Mediación Sanitaria, una vía eficaz

Mediación Sanitaria una vía eficazEn los últimos años, la mediación sanitaria ha ido ganando adeptos en la sanidad. Vamos a conocer algo más sobre ella.

¿En qué consiste la mediación sanitaria?

Básicamente, lo que quiere es resolver los conflictos que puedan darse entre los usuarios y todo tipo de personal sanitario, desde los que ostentan responsabilidades médicas hasta técnicas.

Un método interesante

La mediación entre personal profesional del sector de la salud es una magnífica forma para evitar tener que ir a los juzgados, lo que además hace que se gane en velocidad a la hora de solucionar las situaciones, confidencialidad y se reparen los daños con garantías mayores y con un menor coste en lo emocional.

El sistema sanitario tiene puntos débiles

El mundo de la salud, en ocasiones es bastante corto de recursos y, especialmente en la sanidad pública, las listas de espera para poder ser tratados hacen que se produzcan unos periodos de espera bastante largos en pacientes que realmente no comprenden que esto pueda funcionar de esta manera.

Todo ello hace que se produzcan situaciones en las que la tensión y el malestar finalice con una relación mala entre médico y paciente, donde incluso a veces, abundan las discrepancias entre varios especialistas que no hacen sino empeorar las cosas.

Si hablamos del personal gestor de los hospitales y centros de salud, ellos también tienen su correspondiente cuota de responsabilidad, además de las empresas que son las encargadas de los suministros y que se encargan de formar parte del equipo de logística con el personal proveedor.

Hablamos por tanto de un sistema que, diariamente, debe resolver situaciones complejas y conflictivas que en muchos casos se dan de bruces con un sistema judicial que produce gastos económicos, plazos dilatados y una complicada restauración de la confianza de todas las partes.

Los pacientes tienen que convivir con su enfermedad y unos periodos de espera en las listas que ya de por sí propician el nacimiento de una disconformidad que, si las cosas no salen bien, puede terminar dando lugar a episodios graves incluso de violencia.

La atención al paciente es clave

Nuestro sistema público sanitario tiene previsto, desde hace ya tiempo, que los conflictos puedan tratarse con soluciones a los problemas y donde la gestión de los recursos sea la mejor arma del sistema.

La mediación en el sistema sanitario es un útil recurso que busca poner en un necesario contacto directo, tanto los intereses como lo que realmente necesitan de una parte los pacientes y de otra todos los profesionales del sector de la salud con los que se relacionen.

Estamos ante un paso más para mejorar la atención que se da al paciente y donde cada segmento del sector sanitario debe gestionar su propia parcela para dar con una solución que sea la que deje satisfecha las demandas de las personas mediadas.

Proveedores y demás empresas relacionadas

Otro problema que no hay que olvidar es el de los proveedores y empresas que dan servicio a nuestro sistema de salud, donde, en ocasiones, se producen retrasos a la hora de pagar o en el suministro de todo aquello necesario para que los hospitales y demás centros puedan funcionar adecuadamente.

Lo mejor en estos casos también es evitar la acción de la justicia, siempre que sea posible. El mejor método para que las partes queden satisfechas siempre es un comportamiento donde la razón se imponga para evitar verse abocados a juicios que nadie desea.

La mediación sanitaria, una vía eficaz

Ante la situación de lentitud y carestía del sistema judicial, la mediación sanitaria tiene muchas ventajas sobre las otras formas de resolución de conflictos. Seamos conscientes de que, si apostamos por ella voluntariamente, es posible dar con la solución que satisfaga a las dos partes.

Esperamos que el ejemplo cunda y cada vez más el sistema sanitario se abra a la mediación sanitaria para poder satisfacer las necesidades de pacientes y de profesionales del sector. Ambos lo que desean es llegar a una solución, por lo que lo mejor es que sea amistosa ¿no?

Publicaciones relacionadas