Requisitos para la prestación por incapacidad permanenteLa situación de incapacidad permanente es aquella en la que un trabajador presenta reducciones funcionales o anatómicas graves. Estas reducciones, previsiblemente definitivas, disminuyen o anulan su capacidad laboral. La incapacidad permanente puede ser de tres grados diferentes: parcial, total o absoluta. Todas ellas dan derecho a una prestación económica regulada por la Seguridad Social. A continuación os contamos los requisitos para optar a la prestación por incapacidad permanente.

¿Cuáles son los requisitos para optar a la prestación por incapacidad permanente?

En primer lugar, es el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) quien reconoce la incapacidad permanente de un trabajador. A continuación, este trabajador debe cumplir con una serie de requisitos generales y de cotización para acceder a la prestación. Estos requisitos están recogidos en la Ley General de la Seguridad Social (LGSS). Si la incapacidad permanente ha sido producto de un accidente, sea o no laboral, o de una enfermedad profesional, no se exigirá una cotización previa.

Uno de los requisitos indispensables es el de estar afiliado a la Seguridad Social y dado de alta o en una situación asimilada al alta.  Ejemplo de esto último son la situación legal de desempleo, la situación de incapacidad temporal que persista una vez extinguido el contrato o la excedencia forzosa.  Si la incapacidad permanente deriva de una enfermedad profesional o un accidente laboral, el afectado será automáticamente considerado como afiliado de pleno derecho y en alta.

Aquellos que tienen contemplada una incapacidad permanente absoluta podrán tener acceso a la prestación aun estando en situación de no alta.

Otro requisito importante está relacionado con la edad del trabajador cuando tiene lugar el hecho causante que motiva la incapacidad. Esta edad debe ser inferior a 67 años, o 65 en el caso de que haya cotizado al menos 38 años y 6 meses. Este requisito se excluye si la incapacidad deriva de un accidente de trabajo o enfermedad profesional. En estos casos, el cumplimiento del resto de requisitos será suficiente para el reconocimiento de la pensión.

En situación de incapacidad permanente parcial, derivada de enfermedad común, se exigirá un mínimo de cotización que equivale a 1800 días de cotización comprendidos en los 10 años inmediatamente anteriores a la fecha en que se haya extinguido la incapacidad temporal de la que derive la incapacidad permanente.

Periodo de cotización mínimo según la edad

Por su parte, los individuos declarados en situación de incapacidad permanente total o absoluta deberán tener cubierto un periodo de cotización que variará según su edad. En el caso de la incapacidad permanente absoluta la cotización mínima exigible también dependerá de si el interesado está en situación de alta o de no alta.

– Cotización para menores de 31 años y está de alta. La tercera parte del tiempo transcurrido entre la fecha en que cumplió los 16 años y la del hecho causante de la incapacidad.

– Cotización para mayores de 31 años y está en situación de alta. Un cuarto del tiempo transcurrido entre la fecha en que cumplió los 20 años y la del hecho causante de la incapacidad, con un mínimo, en cualquier caso, de 5 años.

– Además, una quinta parte de ese periodo de cotización debe estar comprendida dentro de los 10 años anteriores al hecho causante, o dentro de los 10 años anteriores en que cesó la obligación de cotizar si se diera la circunstancia.

– En caso de que el beneficiario tenga reconocida una incapacidad permanente absoluta y se encuentre en situación de no alta, se le exigirá un periodo de cotización de 15 años, y tendrá que haber cotizado al menos 3 años de los últimos 10.

Si tienes dudas sobre los requisitos para optar a la prestación por incapacidad permanente, no dudes en consultarnos.

cxvegdsvcrfdc.gif