de comenzar a padecerlos, suelen aumentar cuando estamos de pie, cambios de postura o tos. La razón es que aumenta la presión del líquido cefalorraquídeo.

Hablar del dolor como síntoma principal es un hecho. Sus síntomas van a depender fundamentalmente de donde se encuentren los quistes. Dolores en las zonas, calambres, ciática, dolores de cabeza, mareos o el síndrome de las piernas inquietas, una enfermedad que tiene como característica, una necesidad sin control de mover las extremidades inferiores.

A todos estos síntomas, se le puede añadir ocasionalmente: estreñimiento, disfunción sexual de varios tipos o pérdidas de control de la vejiga.

Tratamiento del Síndrome de Tarlov

En muchos de estos quistes no hace falta tratamiento al no haber síntomas. Lo más normal es incluir terapia farmacológica con analgésicos y medicamentos antiinflamatorios que no tengan esteroides, además de realizar diversas terapias de carácter físico.

Actualmente no hay consenso científico para el tratamiento cuando aparece la presión y el malestar, pero vamos a enumerar algunas técnicas que están funcionando.

  • Terapia física: ejercicios de resistencia, masajes o correr.
  • Estimulación nerviosa eléctrica transcutánea: se dan impulsos en la piel y en los nervios aferentes.
  • Drenajes lumbares: puede aliviar de forma casi instantánea. No es un tratamiento que dure a la larga, pues los quistes se recargan y vuelven los síntomas pasadas unas horas.
  • Inyección con fibrina: técnica nueva en la cual se elimina líquido cefalorraquídeo del interior del quiste, llenándose el espacio con adhesivo o pegamento de fibrina.
  • Descompresión percutánea: poco invasivo, se accede a la columna mediante aguja y se busca descomprimir los quistes.
  • Cirugía: remedio en los casos más graves, cuando se han producido erosión grave en el hueso sacro y los demás tratamientos no han resultado efectivos. Son operaciones arriesgadas que pueden dejar secuelas de importancia al paciente.

 

Pronóstico del Síndrome de Tarlov y efectos en la vida laboral

En la mayor parte de los casos, el pronóstico suele ser bueno. La cosa cambia en los pacientes que tienen síntomas dilatados en el tiempo, pues pueden tener riesgos de gravedad a nivel neurológico si los quistes pasan a comprimir sus nervios. En los casos más complejos, los pacientes quedan incapacitados laboralmente para realizar su vida laboral.

Lo más recomendable es que, si tenemos síntomas, se acuda a un especialista. Recordemos que muchos de los problemas nacen de no haber acudido a tratamiento.

Si sufres por el Síndrome de Tarlov y necesitas la incapacidad laboral, no dudes en hacernos las preguntas que consideres necesarias. Estaremos encantados de ayudarte a a través del teléfono 913076219 o envía tu pregunta en el siguiente formulario.

Publicaciones relacionadas