La distimia afecta mayormente a mujeres

La distimia afecta mayormente a mujeres

La palabra distimia puede parecerle rara. Y es que va tan de la mano de su hermana la depresión que resulta casi imposible separarlas.

La distimia es un trastorno del ánimo muy parecido a la depresión que, aunque leve, suele ser crónico. Las personas que la padecen suelen sentirse apáticos y abatidos. La enfermedad puede llegar a superarse, pero en un estado avanzado puede desencadenar en un problema mayor.

Sus pacientes pueden llegar a lidiar con la patología por más de dos años, y es ya considerado el trastorno más frecuente entre los españoles por detrás de la depresión y la ansiedad. Según un estudio de la ESEMed-España, afecta a casi un 1,5% de la población, la mayoría de ella mujeres.

El origen de la distimia no está muy claro, muchos expertos lo atribuyen a la alteración de la serotonina, el neurotransmisor responsable de manejar los juicios y las emociones. También está ligada a situaciones de estrés continuadas y factores de personalidad.

Con la distimia todo parece ser irrelevante, el interés por las actividades diaria lleva al menoscabo de la productividad laboral y a un exacerbado nivel de autocrítica que reduce la calidad de vida.

Estos son algunos de los comportamientos que suelen aparecer en un cuadro de distimia:

  • Falta de concentración.
  • Perdida de interés por cosas que antes eran placenteras
  • Falta de apetito o comer en exceso.
  • Fatiga o falta de energía.
  • Sentimiento de culpa muy exagerado de sí mismo
  • Dificultad para tomar decisiones.
  • Baja autoestima.
  • Estado de ánimo deprimido.

Para contrarrestar los síntomas de la distimia es necesario priorizar un tratamiento en base a terapias psicológicas, en pos de alejar a los pacientes de pensamientos negativos y de controlar el estrés.

Estos son algunos consejos que pueden ayudar a la prevención de la distimia.

  • Dormir lo suficiente para poder rendir al día siguiente.
  • Cultivar las relaciones sociales
  • Evitar situaciones de estrés y moderar las actividades.
  • Comer adecuadamente.
  • Realizar alguna actividad deportiva o de ocio.

Los casos de distimia crónica pueden ser susceptibles de una incapacidad temporal. Este trastorno puede mermar el rendimiento laboral del enfermo y provocar una baja laboral mientras dure el tratamiento.

En Grupo Médico Jurídico Durango ponemos a su disposición un equipo multidisciplinar experimentado en los expedientes de incapacidades y discapacidades por diferentes patologías. Llámenos a este teléfono 91 307 6219, o rellena el formulario de contacto.
Nuestros médicos peritos estudian la viabilidad de su caso a fin solicitar con éxito el proceso ante el Instituto Nacional de la Seguridad Social.

Publicaciones relacionadas