fbpx
me-han-denegado-la-incapacidad-permanente

¡Me han denegado la incapacidad permanente! ¿Qué puedo hacer?

me-han-denegado-la-incapacidad-permanenteEn Grupo Médico Jurídico Durango contamos con un amplio bagaje profesional en asuntos de incapacidad laboral, y  queremos ayudarte a conseguir tu objetivo. Por este motivo, te explicamos cuáles son los principales motivos para rechazar una incapacidad permanente y en qué casos hay posibilidades de actuar.

 

 

Principales motivos por los que se rechaza la incapacidad permanente

Si te han denegado la incapacidad laboral, no te preocupes porque aún puedes hacer algo. En primer lugar, tenemos que detenernos en saber por qué nos han denegado la incapacidad permanente. Y es que, la negativa podría darse en consecuencia de motivaciones médicas o de otras relacionadas con los requerimientos de la profesión habitual del interesado.

En definitiva, los principales motivos por lo que el INSS deniega una incapacidad permanente son los siguientes:

No existe limitación funcional.

Este es el principal motivo por el cual, el Instituto Nacional de la Seguridad Social ofrece una negativa, es decir, ellos reconocen unos diagnósticos que pueden ser acertados o no, pero finalmente, deciden que el cuadro que presenta el interesado no es limitante, o al menos no lo suficiente, como para reconocer una incapacidad permanente en consecuencia.

A pesar de la negativa, existen casos en los que sí se puede llegar reclamar una limitación derivada de la enfermedad o lesiones que se sufren.

Las posibilidades terapéuticas no están agotadas

Si te han rechazado la incapacidad permanente por este motivo, el INSS considera que el interesado debe seguir en tratamiento o en asistencia sanitaria porque se puede mejorar o recuperar. Como en el caso anterior, también existe la posibilidad de recurrir.

En este sentido, tenemos que entrar a valorar que, una cosa es que se nos diga que la persona no ha agotado las posibilidades terapéuticas cuando sólo lleva dos meses de baja. Y, otra muy distinta, es si el interesado lleva más de un año de baja médica y ya le han operado, completado el tratamiento o no presenta mejoría. Y en este caso, existe la posibilidad de impugnar.

Para ello, es fundamental contar los informes necesarios para demostrar la situación del interesado.

qué hacer-si-me-deniegan-incapacidad-permanente

La patología que presenta es previa a la vida laboral

Otro de los posibles motivos por los que te han denegado la incapacidad permanente es este: La patología o enfermedad que presenta el interesado tiene su origen antes de desarrollar la actividad laboral, pudiendo ser incluso desde la infancia o el nacimiento. Y, aunque con los años y el desempeño de la profesión, se haya producido el empeoramiento de la situación del solicitante, el INSS rechaza por defecto el reconocimiento de la incapacidad laboral.

No obstante, si se demuestra empeoramiento, todavía hay opciones. Por consiguiente, existe la posibilidad de impugnar.

Por requisitos de la profesión en cuestión

Por último, el INSS puede reconocer una limitación, pero rechaza el reconocimiento de la incapacidad permanente porque considera que la profesión que se desarrolla, no requiere o no exige un esfuerzo físico o intelectual suficiente, como para que se vean impedidas las actividades habituales.

Para este tipo de situaciones, se requiere de un exhaustivo análisis de la situación de la persona afectada, y comprobar si se puede o no, luchar por el reconocimiento de la incapacidad laboral correspondiente.

¿Qué puedo hacer si me han denegado la incapacidad permanente?

Como ya hemos visto en el apartado anterior, a pesar de que se produzca un rechazo expreso del INSS con respecto a nuestra situación, hay determinadas situaciones en las que se puede actuar y luchar por el reconocimiento de la incapacidad permanente.

Así que, si te han denegado la incapacidad permanente, has de saber que existen ciertos mecanismos para reclamar. El primer paso, sería presentar una reclamación y si esta se rechaza, puedes incluso interponer una demanda judicial.

