fraude a las aseguradoras

Aumenta el fraude en 2014

Un grupo organizado alquila un vehículo a la misma empresa por un período corto de tiempo y durante el tiempo de alquiler, sufren un accidente en el que implican a un tercero para estar varios días de baja. Los vehículos suelen estar ocupados por 3 o 4 personas cada uno y todos sufren lesiones excepto el conductor del vehículo alquilado. Efectúan un parte amistoso y todos suelen estar varios días de baja, generalmente por lesiones de cuello y espalda. Entre los implicados hay relación de parentesco o amistad, lo que hace sospechar a la policía que inicia una investigación. Este es solo uno de los tantos ejemplos de fraude a las aseguradoras en España.

El fraude de las aseguradoras ha crecido el doble estos últimos siete años, pasando de los 30 millones en 2007 a los 60 millones en 2014, según el último Informe de AXA en sus estudios contra el fraude.

A la hora de clasificar los tipos de fraude, se establecen tres tipos:

  • Fraude ocasional u oportunista. Es aquel que se aprovecha de la realidad de un siniestro para justificar daños anteriores. Es la práctica más habitual, pero se ha reducido ligeramente desde 2013, de un 58,2% a un 57%. No suelen superar los 600€.
  • Fraude premeditado. Los daños que se reclaman pueden ser reales o ficticios pero han sido premeditados. Pueden verse implicadas una o varias personas.  Un 42% de los fraudes evitados en 2014 son de este tipo. La indemnización media se sitúa en torno a los 4.500€
  • Fraude organizado. Son bandas organizadas, en ocasiones apoyadas por profesionales del sector que buscan hacer negocio de su actividad delictiva. Aunque solo presenta un 1% de todos los casos, presenta un gran riesgo por su profesionalización: ha aumentado en un año de 7 a 45 casos, lo que supone un aumento de más del 500%. La indemnización media que suelen reclamar es de 6.000€

En cuanto a las causas de fraude, el que mayor porcentaje presenta es el fraude en Automóviles (67%) donde uno de cada nueve tiene que ver con la conducción del vehículo, seguido de Multirriesgos (Hogar, Comercio y Oficinas, Comunidades) que supera el 25%. La mayoría de los casos de fraude (70%) es porque los daños que se reclaman no tienen que ver con el siniestro o se trata de exagerar los daños para cubrir más daños de los que ha provocado el siniestro. Ha crecido también el número de intentos de fraude relacionados con fenómenos atmosféricos, por ejemplo por viento, que aumentó un 63% el último año.

En relación al tipo de daños, los siniestros materiales han crecido un 10,3% mientras que los relacionados con daños corporales solo lo han hecho un 0,4%, aunque estos tienen un mayor coste medio en relación a la cantidad que se intenta defraudar.

La tasa media de fraude nacional se sitúa en el 1,2%. Por Comunidades Autónomas, aumentó en todas ellas a excepción de Madrid. Las Comunidades con mayores tasas de fraude al seguro han sido  la Ciudad autónoma de Ceuta, con el 3,17%, y Andalucía, con el 2,04%.

El papel del perito.

El perito en estas situaciones  se encarga de establecer hasta dónde llegan los daños de un siniestro y cuál debe ser la indemnización por parte de la compañía aseguradora al cliente asegurado.  Según la ley, y para evitar posibles conflictos, el perito tiene que redactar el denominado informe pericial, con el cual establece las causas del siniestro y las responsabilidades de la aseguradora en cada caso. Si no hay problema o desacuerdo entre la compañía aseguradora y el cliente que estableció el seguro, se llevará a cabo la indemnización o no, según establezca el perito en su informe pericial final. Hay diferentes factores que condicionan la emisión de este informe, y en cuanto a los honorarios  orientativos del perito médico, puede consultarlos en otros de nuestros post.

En el caso en el que el perito de la aseguradora esté en desacuerdo con lo que el asegurado reclama, se designa por ambas partes o por vía judicial un tercer perito que elabora junto al perito de la aseguradora y el del asegurado, un informe vinculante que se aprueba por mayoría, el cual puede ser objeto de impugnación.

En Grupo Médico Jurídico Durango ponemos a su disposición un equipo multidisciplinar experimentado en los expedientes de incapacidades y discapacidades por diferentes patologías. Llámenos al teléfono 91 307 6219, o rellene su consulta en nuestro formulario de contacto.
Nuestros médicos peritos estudian la viabilidad de su caso a fin solicitar con éxito el proceso ante el Instituto Nacional de la Seguridad Social.

Póngase en contacto con nosotros, trabajamos en toda España, estaremos encantados de ayudarle.

Publicaciones relacionadas