fbpx
pension-por-incapacidad-permanente-absoluta

Solicitar una pensión por incapacidad permanente absoluta supone un trámite médico legal prácticamente laberíntico cuando no contamos con la información y ayuda necesaria. Desde entender la diferencia con la incapacidad permanente total  o la gran invalidez hasta la determinación de la base reguladora que marcará la cuantía que recibiremos como pensión por incapacidad permanente absoluta.

Medicina y ley caminan de la mano a la hora de someternos al reconocimiento para la determinación de los diferentes tipos de incapacidad establecidos en nuestro ordenamiento jurídico. Son procesos que pueden resultar excesivamente tediosos cuando no contamos con ayuda especializada, a lo cual se suma el desgaste emocional y personal que conllevan este tipo de procedimientos.

pensión por incapacidad permanente absoluta

Y es que, aunque consigamos superar con éxito este procedimiento jurídico administrativo, siguen existiendo causas que suponen la extinción de nuestra pensión por incapacidad permanente absoluta. Nuestro blog es un espacio abierto dirigido a ofrecerte toda aquella información relativa a la actividad de nuestra empresa que pueda resultarte útil en tu día a día.

Por ello, hoy dedicamos un post a la pensión por incapacidad permanente absoluta, establecimiento los requisitos para la concesión de la misma, una definición clara de este concepto y los trámites para pasar el tribunal médico que determinará nuestro grado de incapacidad laboral de manera eficaz. ¡Bienvenido a nuestro blog!

Incapacidad permanente absoluta ¿En qué se diferencia de otros grados de incapacidad reconocidos por el ordenamiento jurídico?

La incapacidad permanente absoluta se engloba dentro de los grados de incapacidad permanente recogidos en el artículo 194 del Real Decreto Legislativo 8/2015, de 30 de Octubre.

La incapacidad permanente absoluta para todo trabajo inhabilita al sujeto por completo para el desarrollo de cualquier oficio o profesión.  Y si bien este concepto cuenta con una definición bastante sencilla, es importante saber que a menudo podrás encontrar que se refieren a él como invalidez permanente o invalidez permanente absoluta.

✍ Con el objetivo de no confundir la nomenclatura jurídica habitual, debes saber que ambos conceptos son sinónimos y hacen referencia a la pensión contributiva mínima que será aportada por la seguridad social.

Analizando la jurisprudencia de nuestro ordenamiento jurídico, la incapacidad permanente absoluta es el tipo de incapacidad dictada con un resultado positivo más frecuente por parte de los jueces competentes, que entienden que se trata de supuestos de hecho donde al sujeto le es imposible ejercer cualquier tipo de actividad laboral.

Un claro ejemplo de esto sería la solicitud de incapacidad permanente absoluta por depresión. Otro ejemplo posible para la solicitud de una pensión por incapacidad permanente absoluta serían las personas que les diagnostican fibromialgia o que sufren un accidente laboral que les imposibilita la realización de cualquier actividad de trabajo en un futuro.

No obstante, no debemos pensar que para la solicitud de una pensión por incapacidad permanente absoluta es necesario que la persona no pueda hacer nada. El médico de la seguridad social entiende que el trabajador no puede realizar una actividad laboral de manera rentable o eficaz en ninguna empresa, pero eso no significa que no pueda hacer otras labores normales en su día a día.

pensión por incapacidad permanente absoluta

Requisitos para la solicitud de una incapacidad permanente absoluta

Solicitar la pensión por incapacidad permanente absoluta requiere de 3 requisitos consecutivos para iniciar un proceso ante la Seguridad Social de manera eficaz:

1.      El trabajador debe estar dado de alta en la seguridad social

Es uno de los requisitos más básicos, lo cual significa que debemos tener un contrato de trabajo en vigor. No obstante, la propia seguridad social regula una serie de situaciones asimiladas al alta laboral, como pudiera ser la situación legal de desempleo, una excedencia forzosa o la baja médica por una enfermedad concreta.

Además, la propia ley incluye una excepción a este requisito de alta en la seguridad social. Si la solicitud de la pensión por incapacidad permanente absoluta se debe a una enfermedad común o un accidente no laboral, se puede iniciar la solicitud en situación de no alta, siempre que previamente se hubieran cotizado 15 años a la seguridad social y de estos quince, tres se hubieran cotizado en los últimos 10 años.

pensión por incapacidad permanente absoluta

2.      El trabajador no debe haber cumplido la edad de jubilación

La persona que quiere solicitar una pensión por incapacidad permanente absoluta no debe haber cumplido la edad de jubilación. No obstante, la ley también establece una serie de excepciones para este requisito. Es posible que una persona, una vez ya jubilada, detecte una enfermedad que se produjo en el periodo en el que sí era un trabajador afiliado a la seguridad social.

Esta enfermedad constituye el hecho causante para la solicitud de la pensión, y en este caso el sujeto sí estaría habilitado para ello. Además, en caso de que una vez llegada la edad de jubilación, el sujeto no cumpliera los requisitos exigidos por la Seguridad Social para jubilarse, sí podría solicitar una pensión por incapacidad permanente absoluta.

