Parkinson como causa de una incapacidad laboral

Consecuencias del Parkinson

La enfermedad de Parkinson consiste en un desorden crónico y degenerativo de una de las partes del cerebro que controla el sistema motor y se manifiesta con una pérdida progresiva de la capacidad de coordinar los movimientos. Se produce cuando las células nerviosas de la sustancia negra del mesencéfalo, área cerebral que dirige el movimiento, mueren o sufren algún deterioro.

Presenta diversas características particulares: temblor de reposo, lentitud en la iniciación de movimientos y rigidez muscular. La enfermedad de Parkinson afecta aproximadamente al 1 por ciento de la población mayor de 65 años y al 0,4 por ciento de la población mayor de 40 años.

Diagnóstico

El Parkinson es difícil de diagnosticar en sus etapas iniciales, ya que se confunde con los síntomas propios de otras patologías. Según los últimos estudios recogidos por la SEN, el diagnóstico de Parkinson en España tarda entre uno y cinco años. Un 20 por ciento de los diagnósticos llegan después de los cinco años y en un 25 por ciento los diagnósticos son equivocados: los pacientes están en realidad afectados por otro tipo de enfermedad neuropatológica.

El diagnóstico es fundamentalmente clínico y se efectúa a partir de los síntomas del paciente, ya que no se encuentra ningún marcador químico. Para confirmar el diagnóstico se realiza una tomografía axial computerizada (TAC), que ubica las lesiones cerebrales en el mesencéfalo. Asimismo, son comunes los exámenes de los reflejos.

Sin embargo, el mejor medio para detectar esta patología es la observación, ejercida tanto por el médico como por los familiares del enfermo, ya que el contacto permanente les permite confirmar la continuidad o progresión de los síntomas y los posibles cambios tanto físicos como emocionales. En la enfermedad de Parkinson es fundamental  el diagnóstico precoz, puesto que cada tipo de parkinsonismo tiene un tratamiento diferente.

Se puede ser acreedor de una incapacidad permanente total, una incapacidad permanente absoluta o incluso una gran invalidez cuando se determina la gravedad del Parkinson.

El temblor es causante de incapacidad para profesiones en las que se requiera precisión en las manos como, por ejemplo; cirugías, relojería, mecanografía, artesanía, policía, bombero, conductor.

Cuando la enfermedad no se encuentra es un estadio mayor de gravedad puede incapacitar para funciones laborales en las que se necesite levantar peso o la realización de movimientos continuos, en esos casos se otorga la incapacidad permanente total.

En sus fases avanzadas llega a ser altamente incapacitante que se puede estudiar la gran invalidez (es excepcional) cuando se acompaña de deterioro físico y psíquico.

Por tanto, el alcance incapacitante del Parkinson vendrá determinado por el estadio en el que la enfermedad se encuentre y las concretas repercusiones funcionales derivadas.

En Grupo Médico Jurídico Durango ponemos a su disposición un equipo multidisciplinar experimentado en los expedientes de incapacidades y discapacidades por diferentes patologías. Llámenos a este teléfono 91 307 6219, o rellene el formulario de contacto.
Nuestros médicos peritos estudiarán la viabilidad de su caso a fin solicitar con éxito el proceso ante el Instituto Nacional de la Seguridad Social.

Publicaciones relacionadas

One thought on “Parkinson como causa de una incapacidad laboral

Comments are closed.