Profesionales sector sanitario

Profesionales sector sanitario

Personal de Enfermería y los Auxiliares de Enfermería son los dos colectivos del sector sanitario que integran un mayor número de trabajadores y que ostentan, a su vez, el índice más elevado de accidentes y enfermedades profesionales. Dado que su principal actividad consiste en el tratamiento y el cuidado de enfermos, los problemas de salud laboral más importantes que sufren estos trabajadores provienen, precisamente, del contacto físico y emocional que establecen con los pacientes.

Como ejemplo citaremos el contagio de enfermedades, más o menos peligrosas, como la tuberculosis, la hepatitis B y C o el SIDA; las lesiones musculoesqueléticas ocasionadas por la carga de trabajo y la manipulación de enfermos; y las patologías de origen psicosocial (ansiedad, depresión, alteraciones digestivas, trastornos del sueño, etc.) provocadas por situaciones de estrés o de burnout (incapacidad de soportar la elevada demanda emocional asociada al trabajo).

Los fracasos terapéuticos, la atención especial que necesitan muchos enfermos, los casos urgentes, el trabajo a turnos, la forma de organizar el trabajo, la escasez de recursos, etcétera, son factores determinantes para la aparición de estos riesgos que, por otro lado, cada día adquieren más protagonismo entre el personal sanitario. A todo ello, debe incorporarse el riesgo de sufrir agresiones y actos de violencia por parte de los enfermos o sus familiares, especialmente en servicios de urgencias y en Centros de Atención Primaria. Otros problemas de salud que también son muy normales entre el personal sanitario son las dermatitis producidas por el contacto con detergentes y con algunos materiales que componen los guantes. Tampoco hay que olvidarse de los pinchazos o los cortes ocasionados por agujas, bisturís, tijeras, cristales rotos, etc. o los golpes producidos por contacto con elementos estructurales y por caídas.

Riesgo de caída de objetos por desgaste o manipulación

Este riesgo puede darse por inestabilidad, falta de anclaje, sobrecarga o mal estado de las estanterías, o por materiales indebidamente ubicados.

Puede darse también durante la manipulación y transporte de monitores y equipos de trabajo principalmente en situaciones de emergencia.

Los daños que pueden derivarse de este riesgo son: heridas, rozaduras, contusiones, torceduras, luxaciones, esguinces, etc., o bien lesiones graves como fracturas en función del peso del objeto y de la altura de la caída. En estos casos hay que considerar además la probabilidad de sufrir cortes por rotura de material de vidrio en el mismo accidente y de contacto accidental con el contenido del mismo (producto químico tóxico o corrosivo, contaminación biológica, etc.)

Síndrome del quemado en el sector sanitario

Se trata del síndrome del quemado, riesgo psicosocial que puede afectar a muchos trabajadores de cualquier sector, pero que en el mundo sanitario adquiere una gran relevancia por su frecuencia en algunos puestos de trabajo. Este cuadro se caracteriza por la pérdida de energía del trabajador, quien se siente agotado y carente de motivación. No percibe la utilidad de su trabajo y su enorme frustración le lleva a un enorme menoscabo de su autoestima. Todo ello se traduce en irritabilidad, indiferencia, ansiedad, depresión.

En ocasiones se debe a la frustración de expectativas profesionales previas que no se ven satisfechas: prestigio profesional, nivel económico. Otras veces, sin embargo, resulta por la decepción ante los resultados obtenidos en la tarea diaria, sobre todo en relación al cuidado de enfermos. En el ámbito hospitalario, este síndrome se presenta con cierta frecuencia entre las enfermeras de los servicios de oncología, sobre todo en oncología infantil, aunque no es privativo de estos servicios. La muerte de muchos de sus pacientes con los que han establecido lazos afectivos, hace que este personal, poco a poco, vaya desarrollando este cuadro. La rotación de puestos y la fijación de unas expectativas profesionales más realistas y menos ambiciosas, pueden ser las medidas que eludan la aparición de este problema.

En Grupo Médico Jurídico Durango ponemos a su disposición un equipo multidisciplinar experimentado en los expedientes de incapacidades y discapacidades por diferentes patologías.Infórmese sin compromiso al teléfono gratuito 913076219, o rellene el formulario de contacto.
Nuestros médicos peritos estudiarán la viabilidad de su caso a fin solicitar con éxito el proceso ante el Instituto Nacional de la Seguridad Social.

Póngase en contacto con nosotros, trabajamos en toda España, estaremos encantados de ayudarle.

Publicaciones relacionadas