Burnout (Síndrome Quemado)

Burnout (Síndrome Quemado)

¿Se siente presionado por las responsabilidades que le impone su trabajo? ¿Siente frustración frecuentemente por no llegar a conseguir lo que se le pide? ¿Nota cambios constantes de conducta que guardan relación con los éxitos y fracasos de su trabajo? ¿Se siente con sobrecarga de trabajo que desencadena en múltiples patologías tanto físicas como psicológicas?

Si usted siente impotencia, que le falta ayuda, tiene actitudes negativas, pérdida de autoestima que le crea una sensación de vacío, es que usted está padeciendo el denominado síndrome de burnout o síndrome del quemado.

Estos síntomas desencadenan en un mayor absentismo laboral y bajo rendimiento en el trabajo. Permanecer durante tiempo prolongado en esta situación puede llegar a causar una baja laboral, que en los casos más graves y crónicos produce incapacidad. Usted puede solicitar la incapacidad si tras agotar el plazo de baja laboral, sigue padeciendo los mismos síntomas.

Nuestro equipo de médicos especialistas y médicos valoradores del daño corporal se encargarán de estudiar la documentación aportada, junto con la evaluación de los cuestionarios básicos del burnout y de la realización de una exploración, para una valoración inicial orientativa.

Una vez determinada la viabilidad, procederemos a la emisión del Informe Médico Pericial objetivo, imparcial  e independiente, para su posterior  defensa en sede judicial

 

Nuestro trabajo y entusiasmo asegura tu éxito

 

¿Qué es el Burnout o Síndrome del Quemado?

Maslach define “estar quemado” como: “un síndrome de fatiga emocional, despersonalización y de enriquecimiento personal reducido, que puede producirse entre individuos que trabajan en contacto directo con clientes o pacientes”. Puede también definirse como un estrés laboral prolongado.

 

¿Cómo aparece el burnout o síndrome del quemado?

Normalmente es un proceso largo que en muchos casos consta de las siguientes 5 fases:

  1. Entusiasmo con un nuevo trabajo y alta implicación.
  2. Expectativas no cumplidas, el profesional se sienta incapaz y se vuelve ineficaz.
  3. El trabajador se siente frustrado y se irrita con facilidad, está desmotivado.
  4. El profesional se vuelve apático intentando hacer más tareas de las que puede a la vez sin lograrlo, distanciándose de la actividad laboral.
  5. Por último la fase del “Burn Out”, el trabajador se siente “quemado” conllevando una vida laboral de insatisfacción y frustración o el cambio de trabajo.