Síndrome de Sensibilidad Química MúltipleEl síndrome de sensibilidad química múltiple es una enfermedad crónica que consiste en la pérdida de tolerancia que sufre una persona hacia las sustancias químicas que se encuentran en el medio ambiente. En condiciones normales, los individuos toleran perfectamente dichas sustancias.

La sensibilidad química múltiple es una patología frecuente, se estima que alrededor de un 15% de la población la padece. Sin embargo, la escasa investigación y su difícil detección, hacen que se realicen pocos diagnósticos en España.

Los estudios señalan que las causas de la sensibilidad química múltiple son de carácter ambiental. La sensibilidad química múltiple podría estar vinculada con las numerosas sustancias tóxicas que se emiten en el aire, y que se acumulan en los tejidos de los órganos vitales después de ser inhaladas inevitablemente por las personas. Estos tóxicos también pueden encontrarse en medicamentos, alimentos, productos de perfumería, alcohol, ambientadores o productos de limpieza, entre otros.

Cuando el organismo recibe más carga tóxica de la que puede soportar, es probable que éste acabe reaccionando violentamente ante niveles mínimos de toxicidad. De esta forma, la persona que desarrolla esta sensibilidad, ve afectada gravemente su vida, pudiendo verse conducida al aislamiento social.

Varios son los síntomas que se manifiestan a raíz de la sensibilidad química múltiple. Entre ellos destacan la dificultad para respirar, migrañas, náuseas, sensibilidad a luz y ruidos, dolor de garganta y dolor articular.

La sensibilidad química múltiple va asociada, en muchas situaciones, al síndrome de fatiga crónica y a la fibromialgia.

El tratamiento se basa en la prevención para no exponerse a sustancias químicas tóxicas, y en la desintoxicación del organismo a través de distintas técnicas como el drenaje linfático, la eliminación de metales pesados, la sueroterapia, la inmunoterapia o el tratamiento biorregulador. En casos graves, cabe la posibilidad de que el paciente deba permanecer en una estancia estéril.

Esta enfermedad puede dar lugar a una invalidez de grado total. Esto ocurre cuando se sufre una reacción adversa a un compuesto químico utilizado en la profesión habitual. Del mismo modo, las personas que padecen sensibilidad química pueden recibir una pensión por incapacidad permanente absoluta cuando la reacción que se experimenta es hacia múltiples químicos tóxicos que se encuentran en el aire, agua y alimentos y cuando las secuelas a ésta reacción adversa provocan una total invalidez.

A los pacientes que padecen sensibilidad química múltiple se les puede reconocer un grado de discapacidad y un grado de minusvalía.

Grupo Médico Jurídico Durango tiene un acuerdo de colaboración con la Asociación de afectados por el Síndrome de Fatiga Crónica y por el Síndrome de Sensibilidad Química Múltiple. Gracias a este acuerdo, ofrecemos nuestros servicios en materia de incapacidad y discapacidad bajo condiciones ventajosas.

cxvegdsvcrfdc