A continuación, te explicamos paso a paso todo lo que tienes que hacer para conseguir que se reconozca tu incapacidad permanente:

Reclamación Previa vía administrativa

En muchos casos, la valoración del EVI no ha sido la correcta, y la negativa ante la situación real es injusta. Por ello, contamos con esta opción.

Este mecanismo consiste en un trámite administrativo que puede ayudarnos a conseguir la incapacidad permanente, en el caso de que nos la hayan rechazado o si no estamos de acuerdo con el grado que se nos ha reconocido. Es decir, es una especie de revisión de la solicitud inicial.

Es importante que dicha reclamación se presente antes de los 30 días hábiles, desde la propia notificación del INSS. Finalmente, una vez tramitada la reclamación se procederá a dictar una nueva resolución con la que puede llegar a reconocerse la incapacidad laboral solicitada.

¿Y si me han denegado la incapacidad permanente otra vez? Entonces, sólo nos quedará la vía judicial para luchar por nuestros derechos.

Si no paras de repetirte “me han denegado la incapacidad permanente, qué puedo hacer”, has llegado al lugar indicado. En este post de nuestro blog Durangopedia te contamos todo lo que tienes que saber ante el rechazo de tu incapacidad permanente.

Interponer una demanda judicial

Como ya hemos comentado, esta es la última opción es el camino de la vía judicial. De esta forma, se tendrán en cuenta, tanto los aspectos jurídicos como los médico-periciales. El interesado cuenta con un plazo máximo de 30 días hábiles, contando desde el día en el que se proclama la resolución de la Reclamación Previa, para interponer la demanda en los juzgados.

Es muy importante aportar pruebas suficientes en el juicio, que demuestren la situación de limitación del interesado y que se pueda reconocer la incapacidad permanente: radiografías, resonancias, documentación médica, informes, etc. Por este motivo, resulta fundamental la elaboración de un informe pericial médico completo.

Nuestra recomendación es que acudas a un buen abogado especializado en asuntos de incapacidad permanente para que estudie tu supuesto de hecho y considere si es viable o no presentar la demanda oportuna.

GMJD: la ayuda médico-legal que necesitas

En Grupo Médico Jurídico Durango llevamos más 30 años trabajando y defendiendo los derechos de nuestros clientes en el terreno de la incapacidad laboral. Por este motivo, en nuestras manos encontrarás la mejor ayuda especializada si te han denegado la incapacidad permanente.

Además, destacamos por elaborar nuestro informe de viabilidad con el que analizamos exhaustivamente su caso concreto para comprobar si puede solicitar o reclamar una incapacidad permanente con ciertas garantías. Y, sólo en el caso de que podamos confirmarlo, pasamos a elaborar un detallado informe pericial que presentaremos ante el órgano pertinente.

Nuestro equipo de abogados especializados te proporcionará la ayuda legal si necesitas interponer una demanda judicial para luchar por el reconocimiento de tu incapacidad laboral. Y, por supuesto, trazaremos la estrategia que mejor se ajuste a sus necesidades y exigencias de acuerdo a nuestra metodología de vanguardia para garantizarte las máximas posibilidades de éxito.

Si quiere contratar nuestro servicio personalizado y obtener las mayores garantías posibles, no dude en ponerse en contacto con nosotros. En GMJD estamos para servirte.

con-incapacidad-permanente-total-se-puede-trabajar

¿Es posible trabajar con la incapacidad permanente total? Te lo contamos todo

con-incapacidad-permanente-total-se-puede-trabajarSi tienes dudas con respecto a tu situación concreta y quieres saber si con la incapacidad permanente total puedes trabajar, no te preocupes. En este post de nuestro blog Durangopedia te contamos todo lo que necesitas saber.

Es cierto que cada tipo de incapacidad permanente conlleva una situación y requisitos diferentes, y lo mismo ocurre en lo que respecta la posibilidad de desarrollar algún tipo de actividad laboral.

En Grupo Médico Jurídico Durango estamos para ayudarte. Por este motivo, hacemos hincapié en poder informarte sobre si con la incapacidad permanente total puedes trabajar o no, y todos los aspectos que has de tener en cuenta.

