Estrés Laboral Navidad

Estrés Laboral NavidadEl periodo navideño suele ser uno de los que generan más estrés a lo largo del año. Los motivos son varios, desde el gran número de actividades, el cansancio, los compromisos familiares, la acumulación de gente en los sitios de compras, discusiones, excesos gastronómicos, etc.

¿Qué es lo que nos causa ansiedad o estrés laboral?

Si atendemos a su significado general, el estrés laboral lo provoca tu trabajo o el lugar donde se desarrolla. Aunque a veces es normal y bueno tener algo de presión en el trabajo, es posible padecer estrés laboral si la carga de trabajo supera con mucho tu capacidad para hacerle frente.

La presión en nuestro trabajo no es un tema que podamos evitar totalmente, pero, como otros factores, sí que es posible controlarlo. Estamos en una época donde, dada la cercanía de las festividades, en no pocos trabajos la carga de trabajo aumenta, se acaba el año y todo tiene que estar perfecto.

Un cada vez más alto porcentaje de trabajadores sufre en buena medida el estrés laboral en las fiestas. Una gran culpa la tiene ese volumen de trabajo, pero, como no, el no poder pasar más tiempo con los que más queremos, nuestra familia o los amigos.

¿Qué hacer para que el estrés laboral no arruine mis navidades?

Si ya sabemos que son unas fechas bastante complicadas, lo mejor es no acumular más eventos a los que acudir, pues si ya vas a tener poco tiempo, apuntándote a más cosas peor se pondrá la situación.

El móvil actualmente es parte de nosotros. Si antes de la llegada de Internet era ya imprescindible, ahora con los Smartphone nos llevamos el ordenador prácticamente en el bolsillo. Para evitarlo, lo mejor es que le des a “off” a tu Smartphone y así dejarás de estar viéndolo cada dos por tres, mirando a ver si tal o cual cliente te ha escrito o tu que jefe te ha pedido “x” cosa.

Son días difíciles, pero en esta época, siempre que sea posible, no estaría nada mal poder tener algún día libre para poder recuperar esas tareas imposibles o tomarte un respiro en medio de la vorágine profesional de estas últimas semanas del año. Aunque muchas veces no se piensa, un día de descanso puede hacer que volvamos con las pilas bastante cargadas y sin la saturación a la que, en ocasiones, llegamos.

Colabora a que se cree un buen ambiente en el que no hablemos de trabajo, problemas profesionales, etc. No tenemos que olvidarnos del mundo, pero el tiempo que uno pase fuera del trabajo debe tenerse en cuenta y valorarlo.

No va a valer de mucho estar en la cena de navidad protestando sobre lo malo que es tu jefe o tal o cual compañero, solo para que te siga reconcomiendo la situación.

Valoremos las cosas buenas de la vida y del trabajo, que también las tienen

La clave de reducir nuestro estrés laboral está en intentar serenarnos lo máximo posible y, realmente, disfrutar de los ratos buenos que tendremos, tanto en lo laboral como en lo familiar.

A veces nuestro ritmo de vida nos hace olvidarnos de las cosas positivas que tiene nuestro día a día. Aprovecha cualquier momento de distensión para valorar lo que tienes y disfrutar de lo que más te gusta, seguro que incluso en este “loco” mes de Diciembre, es seguro que encontrarás algún hueco.

Estamos ante fechas especiales en las que conviene relativizar todo un poco y además nuestra salud lo agradecerá, ya que el estrés laboral es responsable de muchos accidentes cardiovasculares, depresiones y otras dolencias que empeoran nuestra calidad de vida

Publicaciones relacionadas