Por último debemos señalar la posibilidad de solicitar dicha cantidad pecuniaria a pesar de habernos jubilado de manera anticipada. Si un sujeto se jubila anticipadamente a los 57 años, durante el plazo de tiempo transcurrido hasta su edad de jubilación podrá iniciar los correspondientes trámites legales.

pensión por incapacidad permanente absoluta

3.      Mínimo de años cotizados a la seguridad social

Una vez se cumplen los dos primeros requisitos, la siguiente cuestión necesaria para solicitar una pensión por incapacidad permanente absoluta será el número de años que hayamos cotizado previamente a la seguridad social. Este es quizás el punto más complejo, por ello adjuntamos un extracto de la normativa aplicada por la Seguridad Social, la cual ejemplificamos a continuación.

pensión por incapacidad permanente absoluta

  • MENORES DE 31 AÑOS: El tiempo exigido será una tercera parte del tiempo transcurrido entre los 16 años y la edad que tenga cuando suceda el hecho causante.
    • CASO PRÁCTICO: Sujeto de 28 años procede a solicitar una incapacidad permanente absoluta.
      • (28 – 16) / 3 = 4 años como mínimo cotizados a la Seguridad social.
    • MAYORES DE 31 AÑOS: Estos deben tener un periodo mínimo cotizado de 5 años, pero estos pueden ser más. El tiempo exigido será una cuarta parte del tiempo transcurrido entre los 20 años y la edad que tenga cuando suceda el hecho causante.
      • CASO PRÁCTICO: Sujeto de 50 años procede a solicitar una incapacidad permanente absoluta.
        • (50 – 20) / 4 = 7 años y medio como mínimo cotizados a la Seguridad Social. En este caso es importante señalar que un tercio del periodo de cotización exigido debe estar en los últimos 10 años anteriores al hecho causante.

No obstante, la ley también establece una excepción a este requisito para la solicitud de una pensión por incapacidad permanente absoluta. En caso de que el hecho causante fuera una lesión de carácter laboral, por ejemplo, un accidente de trabajo, no sería necesario un tiempo mínimo de cotización.

pensión por incapacidad permanente absoluta

El tribunal médico

En el caso de cumplir los tres requisitos para solicitar una pensión por incapacidad permanente absoluta, deberemos pasar por el tribunal médico. En primer lugar, deberemos rellenar un formulario de incapacidad permanente, y a los pocos días nos llamarán para pasar el reconocimiento del tribunal.

A pesar de utilizar el término “tribunal médico” debemos saber que esto no es un tribunal como tal, sino un médico que realizará un informe médico que a posteriori será elevado al EVI (Equipo de Valoración de Incapacidades) para que resuelva definitivamente esta cuestión y el director provincial del INSS firme la correspondiente resolución.

pensión por incapacidad permanente absoluta

Pensión por incapacidad permanente absoluta: La importancia de contar con ayuda especializada

Los requisitos para solicitar una pensión por incapacidad permanente absoluta pueden resultar más o menos sencillos después de leer este post.  No obstante, la realidad jurídica del ámbito médico – legal resulta mucho más compleja.

Por un lado, el organismo encargado de declarar nuestro grado de incapacidad es la Seguridad Social. No obstante, en caso de que esto se nos fuera denegado, se puede presentar una reclamación administrativa y, si esta es rechazada, es posible acudir a los tribunales competentes.

Además, cuando hablamos de la elevación del informe que realiza el tribunal médico al EVI, lo cierto es que esto es una mera formalidad, ya que son escasas las ocasiones en los cuales el EVI contradice lo establecido por el médico evaluador.

A la hora de acudir al tribunal médico, debemos aportar tantos informes como tengamos con carácter reciente, y probablemente es dónde aquí donde radique el éxito de nuestro gabinete médico – legal.

pensión por incapacidad permanente absoluta

En Grupo Médico Jurídico Durango realizamos un informe médico pericial de la mano de nuestro equipo de médicos peritos especializados. Si los resultados obtenidos son favorables para iniciar la solicitud de una pensión por incapacidad absoluta, procederemos a ofrecerte el mejor equipo legal que lleve tu caso.

Este paso previo no es más que una inversión para garantizar el éxito del proceso judicial. Ten en cuenta que se trata de un procedimiento tedioso y excesivamente complicado. Al realizar un informe médico pericial con carácter previo se aminoran las posibilidades de iniciar el procedimiento de solicitud y que éste no resulte favorable a nuestro caso.

Además, en caso de que este informe sí sea favorable, constituye la prueba idónea a presentar frente al tribunal médico. En caso de que ya cuentes con el equipo legal necesario para tramitar tu solicitud de pensión por incapacidad permanente absoluta, también puedes ponerte en contacto con nosotros.

Nuestros equipos médicos y jurídicos trabajarán de manera conjunta en la elaboración de las pruebas que sirvan como la base de las alegaciones para la solicitud de una pensión por incapacidad permanente. Porque si bien este proceso puede llegar a resultar dificultoso, hacerlo de la mano de profesionales especializados constituye un aval seguro de éxito. ¡Gracias por leernos!