¿Con la incapacidad permanente total se puede trabajar?

Es normal que nos preguntemos si es compatible percibir la pensión de incapacidad permanente total con una determinada actividad laboral. Pero para saber si con la incapacidad permanente total se puede trabajar es fundamental saber en qué tipo de situaciones se concede esta incapacidad laboral.

Y es que, para que la Seguridad Social reconozca este tipo de incapacidad laboral el interesado tiene que haber quedado inhabilitado para la realización de las tareas fundamentales de su profesión, o de la totalidad de las mimas, siempre y cuando, pueda dedicarse a otro tipo de actividad laboral, ya sea en la misma empresa o en otra distinta.

Por tanto, en la propia definición encontramos la respuesta a nuestra inquietud. Efectivamente, es posible cobrar esta prestación y trabajar al mismo tiempo. Sin embargo, no es posible seguir ejerciendo la profesión habitual.

Con relación también a si con la incapacidad permanente total se puede trabajar, debemos tener en cuenta que el percibo del incremento del 20% de la base reguladora de esta incapacidad laboral es incompatible con la realización de trabajos por cuenta ajena o propia, según recoge la Seguridad Social.

Lo mismo ocurre con las prestaciones de la Seguridad Social derivadas de trabajos realizados en calidad de autónomo. De este modo serán incompatibles el subsidio de incapacidad temporal o el de maternidad, así como las prestaciones por desempleo correspondientes.  Esto se debe fundamentalmente a que la situación persiste más allá de la relación laboral o la actividad profesional.

En cualquier caso, si realizas cualquier tipo de trabajo y estás beneficiándote de la prestación por incapacidad permanente total, es imprescindible notificarlo a la Seguridad Social. Sólo en caso de que la situación sea consecuencia de enfermedad profesional, será necesaria autorización previa.

trabajar-con-incapacidad-permanente-total

Aspectos a tener en cuenta para solicitar una incapacidad laboral

Después de dar respuesta a nuestra principal cuestión, si con la incapacidad permanente total se puede trabajar, debemos pasar a detallar cuáles son los requisitos para poder iniciar los trámites para solicitar una determinada incapacidad laboral.

Y es que quieres obtener la incapacidad laboral permanente total, o cualquier otra, has de cumplir tres situaciones fundamentales:

✓Estar dado de alta en la Seguridad Social

Para iniciar la solicitud de incapacidad laboral es fundamental tener un contrato laboral en vigor y estar cotizando en la Seguridad Social, aunque también se dan otras situaciones válidas: desempleo, situación de excedencia forzosa o estar de baja médica por enfermedad.

Sin embargo, encontramos una excepción en la posibilidad de iniciar la solicitud, siempre y cuando, se demuestre la existencia de enfermedad común o accidente laboral y se hayan cotizado al menos 15 años, de los cuales 3 se hayan dado en los últimos 10 años.

✓ No haber cumplido la edad legal de jubilación

La segunda situación que ha de darse es no haber alcanzado la edad legal para la jubilación. En este caso, también encontramos un par de excepciones que debemos detallar:

  • En caso de que se haya detectado tarde la enfermedad. Puede que esta se produjera mientras el interesado estuviera trabajando y cotizando, pero no fuera diagnosticado. Y en este caso se podrían iniciar los trámites para la obtención de la incapacidad permanente.
  • En el caso de haberse acogido a la jubilación anticipada. El interesado tiene a la posibilidad de acceder a la incapacidad permanente, siempre y cuando no haya cumplido la edad legal de jubilación.

✓ Contar con un mínimo de años cotizados a la Seguridad Social

Por último, es imprescindible tener un mínimo de años cotizados a esta entidad para poder tener acceso a una pensión por incapacidad permanente. Este es el requisito más complejo, ya que tiene en cuenta la edad del interesado para estimar el número de años cotizados necesarios.

