Despido Improcedente

El Despido Improcedente

Despido ImprocedenteEn la vida laboral, los despidos están a la orden del día y aunque algunos están plenamente justificados, existen otros casos, como el despido improcedente, donde no existe justificación alguna. Vamos a explicarte el procedimiento de despido y qué es lo que tienes que hacer si quieres reclamar en contra de la decisión de la empresa que se trate.

El Procedimiento de despido

En el momento en que el empresario decide tomar la decisión de despedir a un trabajador, tiene que hacerlo conforme al procedimiento establecido, el cual está regulado en la Ley 36/2011, de 10 de octubre, donde se regula la Jurisdicción Social.

Lo que debe hacer un empresario cuando realiza un despido es proceder a notificarlo por escrito, donde deben figurar los motivos del despido y la fecha del mismo. A la hora de hacerlo, se tiene que hacer en un lugar que sea válido, como el centro de trabajo o el domicilio personal.

A la hora de realizar un despido, el empresario tiene que cumplir unos requisitos. Si el empresario despide por causas objetivas, tiene que notificar con una antelación mínima de 15 días antes de la fecha de efectos. A pesar de esto, el plazo es posible que varíe si el motivo por el que se despide es otro diferente.

Esta comunicación del despido la tiene que hacer el empresario o persona delegada y siempre se entregará al trabajador. El empresario está obligado a demostrar que la recibiste. Puede hacerlo mediante carta certificada con acuse de recibo, carta fechada y sellada por un funcionario de correos, telegrama o burofax.

Hay que tener en cuenta que, cuando se rechaza la carta de despido hay que saber que éste se considera como notificado al trabajador.  La fecha en que el despido pasa a ser efectivo es un requisito fundamental. Mediante ella se sabe cuándo comienza el cálculo del plazo para reclamar contra el despido.

Los motivos que el empresario exprese en la carta de despido cuando lo notifique no se alterarán a posteriori en un procedimiento judicial.

Si se da el caso de que el motivo de despido es económico, el empresario puede omitir la cuantía de indemnización que corresponda, siempre y cuando se haga constar en la comunicación escrita.  Esto, en ningún momento significa que se pierda el derecho a pedir el pago de la indemnización.

El incumplimiento del empresario del requisito de la comunicación por escrito, es posible que provoque el reconocimiento del despido como despido improcedente.

¿Qué se debe hacer en caso de no estar de acuerdo con el despido?

Si el empresario pone en marcha el procedimiento y cumple con los requisitos, notificando todo debidamente y, aun así, el trabajador no está de acuerdo con el despido o los motivos, puede reclamar contra el despido.

En caso de que el trabajador tome esta decisión, puede comenzar su reclamación, que tiene una serie de fases que explicamos a continuación:

Papeleta de conciliación

Primeramente, se tiene que saber que interponer una papeleta de conciliación es el trámite previo a interponer una demanda contra el despido y es algo obligatorio.

Esta papeleta para lo que vale es para que se produzca una negociación previa con el empresario y evitar la vía judicial. En caso de que no haya acuerdo entre el empresario y el demandante, el requisito previo es la acreditación para intentar esta conciliación.

Acto de conciliación

Después de presentar la papeleta de conciliación, se cita para el acto de conciliación. Cada comunidad autónoma tiene este servicio administrativo.  En el caso de Madrid, sería pedir cita para el  acto de conciliación en el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación (SMAC). A esta reunión tiene que acudir tanto el trabajador como el empresario.

Una vez hecho esto, la autoridad laboral es la que tiene que dictar la resolución donde constará si existe o no acuerdo. En caso de no comparecer el trabajador se archiva. Si el empresario no comparece y al final se le condena mediante sentencia, se le imponen las costas del proceso.

Demanda ante el Juzgado de lo Social

Si se intenta la conciliación y no se llega a un acuerdo o no asiste el empresario, se presenta la demanda ante el Juzgado de lo Social competente, que es el del domicilio en el que se efectúa el trabajo.

Esta demanda se tiene que presentar en un plazo que resta de los 20 días hábiles desde que se notificó el despido (hay que saber que desde que se interpone la papeleta hasta la fecha de celebración del acto de conciliación el plazo queda suspendido).

En cuanto se admite a trámite la demanda, el Juzgado es el que señala el día y hora para celebrar el juicio.

Juicio

Cuando se celebra el juicio, se debe acreditar que lo manifestado en la carta de despido no es cierto, por lo que se solicita que sea un despido improcedente o nulo, todo ello mediante los medios de prueba que se consideren como oportunos.

Sentencia sobre el despido improcedente

La sentencia es la que se encarga de estimar o desestimar la demanda, declarando el despido como procedente, improcedente o nulo. Cuando el despido sea improcedente, el empresario tendrá que optar entre readmitir al trabajador o pagarle una indemnización.

En caso de que sea nulo, el empresario debe readmitir al trabajador, pagándole los salarios de tramitación.

Si lo que ocurre es que el trabajador no es readmitido, puede solicitar la indemnización de despido improcedente, además de que pueda solicitar una indemnización adicional cuando sean acreditados una serie de daños.

Ejecución de sentencia

En cuanto se dicte, va a poder ser ejecutada pasados 20 días del periodo en que deba cumplirse voluntariamente por el empresario.

Recursos

Contra la sentencia de despido, existe la posibilidad de recurso de súplica ante el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Autónoma correspondiente, el cual acabará reconociendo el despido improcedente o no y si se ajusta a derecho.

Conclusión

Los trabajadores cuando pasan por la desagradable experiencia que es un despido, no suelen conocer el funcionamiento, ni los requisitos que deben cumplir los empresarios para hacerlo. Todo esto es lo que hace que se pierda la posibilidad de ejercer el derecho a reclamar.

Con este artículo hemos querido explicarte cómo funciona el procedimiento de despido, así tendrás claro el funcionamiento, lo que debe hacer el empresario y lo que puedes hacer tú, si como trabajador piensas que estás ante un despido improcedente y quieras reclamar.

¿Quieres que te ayudemos en el proceso?, Haz tu consulta llamándonos 913076219 o pregunta por escrito en el siguiente formulario de contacto

 

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tú dirección email no será publicada. Los campos necesarios están marcados *