Okupas

Okupas

La crisis, el desempleo, y otros factores sociales han dado lugar al incremento de ocupaciones ilegales de viviendas. Los llamados okupas aparecen a diario en distintas noticias y reportajes televisivos.

El movimiento okupa nació 1980 como una forma de protesta social, cuya etimología viene derivada del término inglés squat, el cual se refería a la ocupación con motivo subculturales de viviendas, edificios subhabitados y locales.

Existen varias razones por la cual se realiza la ocupación, sin embargo, las más frecuentes son:

  • Búsqueda de una vivienda: Familias, individuos, personas que buscan un lugar donde vivir y por alguna razón no quieren ni pueden pagar una hipoteca o alquiler.
  • Realización de actividades y propagación de ideas políticas: se usa como un instrumento para logra un objetivo: la transformación de la sociedad.

La ley que castiga a estos inquilinos ilegales se resume, casi siempre, a una multa que rara vez pasa de los 600 euros ya que no existe una figura legal que penalice este delito de una manera específica.

Si leemos el artículo 245.2 del código penal expone “el que ocupare, sin autorización indebida, un inmueble, vivienda, o edifico ajenos que no constituyan morada, o se mantuviere en ellos contra la voluntad de su titular, será castigado con la pena de multa de tres a seis meses”. Por lo ante expuesto puede considerarse la ocupación como una ilegalidad.

Entonces, si partimos que el delito para entrar en prisión debe pasar de los dos años y un día de la privación de libertad, es evidente que el okupa no ingresaría en prisión, aunque queda registrado para antecedentes penales, el que prescribe a los dos años.

Podría darse el caso, que el propietario de una manera u otra, haya cedido el inmueble a los okupas por un tiempo indeterminado, y que luego estos se nieguen a salir. En este caso el procedimiento a seguir es el llamado desahucio precario, el mismo que admite recurso de apelación y casación ante el supremo, y que por lo general tarda años en recuperar el inmueble.

Hay que  figurarse que el proceso judicial creado por una ocupación resulta largo y costoso, ya que es indispensable incluirse los honorarios de abogados y otros gastos. La mayoría de las veces los okupas son declarados culpables, pero al declararse insolventes se les dispensa del pago de los daños generados al propietario.

Cabe mencionar que, si se sorprende a los okupas, no habiendo cerrado la puerta de la vivienda, la policía tiene el derecho de desalojarlos, evitándose con esto un litigio tedioso y regularmente caro.

En Grupo Médico Jurídico Durango ponemos a su disposición un equipo multidisciplinar experimentado en los expedientes de incapacidades y discapacidades por diferentes patologías. Llámenos al teléfono gratuito 913076219, o rellene el formulario de contacto.
Nuestros médicos peritos estudiarán la viabilidad de su caso a fin solicitar con éxito el proceso ante el Instituto Nacional de la Seguridad Social.

Póngase en contacto con nosotros, trabajamos en toda España, estaremos encantados de ayudarle.

Publicaciones relacionadas