  • Si tienes menos de 31 tienes que tener cotizados una tercera parte del tiempo transcurrido entre los 16 años y la edad que tienes en el momento en el que se produce la incapacidad laboral.
  • Si tienes 31 o más años, necesitas haber cotizado un número de años equivalente a la cuarta parte del tiempo que va desde que se cumplen los 20, hasta el momento en el que se produce el hecho causante. Eso sí, siendo el mínimo 5 años.

se-puede-trabajar-con-incapacidad-permanente-total

¿Se puede solicitar una incapacidad permanente estando trabajando?

Otra duda que puede surgirte, además de saber si con la incapacidad permanente total puedes trabajar, es si se puedes iniciar la solicitud mientras estás trabajando.

Efectivamente, puedes solicitar la incapacidad permanente total o de cualquier otro tipo mientras trabajas, aunque esto es no es muy recomendable porque se podrían reducir las posibilidades de que la Seguridad Social reconozca la situación.

No obstante, si además de preguntarte si con la incapacidad permanente total se puede trabajar, tienes otras dudas, lo mejor será consultarlo con expertos en este tipo de trámites. De esta manera, podrás evitar costes innecesarios en el caso de que, conseguir la incapacidad laboral sea inviable en tu caso particular.

Por este motivo, desde nuestro gabinete médico legal especializado ponemos en marcha un informe de viabilidad con el que analizamos sus circunstancias concretas para determinar si es posible conseguir con ciertas garantáis la incapacidad laboral. Y sólo si este nos confirma la viabilidad, elaboramos el informe pericial que llevaremos ante el organismo pertinente.

Además, en Grupo Médico Jurídico Durango contamos con un gran bagaje profesional en todo tipo de trámites y asuntos relacionados con la incapacidad laboral. Por tanto, si precisas de asesoramiento o ayuda legal especializada, también estamos a tu disposición.

La obtención de una incapacidad permanente total o de cualquier tipo puede ser un proceso médico-legal complicado, si necesita que nos ocupemos de su caso para asegurarse las mayores garantías, no dude en ponerse en contacto con nosotros. Estaremos encantados de poder ayudarte.

es-compatible-la-incapacidad-permanente-total-con-ayuda-familiar

¿Es compatible la incapacidad permanente total con la ayuda familiar? Todo lo que tienes que saber

es-compatible-la-incapacidad-permanente-total-con-ayuda-familiarAnte una incapacidad laboral, es normal que nos asalten algunas dudas como, si es compatible la incapacidad permanente total con la ayuda familiar: ¿Puedo cobrar también la prestación por desempleo? ¿Y la jubilación? ¿Y si se me reconoce una nueva incapacidad permanente total?

En Grupo Médico Jurídico Durango sabemos lo importante que es tener la información necesaria sobre la compatibilidad de la incapacidad permanente total con las diferentes prestaciones del Estado. Por ello, en este post de Durangopedia, te contamos todo lo que tienes que saber al respecto.

¿Puedo cobrar alguna ayuda familiar mientras recibo una pensión por incapacidad permanente total?

Si no sabes si es compatible la incapacidad permanente total con alguna ayuda familiar, has de saber que la respuesta se recoge, concretamente, en el artículo 163 de la Ley General de la Seguridad Social de 2015.

Por norma general se determina que, si una persona tiene derecho a cobrar dos prestaciones por parte del Estado, tendrá que elegir disfrutar sólo de una de ellas. De este modo, la respuesta a, si se puede compatibilizar la incapacidad permanente total con la ayuda familiar, es que no. Sin embargo, encontramos determinadas situaciones en las que sí es posible.

En cualquier caso, antes de analizar cada uno de los supuestos que pueden desarrollarse, vamos a pasar a recordar en qué consiste la incapacidad permanente total, ya que esto es fundamental para entender cuándo se podrán cobrar dos prestaciones a la vez, o no.

Recordemos que, la incapacidad permanente total es la situación que se da cuando una persona queda inhabilitada para la realización de parte de las tareas fundamentales, o de la totalidad de su profesión habitual. Y además, posteriormente puede dedicarse a cualquier otra actividad laboral.

puedo-cobrar-incapacidad-permanente-total-y-la-ayuda-familiar

¿Se pueden compatibilizar dos pensiones por incapacidad laboral?

