ILos conductores con cardiopatía no pueden trabajar

Caso de incapacidad permanente totalUn nuevo caso de éxito en Grupo Médico Jurídico DurangoAcabamos de recibir una sentencia por la que a una de nuestras clientes le reconocen la incapacidad permanente total. Esta persona, gerocultora de profesión, acudió a nosotros en 2014. Tras llevar con ella un procedimiento de impugnación de alta, posteriormente se inició el expediente de incapacidad. Finalmente, tras un largo proceso, se ha conseguido que se le reconozca la incapacidad permanente total. Si bien se intentó por vía administrativa, la desestimación del INSS obligó a acudir a la vía judicial.

 

Patologías de la demandante

En el juicio, nuestro abogado y nuestro perito lograron demostrar la incapacidad que generaban las siguientes patologías:

  • Cervicoartrosis moderada, moderada estenosis de canal, más en C4-C5 y C5-C6.
  • Lumboartrosis moderada.
  • Protusiones L4-L5, L5-S1.
  • Gonalgia y metatarsalgia bilateral de características mecánicas.
  • Síndrome ansioso depresivo.
  • Migrañas.
  • Osteoporosis.

Además de estas patologías, reconocidas en el dictamen propuesta de 2014, la paciente sufría de:

  • Limitaciones orgánicas y/o funcionales: dolor osteomuscular generalizado- movilidad lenta muy afectada, limitación movilidad cervical y hombro derecho 50%.
  • No DDS (discopatía degenerativa cervical sin datos de mielopatía y lumbar- sin dato de afectación neurológica.
  • Estenosis moderada de canal cervical y lumbar).
  • Cistocele gIII (no incontinencia).
  • Insuficiencia venosa cr. gIICEAPMII.
  • Cefaleas (1/mes-EEG: Alt epileptiforme inicio focal poco persistente.
  • Ansiedad ocasional.
  • Presbiacusia.
  • Rinitis crónica.
  • Evaluación clínico laboral: limitación para manejo de cargas y posturas forzadas de raquis cervical y lumbar

En el juicio quedó demostrado que estas patologías impedían a la paciente el desarrollo de sus funciones. Entre estas funciones se encontraba la limpieza de equipamiento y estancias, la ayuda a los usuarios de la residencia en su alimentación o el realizar el cambio de postura de aquellos con problemas de movilidad.

El INSS no consideró estas patologías como limitantes, por lo que hubo que presentar una demanda judicial que ha finalizado con la siguiente sentencia:

FALLO

“Estimo la demanda interpuesta por… contra el INSTITUTO NACIONAL DE LA SEGURIDAD SOCIAL, TESORERÍA GENERAL DE LA SEGURIDAD SOCIAL, y declaro a la demandante en situación de incapacidad permanente total para su profesión habitual de auxiliar de geriatría, condenando a los organismos demandados a estar y pasar por esta declaración y a la entidad gestora al abono de la prestación correspondiente consistente en el 75% de la base reguladora de 621,40 euros y efectos desde el 13-11-2014, no obstante los topes que legal o reglamentariamente pudieran establecerse y con las mejoras y revalorizaciones legales pertinentes”.

Os recordamos que si estáis en situación similar, podemos ayudaros. Podéis llamarnos al teléfono 913076219 o enviar vuestra consulta en el siguiente formulario para que podamos daros cita con uno de nuestros peritos y que estudie vuestro caso.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *