Pensiones en España

El problema de las pensiones en España

Pensiones en EspañaUno de los problemas que más preocupa en España es el de las pensiones y su futuro. Todos hemos visto estos meses las manifestaciones de miles de jubilados por las principales ciudades de España demandando unas actualizaciones de las mismas y lo que es más importante, la sostenibilidad del sistema de pensiones con vistas al mañana.

Los especialistas en economía y algunos políticos expresan su deseo de que los pensionistas cuenten con salarios dignos, pero también argumentan que no siempre se puede llevar a cabo lo que se desea.  Como principal problema tenemos unos salarios de 800/900 euros que no pueden mantener unas pensiones de 1.200 euros. Además, hay que recordar el problema de nuestra pirámide de población que no es muy halagüeña. Por cada pensionista hay dos trabajadores sosteniéndolo. En el futuro esto va a ser imposible de mantener.

 

¿Qué soluciones se pueden dar a este problema de las pensiones en España?

Aunque los partidos políticos no terminan de querer afrontarlo, debe buscarse antes o después la deseada sostenibilidad de las pensiones cara al futuro, que es donde se encuentra el principal problema. Actualmente, querer subir las pensiones supone que hay que subir los impuestos y no se soluciona el verdadero problema.

Vamos con algunas soluciones:

Aumentar la productividad

Como decíamos anteriormente, contamos con una mejorable estructura de la pirámide poblacional y sueldos mileuristas. Todo esto se pueden combatir con una inversión en investigación que se destine al aumento de productividad. De la misma forma habría que invertir en la tan injustamente olvidada formación profesional, pero en sector de gran valor añadido.

Si tuviésemos una economía con mayor producción, los sueldos iban a mejorar e igualmente las cotizaciones, lo que ayudaría a recobrar una recaudación más elevada a pesar de las deficiencias a nivel demográfico.

 

Sistema mixto de pensiones

El caso de este sistema supondría optar por un modelo de pensiones que funciona en el resto de Europa, donde el Estado se ocupa de garantizar un mínimo y el pensionista aporta el resto mediante un plan de pensiones privado y con bonificaciones fiscales. Se llegue a implantar o no esta medida, merece la pena pensar en ello e ir ahorrando cara al futuro, pues las pensiones en el futuro es posible que disminuyan hasta la mitad de lo que se cobra actualmente.

 

Inspección de Trabajo reforzada

Nuestro país es de los que tiene un porcentaje mayor de economía sumergida y todo esto son muchas horas de trabajo que no cotizan. La administración se esfuerza en combatir el fraude laboral, pues es una de las mayores amenazas para el bienestar de la sociedad. Aumentar el número de inspecciones de trabajo y de personal que se dedica a ejecutarlas elevaría la cantidad que se recauda.

 

Cotización de los robots

Cada vez hay más robots en funciones de producción que ocupan el lugar de los trabajadores no cualificados. El resultado es un aumento de prestaciones por desempleo y menos cotizaciones. Recordemos que las máquinas no pagan seguridad social.

Este problema con los años va a ir aumentando, por lo que hay que encontrar soluciones. Algunas vías las conocemos, como la recaudación mediante el impuesto de sociedades o que se introduzca una nueva personalidad jurídica a los robots que les permita cotizar como si fueran trabajadores. Todavía no hay consenso sobre qué medida sería más beneficiosa.

 

La inmigración

Esta medida podría corregir nuestras deficiencias en cuanto a la pirámide poblacional. Los inmigrantes harían posible que se mantuviese la pirámide poblacional y que así pudiera mantenerse una base de cotización importante para el pago de las pensiones.

Existe respecto a ello un problema, pues suponiendo que la inmigración es complicada que sea cualificada y no de valor añadido, haría que dependeríamos continuamente de esta mano de obra y tampoco olvidemos que con el paso de los años serían parte del grupo de pensionistas de nuestro país.

 

Como puedes ver, implantar estas medidas precisan del debido consenso político y no son visibles de manera inmediata, por lo que supondrían sacrificios, tanto para los actuales pensionistas como para el futuro. El tiempo será el que nos demuestre la solución que se toma ante un problema que sigue estando ahí.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *