bipolaridad
bipolar

bipolar

El trastorno bipolar, también llamado enfermedad maniaco-depresiva, es una enfermedad mental que se caracteriza por la experimentación de estados de ánimo extremos por parte del paciente que la sufre. Las personas bipolares pueden sufrir episodios anímicos de felicidad extrema (manía) o de extrema tristeza (depresión).

Se trata de una enfermedad que suele aparecer entre los 15 y los 25 años de edad, y generalmente dura toda la vida. Afecta por igual a hombres y mujeres, y puede hacer aparición en cualquier tipo de persona, si bien es cierto que es más frecuente en parientes de personas que sufren o han sufrido el trastorno bipolar, ya que es una enfermedad que puede ser hereditaria.

El trastorno bipolar no se debe confundir con los altibajos de ánimo que puede experimentar en un momento dado cualquier persona sana, pues los síntomas del bipolar son mucho más graves y letales. Un trastorno bipolar puede afectar muy negativamente a las relaciones personales, dificulta la conservación de un empleo y favorece la aparición de cáncer, enfermedades  cardiacas, derrames cerebrales y obesidad mórbida, lo cual se traduce en que la esperanza de vida de los pacientes bipolares se reduce entre 10 y 30 años. Además, es especialmente preocupante el hecho de que el trastorno puede conducir al suicidio.

Se estima que entre un 25% y un 50% de los pacientes bipolares intentan suicidarse en algún momento durante el transcurso de la enfermedad. Cuando un paciente bipolar instala la idea de acabar con su vida, a menudo evidencia sus intenciones.

Para detectar estos casos de extrema gravedad hay que estar atentos a ciertas señales como pueden ser:

– El distanciamiento total de familiares y amigos.

– Un sentimiento de abatimiento e impotencia.

– Un creciente abuso del consumo de drogas o alcohol.

– La recurrencia a conversaciones acerca del suicidio y el interés hacia temas relacionados con la muerte.

– El regalo de sus posesiones preferidas.

El intento de suicidio es más propio de los episodios depresivos, aunque en los episodios de manía pueden realizar locuras que igualmente pongan en riesgo su vida. Los episodios depresivos se caracterizan por un estado de gran depresión que va acompañado de preocupación, dificultad de concentración, pérdida de interés, cansancio, falta de apetito, falta de valía, ideas suicidas, despistes y dificultad para dormir. Por su parte, cuando tiene lugar un episodio maníaco, la persona bipolar experimenta una gran alegría que va acompañada de otros síntomas como inquietud, nervios o ansiedad, sensibilidad, irritabilidad, impulso a hacer cosas arriesgadas, aumento de autoestima, dificultad para conciliar el sueño y verborrea.

Cuando los episodios anímicos son muy intensos pueden dar lugar también a síntomas psicóticos, como escuchar voces y sufrir alucinaciones que pueden provocar comportamientos inusuales.

A pesar de todo, el trastorno bipolar no es sencillo de diagnosticar. Por un lado, la gente cercana al enfermo a veces no se percata de la gravedad de los síntomas, y por otro, los médicos pueden asociar los síntomas a otras patologías como la depresión o la esquizofrenia. Esto implica que a lo mejor se traten los síntomas depresivos pero no los maniacos.

El trastorno bipolar no es curable pero puede ser controlado a través de su tratamiento, el cual está encaminado a disminuir los síntomas de la enfermedad para permitir la vida normal del paciente. De no llevarse a cabo el tratamiento, el trastorno bipolar empeora con el tiempo y los episodios de manía y depresión se producen más frecuentemente y con mayor intensidad.

El tratamiento puede constar de fármacos (estabilizadores del humor, antipsicóticos y/o anticonvulsivos), litio (este tratamiento tiene muchos efectos secundarios) y terapia (psicoterapia y/o terapia electroconvulsiva).

Algunos pacientes bipolares ven positivo el poder mantener una vida laboral activa, aunque para otros el trabajo puede  agravar los síntomas y resultar un auténtico suplicio. El trastorno bipolar puede dar pie a una incapacidad laboral que según el caso podrá ser temporal o permanente.

Para determinar el tipo de incapacidad que le corresponde al paciente, es importante la evaluación de un perito médico. Una vez evaluado por el especialista se podrán realizar los trámites pertinentes ante el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS).

Todas estas preguntas se las responderemos en Grupo Médico Jurídico Durango. Ya sea mediante nuestro formulario de contacto o en el teléfono gratuito 913076219 . Nuestro equipo de profesionales especialistas y médicos peritos expertos se encargarán de su caso con mas de un 90% de éxito en mas de 20000 actuaciones.

Publicaciones relacionadas

2 thoughts on “La letalidad del trastorno bipolar

  1. informarme de ayudas economicas .soy bipolar reconocida con el 50% de discapacidad mental no puedo trabajar actualmente estoy pasando por un brote de psoriasis. les agradeceria algun tipo de informacion gracias

    1. el hecho de tener reconocida un grado de discapacidad no otorga como tal una pensión económica , sino que tienen reconocidos beneficios sociales , reducciones en impuestos , reducción en la edad de jubilación…etc. Por el contrario para que se reconozca una pensión económica es necesario que usted solicite una Incapacidad Permanente.

Comments are closed.