enfermedades de veranoComo es lógico, las enfermedades que tenemos en invierno no suelen ser idénticas a las que padecemos en verano. En época fría aparecen enfermedades de carácter respiratorio, siendo los resfriados o la gripe de lo más habitual.   En verano, contar con más sol, las temperaturas altas, el sudor, cambios en la alimentación, la poca humedad o a veces el exceso de la misma en playas o piscinas, suelen ser causa de muchos problemas de salud, ayudando a que proliferen agentes causantes de enfermedades.

Una vez, nos hemos situado en la problemática de la estación veraniega, vamos con las enfermedades que más se producen:

Enfermedades del aparato digestivo

Suele haber diarreas. Esto se produce al beber agua contaminada, una mayor ingesta de alimentos crudos o que no se respete la cadena de frío. Todo ello nos hace más propensos a sufrir estos problemas en verano, así como a las intoxicaciones de carácter alimentario.

Uno de los peligros de mayor importancia es que la persona pueda deshidratarse. Para ello, lo mejor es que si lleva comida a la playa o montaña lo haga en recipientes herméticos bien envasados y se lave las manos antes de ingerirlos, así como también lave los ingredientes que vaya  a comer crudos.

En el caso específico de las diarreas, beba más agua y, en las primeras horas, lleve una dieta total, dejando al estómago que descanse para después, poco a poco, ingerir alimentos astringentes, nada que lleve grasas o fibra.

Cistitis

Se le llama también, comúnmente, infección de orina. La provoca el calor y la humedad retenida en el traje de baño. Es particularmente molesta, pues escuece y da ganas de orinar continuamente, así como fiebre. En estos casos, se necesita de un tratamiento mediante antibióticos que tendrá que prescribir el médico.

Otitis

Esta es una infección del oído externo o medio que se suele producir en la época estival debido a los baños en el mar o en la piscina. No nos olvidemos que el agua puede quedarse en nuestros oídos al igual que las bacterias. Es molesto, pues produce, por lo general, dolor agudo y fiebre. Lo mejor es un tratamiento con antibióticos, por lo que lo se debe consultar al médico.

Deshidratación

No es una enfermedad como tal, pero ocurre mucho y desemboca, en algunos casos, en problemas de salud importantes. Altamente peligroso en los más débiles, bebés y ancianos, los cuales no pueden decir que tienen sed o que no sienten la necesidad de beber, lo que hace que puedan estar largo tiempo sin moverse en momentos de alta temperatura. Siempre debe saber que hay que beber o dar de beber cada 15 minutos cuando haya más de 30 grados de temperatura o si haces ejercicio.

Quemaduras solares

Se producen con mucha frecuencia. Estar expuesto al sol sin la protección debida o sin tanta como debiera tenerse, es motivo para poder sufrir quemaduras de diverso grado. A veces es solo un enrojecimiento, el cual se aliviará con crema hidratante fresca, pero puden ser quemaduras de segundo o tercer grado que pueden producir ampollas, piel necrosada o dolores de importancia. Si ocurre esto, deberá consultar a los servicios sanitarios para que cuiden su piel.

Golpe de Calor

A todos nos puede afectar, pero quienes tienen más riesgo de padecerlo son los niños y las personas de la tercera edad.

Si siente dolor de cabeza, fiebre alta, mareos y náuseas, dificultades respiratorias, la piel enrojecida o taquicardia e hipertermia (elevación de temperatura corporal por encima de los 39º C), hay que tomar agua, permanecer en un lugar ventilado y tratar de bajar la temperatura del cuerpo, ya sea tomando una ducha con agua tibia (evitar la fría) o con compresas de agua en el cuello y frente. Muchas veces no nos damos cuenta de estar sufriendo un golpe de calor, por lo que si vemos a alguien con síntomas parecidos, ya sabemos lo que se debe hacer.

Para no sufrir golpes de calor, en olas de calor, permanecer en lugares ventilados, beber agua frecuentemente, utilizar ropa de algodón  y evitar la exposición al sol en las horas más fuertes son algunas de las acciones que podemos tomar para prevenirlo.

Picaduras de animales

Son fáciles de tratar en general. Uno de los mayores peligros está en que pueda haber una reacción alérgica que demande un tratamiento de mayor urgencia. Ante las picaduras de insectos, lo mejor es lavar con agua y jabón, retirando el aguijón en caso de que lo veas y aplicando pomadas calmantes o hielos (sin contacto directo con la piel).

Enfermedades a causa de microorganismos

Existen un buen número, pero queremos hablar del Papiloma plantar y del Pie del Atleta. Suelen ser comunes por las elevadas temperaturas y la alta humedad, pudiendo contagiarnos tanto en una piscina como en una ducha que haya en la playa. A fin de evitarlo, lo mejor es llevar chanclas para pisar esos sitios y secarse bien los pies.

Así, para pasar un verano tranquilo y poder disfrutarlo, tenga en cuenta algunas pautas: cuidado con el agua que bebe y recuerde beber agua varias veces al día, usar antimosquitos y si tienen a alguien alérgico a picaduras prevenir con insecticidas, siempre utilice protección solar (más de una vez si está constantemente expuesto al sol), en épocas con olas de calor, no descuide beber agua, esté en sitios ventilados o a la sombra y evite el sol en horas de mayor intensidad. Si es propenso a sufrir otitis, tenga cuidado al meterse en el mar o piscina e intente no quedarse con la ropa mojada para evitar cualquier tipo de resfriado o infección.