Para responder a esta cuestión, debemos tener en cuenta si estas dos pensiones provienen de un mismo régimen o no. De tal manera que, si provienen de un mismo régimen, hay que elegir forzosamente el cobro de una de ellas.

La excepción viene cuando nos encontramos que las prestaciones provienen de regímenes distintos. Sólo en este caso es compatible la incapacidad permanente total con la ayuda familiar.

Es decir, si la primera incapacidad permanente total proviene de un trabajo que se ha cotizado en el régimen general y luego pasamos a desarrollar otra actividad laboral en el mismo régimen, pero nos encontramos con otro problema de salud que nos impide trabajar, no podremos compatibilizar ambas prestaciones.

Pero si en la segunda actividad laboral, en vez de cotizar en el régimen laboral, lo hacemos en calidad de autónomo, entonces sí tendremos la oportunidad de disfrutar de ambas pensiones por incapacidad laboral, ya que provienen de regímenes diferentes.

¿Es compatible la incapacidad permanente total con la jubilación?

Si estás cobrando la pensión por incapacidad permanente total y has cumplido la edad de jubilación o has decidido optar por la prejubilación, has de elegir una única pensión. O bien, seguir cobrando la prestación por la incapacidad laboral o, en el caso de que sea más favorable,  disfrutar la jubilación correspondiente.

¿Es compatible la incapacidad permanente total con la prestación por desempleo?

Otra duda habitual, con respecto a si es compatible una incapacidad permanente total con la ayuda familiar, es en el caso del desempleo. ¿Puedo cobrar ambas prestaciones a la vez? La respuesta es que, si pertenecen a una misma cotización, no se puede cobrar la pensión por incapacidad permanente total y el paro.

Sin embargo, la Seguridad Social da la opción de continuar cobrando el paro hasta agotarlo y, después, cobrar la pensión correspondiente a la incapacidad permanente total. Aunque, si lo prefieres, puedes dejar de cobrar el paro y pasar directamente a disfrutar de prestación por esta incapacidad laboral.

El único caso en el que, sí se podría cobrar el paro, sería cuando la prestación se genera a través de un nuevo empleo, es decir, una vez que pasa el tiempo y la persona desarrolla una nueva actividad laboral distinta y entonces le despiden. Por tanto, sería compatible la incapacidad permanente total con la ayuda familiar.

¿Es compatible la incapacidad permanente total con una baja temporal?

Si te estás preguntando si es compatible la incapacidad permanente total con la ayuda por una incapacidad o baja temporal, has de saber que cuando una persona cobra la baja médica y se le reconoce una incapacidad laboral, entonces deja de cobrar la baja, y pasa a disfrutar de la pensión por incapacidad permanente.

Sin embargo, sin el futuro se desarrolla un nuevo trabajo con una actividad diferente a la anterior y, por enfermedad o accidente, debe cogerse una nueva baja médica, entonces sí se tiene derecho a cobrar ambas prestaciones a la vez.

incapacidad-permanente-total-ayudas

¿Es compatible la incapacidad permanente total con la viudedad?

Otra de las inquietudes que pueden aparecer con respecto a, si es compatible la incapacidad permanente total con la ayuda familiar, es en el caso de viudedad y orfandad. Has de saber que en este supuesto sí que hay compatibilidad.

Es posible cobrar la pensión por este tipo de incapacidad laboral y la prestación por viudedad y orfandad, pero existe un tope. Es decir, no se pueden superar los 2.560 euros entre ambas prestaciones. Y, en el caso de que, la suma de ambas prestaciones sea superior a esta cantidad, sólo cobrará el máximo fijado por ley.

¿Es compatible la incapacidad permanente total con las pensiones no contributivas?

En este caso, debemos aclarar que no se produce la compatibilidad. No se puede disfrutar de la pensión por una incapacidad laboral, a la vez que este tipo de ayudas, como el PIRMI, ayudas a mayores de 55 o las pensiones no contributivas de invalidez.

