Cuesta de Enero

Cuesta de EneroAl finalizar la Navidad decimos adiós a unas fechas entrañables para muchos, donde vacaciones, fiestas y regalos fueron los protagonistas. Como es lógico, las navidades son fechas en la que solemos gastarnos más dinero en obsequios, celebraciones, etc. Todo esto, se quiera o no, tiene repercusión en nuestra cuenta del banco y en la cuesta de enero

Lo ideal sería que en las fiestas navideñas pudiésemos mirar algo más el gasto que hacemos para que al comenzar enero se hiciese la cuesta más liviana. De todas formas, vamos a intentar daros unos consejos para que podáis tener unos menores gastos.

Liquidar las tarjetas de crédito pendientes

En muchos hogares las fechas navideñas son sinónimo de gastos y de uso de las tarjetas de crédito. Debemos liquidarlas cuanto antes, si es posible solo de una vez, si es más complicado, mejor aplazar el pago en las veces que sea más cómodo, pero cuanto antes mejor.

Comprueba tu cuenta bancaria

La comprobación del dinero que queda en tu cuenta después de finalizada la semana de Reyes es importante. En caso de que solo tengas una cuenta, lo mejor es anotar el saldo que tengas. Después debes pasar a poner dos columnas, ingresos y gastos.

Hay que apuntar en la columna de los ingresos el saldo verdadero que tenga la cuenta y demás ingresos que hayas podido tener como regalos, etc. Además de esto, se suman los vales de devolución de regalos que no os valgan o no os gusten.

Ahora vamos a la columna de gastos, donde deberás poner en primer lugar las cantidades de las tarjetas de crédito a liquidar y demás gastos que tengan que pasarte y que no llegaron.

Con todo esto se debe hacer un cálculo de lo que resta para pasar el resto de enero y se divide en tres semanas. Debemos limitarnos a esos gastos a la semana y apuntar todos los importes, para así saber mejor las cantidades que estamos gastando.

Aunque parezca mentira: huye de las rebajas

Las rebajas y la cuesta de enero coinciden y no por casualidad. Lo mejor es que “pases” de ellas lo más que puedas. Casi seguro que vas a tener que ir a devolver algún producto, por lo que hay altas posibilidades de que puedas caer en la tentación. Si quieres que esto no ocurra, intenta ir a primera hora del día o a última, limítate a hacer la devolución y punto. En caso de que tengas que comprar algo, que sea de verdadera utilidad y no lo compres solo por el precio, ahí está la clave para no errar con las rebajas y sumar así más dinero en contra que luego pesará en la cuesta de enero.

Aprovecha todo lo que puedas

Una época que suele ser de bastantes excesos como la navideña, suele deparar mucha comida sobrante. Así que ya sabes, todo lo que puedas conservar al congelador o a la despensa. Cuanto menos visites el supermercado mejor y si te toca hacerlo, que sea para comprar productos básicos para la casa.

Son fechas en las que seguro has cogido algún kilo de más, por lo que además de ahorrar, puedes aprovechar para volver a optar por la comida baja en calorías. Mucha fruta y verdura deben ser unos magníficos aliados, seguro que tu salud lo agradece y el bolsillo también ¿no?

Olvídate de apuntarte clases o actividades con el principio del año

El comienzo del año es sinónimo de planes nuevos. Desde las colecciones por fascículos anunciadas en televisión a apuntarnos al gimnasio. Lo mejor es huir de este tipo de actividades que imponen cuotas mensuales. Al menos espera a que pase el mes y opta por concienciarte tú mismo haciendo más ejercicio, por ejemplo.

Control con los gastos no prioritarios

Estamos en un mes donde lo mejor es no hacer gastos que no sean indispensables. En estos podríamos incluir las clases o actividades para el comienzo del año de líneas más atrás. Debes realizar un análisis para saber si necesitas de verdad lo que vas a comprar o si su adquisición no descuadrará el presupuesto familiar. Tenemos que huir de las llamadas compras por impulso.

El Consumo responsable es nuestro aliado para la cuesta de Enero

Si queremos ahorrar, no debemos olvidarnos del consumo responsable, la luz o el agua suben todos los años y podemos paliarlo si actuamos inteligentemente. Lo mejor es usar bombillas de bajo consumo, no dejemos las luces encendidas y la calefacción debemos ponerla solamente cuando sea necesario. Podemos optar por el transporte público en vez de tomar el coche. Además de gastar menos haremos un favor a los recursos naturales.

Esperamos que todos estos consejos te sirvan para que la tan temida cuesta de Enero no lo sea tanto. ¡Suerte y ánimo para superarla!