artrosis lumbar

Artrosis lumbar

La artrosis es una enfermedad degenerativa cuya causa es el deterioro del cartílago articular, el mismo que recubre los extremos óseos, que unidos dan lugar a las articulaciones, los componentes del esqueleto que facilitan el movimiento.

El desgate del cartílago se ve afectado por el paso del tiempo y el uso incesante de las articulaciones que motorizan toda actividad diaria del cuerpo.

La artrosis lumbar se refiere a aquellas que se originan en la columna lumbar, la que está formada por cinco vértebras ubicadas en la espalda, entre la región dorsal o torácica como límite superior y la región de la pelvis como límite inferior.

La artrosis lumbar es una de la causa más frecuente de dolor, se calcula que un 80% de la población ha sufrido algún cuadro de dolor lumbar en algún momento de su vida. Un 30% de las incapacidades laborales se deben a problemas en área lumbar.

La columna lumbar con sus componentes, forman una estructura anatómica flexible que permite la elaboración del movimiento de flexión y extensión del tronco.

Generalmente se realizan muchos movimientos con el tronco, lo que genera una sobrecarga mecánica importante, sobre todo cuando cargamos objetos pesados, o cuando ejecutamos movimientos con mucha brusquedad.

La artrosis lumbar es una enfermedad asintomática, es decir, aquella que no se puede diagnosticar, y que solo puede descubrirse de manera espontánea mediante una radiografía que a menudo no tiene nada que ver con lo examinado originalmente. Los síntomas suelen agravarse con el cambio del tiempo y la presión.

Existen una gran cantidad de incapacidades derivadas de la artrosis lumbar, afectando en la mayoría de los casos a trabajadores del sector servicio y la industria. El rango de edad que más la padece suele oscilar entre los 55 y los 65 años de profesión en actividad manual.

La profesión que desarrolla el afectado es lo verdaderamente importante a la hora de evaluar si es susceptible de obtener una incapacidad. Quizás por esto, la incapacidad más reconocida en este tipo de patología es la incapacidad permanente total, aquella  que le permite al paciente trabajar en otras actividades, siempre y cuando no sea la que habitualmente realiza.

Por ejemplo, si a un reponedor de almacén se le ha concedido una incapacidad permanente total, sus dolencias quizás le limiten para ejecutar sobreesfuerzos o cargar pesos excesivos, por lo que tiene la alternativa de dedicarse a otro puesto de trabajo, como podría ser un vendedor de taquillas o algo parecido.

En Grupo Médico Jurídico Durango ponemos a su disposición un equipo multidisciplinar experimentado en los expedientes de incapacidades y discapacidades por diferentes patologías. Llámenos al teléfono 91 307 6219, o rellene el formulario de contacto.
Nuestros médicos peritos estudiarán la viabilidad de su caso a fin solicitar con éxito el proceso ante el Instituto Nacional de la Seguridad Social.

Póngase en contacto con nosotros, trabajamos en toda España, estaremos encantados de ayudarle.

Publicaciones relacionadas