Como hemos podido ver, son muchas las dudas que nos pueden surgir en relación a la compatibilidad entre la pensión por incapacidad permanente total y la ayuda familiar. Por ello, puede ser crucial solicitar la ayuda de los mejores profesionales en el terreno médico-legal.

Grupo Médico Jurídico Durango: la ayuda especializada que necesitas

Si quieres despejar todas esas dudas y preocupaciones en torno a tu incapacidad permanente total, o cualquier otro tipo de incapacidad laboral, con la mayor seguridad, no dudes en solicitar nuestra ayuda.

En GMJD contamos con gran experiencia en este tipo de asuntos, por ello ponemos a tu disposición el mejor servicio personalizado para resolver tu situación. Analizamos detenidamente tu supuesto de hecho, te asesoraremos y ayudaremos en todo lo que necesites, con las mayores garantías posibles.

Y si precisas de ayuda legal, también te ofrecemos el servicio de nuestros abogados especializados. Estos trazarán la estrategia legal que mejor se ajuste a tus necesidades, para poder defender tus derechos e intereses como es debido.

Si quieres realizarnos alguna consulta o quieres contratar nuestros servicios, ponte en contacto con nosotros. Estaremos encantados de poder atenderte.

incapacidad-permanente-arterioesclerosis

Arterioesclerosis –Incapacidad Permanente

incapacidad-permanente-arterioesclerosis¿Quieres solicitar la incapacidad permanente por Arterioesclerosis? ¿Qué tienes que tener en cuenta para solicitarla? Si necesitas información sobre este tema, has llegado al lugar adecuado. En este post de Durangopedia, te explicamos todo lo que tienes que saber sobre la incapacidad laboral por Arterioesclerosis.

Cada vez son más las enfermedades y afecciones que limitan el día a día de muchas personas e impiden que puedan desarrollar una actividad laboral con la que sustentarse. Por ello, existe la posibilidad de solicitar una incapacidad laboral ante la Seguridad Social.

En GMJD somos expertos en este tipo de solicitudes y procedimientos, por eso hemos querido contarte todo lo que tienes que tener en cuenta para proceder a iniciar esta solicitud.

¿Qué es la Arterioesclerosis?

Antes de explicar cómo solicitar una incapacidad permanente por Arterioesclerosis, vamos a ver en qué consiste esta enfermedad.

La Arterioesclerosis es una enfermedad que se desarrolla a lo largo del tiempo, ya que se trata de un proceso muy lento que se termina manifestando cuando las paredes de las arterias están seriamente dañadas y dificulta la circulación de la sangre.

Normalmente, esta aparece como consecuencia de hipertensión, colesterol, exceso de triglicéridos, obesidad, tabaquismo o alguna inflamación que termina ocasionando problemas de circulación.

La gravedad y las consecuencias de esta enfermedad dependerán de qué tipo de arterias se han visto afectadas. Por ejemplo, si quedan deterioradas arterias próximas al corazón, puede causar angina de pecho, ataque cardíaco o insuficiencia cardíaca. Si afecta a arterias cercanas al cerebro puede provocar accidentes cerebrovasculares y, si estas están próximas a las extremidades puede provocar gangrena.

Es evidente que la Arterioesclerosis, en los casos más graves, puede impedir a una persona a desarrollar una vida normal. Y, por esta razón, debemos de hablar de la incapacidad laboral.

incapacidad-laboral-arterioesclerosis

Incapacidad permanente por Arterioesclerosis: aspectos a tener en cuenta

¿Se puede solicitar una incapacidad laboral por esta enfermedad? Efectivamente, se puede solicitar la incapacidad permanente por Arterioesclerosis. Pero hay que tener en cuenta que existen varios tipos de incapacidad laboral, por tanto, en función de la gravedad de la Arterioesclerosis y de las limitaciones que genere, el afectado deberá solicitar un tipo u otro.

¿Qué tipos de incapacidad permanente se puede solicitar?

A continuación, te enseñamos cuáles son los tipos y grados de incapacidad permanente que se reconocen:

  • Incapacidad permanente parcial

Según queda recogido en la Seguridad Social, la incapacidad permanente parcial es aquella, que sin alcanzar el grado total, ocasiona al trabajador una disminución no inferior al 33% en su rendimiento normal para la profesión habitual, sin impedirle la realización de las tareas habituales de esta.

  • Incapacidad permanente total

Este tipo de incapacidad laboral consiste en la inhabilitación al trabajador para la realización de las tareas fundamentales o de todas las tareas de una profesión, siempre y cuando, pueda dedicarse a otra distinta.

  • Incapacidad permanente absoluta

Se trata del grado de incapacidad laboral de carácter permanente que se reconoce a todo aquel que padece una enfermedad o lesión grave, que les impide la realización de cualquier trabajo de manera rentable o eficaz para la empresa.

  • Gran Invalidez

La Gran Invalidez es la situación en la que una persona, por pérdidas anatómicas o funcionales, necesita asistencia de otra persona en su día a día, es decir, necesita ayuda para las tareas esenciales como pueden ser vestirse, desplazarse, comer, etc.

Como ya hemos anticipado, dependiendo de la gravedad de la situación, la Seguridad Social reconocerá un grado u otro de la incapacidad permanente por Arterioesclerosis al interesado.

¿Cuáles son los requisitos para solicitar la incapacidad permanente?

Si quieres solicitar la pensión de incapacidad permanente por Arterioesclerosis o por otro tipo de lesión o enfermedad, debes de tener en cuenta los siguientes requisitos:

  • Estar dado de alta en la Seguridad Social

Para solicitar una incapacidad laboral por Arterioesclerosis debes tener un contrato laboral en vigor y haber estado cotizando en la Seguridad Social. Pero también encontramos otras situaciones válidas como estar en desempleo, en situación de excedencia forzosa o estar de baja médica por enfermedad.

Asimismo, encontramos una excepción a este requisito que consiste en la posibilidad de iniciar los trámites de solicitud de la incapacidad permanente del tipo que sea, siempre y cuando, se pruebe la existencia de enfermedad común o accidente laboral y se hayan cotizado 15 años, de los cuales, 3 se tendrían que haber cotizado en los últimos 10 años.

  • No haber cumplido la edad de jubilación

El segundo requisito  que hay que tener en cuenta es haber cumplido la edad legal de jubilación, aunque en este caso también encontramos excepciones.

Así que, también se puede iniciar la solicitud pertinente si se ha detectado tarde la enfermedad, ya que esta pudo producirse mientras el interesado estaba trabajando y cotizando, pero no fue diagnosticado como es debido. O, en el caso de que se produzca una jubilación anticipada y el interesado aún no tiene la edad legal de jubilación, también puede llevar a cabo la solicitud por incapacidad permanente.

solicitar-incapacidad-laboral-arterioesclerosis

  • Tener un mínimo de años cotizados a la Seguridad Social

Para solicitar la incapacidad laboral por Arterioesclerosis, también debes de tener un mínimo de años cotizados a la Seguridad Social. Se trata del requisito más complejo, ya que tienes que tener en cuenta que el número de años cotizados varía en función de la edad del interesado.

      • Menores de 31. En este caso, tienes que tener cotizado una tercera parte del tiempo transcurrido entre los 16 y la edad que tienes en el momento del hecho causante de la incapacidad.
      • 31 años o más. Si perteneces a este otro grupo, debes de haber cotizado un número de años equivalente a la cuarta parte del tiempo que va, desde el momento en el que se cumplen 20 años, hasta la fecha del hecho causante (siendo el mínimo 5 años).

    Grupo Médico Jurídico Durango: la ayuda médico-legal que necesitas

    ¿Necesitas ayuda profesional para solicitar la incapacidad permanente por Arterioesclerosis? Si este es tu caso, no te preocupes.

    En Grupo Médico Jurídico Durango, sabemos que se trata de un proceso médico-legal complejo cuando no se cuenta con los conocimientos o ayuda necesaria. Por esta razón queremos ponernos a tu disposición y ofrecerte las mayores posibilidades de conseguir la pensión por incapacidad laboral.

    Nuestro equipo de profesionales multidisciplinar cuenta con un gran bagaje profesional en este tipo de trámites, por tanto, te ofrecemos la mayor posibilidad de conseguir la resolución que necesitas.

    Además, te ofrecemos la oportunidad de hacerte un informe de viabilidad con el que comprobaremos si puedes solicitar la incapacidad laboral, con ciertas garantías. Y si se confirma, elaboraremos el informe pericial final que presentaremos ante el organismo pertinente.

    ¿Necesitas ayuda legal especializada? En GMJD también disponemos de un excelente equipo jurídico dispuesto a trazar la estrategia que mejor defienda tus necesidades e intereses.

    Ante cualquier duda o preocupación por la solicitud de la incapacidad laboral por Arterioesclerosis, u otro tipo de enfermedad o lesión, puedes solicitar asesoramiento a nuestros expertos. O si lo prefieres, pide presupuesto directamente o ponte en contacto con nosotros aquí.

incapacidad-permanente-por-neuropatía

Incapacidad permanente por Neuropatía – todo lo que tienes que saber

incapacidad-permanente-por-neuropatíaSi estás buscando información sobre la incapacidad permanente por Neuropatía, has de saber que has llegado al lugar indicado. En este post de Durangopedia queremos ofrecerte toda la información que necesitas y todo lo que has de tener en cuenta, para solicitar una pensión por incapacidad laboral.

¿Qué es la neuropatía?

La neuropatía o neuropatía periférica, tal y como designa el propio término, supone una enfermedad del sistema nervioso periférico, es decir, que afecta a la red de nuestro organismo encargada de transmitir la información entre el sistema nervioso central (cerebro y médula espinal) y todas las partes del cuerpo.

Según el National Institutes of Health (NIH), la neuropatía periférica podría llegar a causar problemas para respirar o fallos en los órganos, por esta razón, es imprescindible que hablemos de incapacidad permanente por Neuropatía.

Esta enfermedad puede presentarse de diferentes formas y seguir diferentes patrones. De este modo, encontramos neuropatías periféricas agudas o crónicas. De hecho, el  NIH también afirma que se han llegado a encontrar hasta más de 100 tipos de neuropatía periférica con sus propios síntomas, teniendo en cuenta el daño que se produce en el nervio.

En cualquier caso, sus síntomas pueden ser, desde un entumecimiento u hormigueo, sensaciones punzantes (parestesia) y debilidad muscular. También es posible que ciertas regiones del cuerpo presenten una sensibilidad anormal, causando una experiencia muy intensa o distorsionada con respecto al tacto (alodinia).

También hay casos en los que se produce atrofia muscular, parálisis o disfunción de un órgano o glándula, como mencionábamos anteriormente. Por tanto, esta afección puede tener serias repercusiones en procesos como la digestión, sudoración, la función sexual o la micción. Y es en este tipo de casos cuando se reconoce la incapacidad laboral por neuropatía.

¿Y qué ocasiona la neuropatía periférica? Esta puede desarrollarse como consecuencia de un factor genético o, bien, la neuropatía puede ser adquirida tras padecer alguna enfermedad o traumatismo. Aunque es cierto, que en muchos de los casos resulta casi imposible identificar la causa de esta enfermedad, las cuales se definen como idiopáticas.

neuropatía-incapacidad-laboral

Las causas de una neuropatía adquirida pueden ser de los siguientes tipos:

Neuropatía por lesiones físicas o traumatismo repentino

En este caso, la enfermedad se produce porque el nervio resulta directamente dañado por:

  • Lesión o un traumatismo repentino: accidentes automovilísticos, caída, actividad deportiva o un procedimiento quirúrgico que ocasiona la rotura, aplastamiento o compresión, etc. del nervio.
  • Esfuerzo repetitivo: los nervios resultan dañados por estar comprimidos o atrapados a causa de un sobre esfuerzo constante.

Neuropatía por enfermedades o trastornos

Algunas enfermedades o trastornos y sus respectivos procesos y sintomatología pueden generar daños en el sistema nervioso de una persona.

  • En trastornos metabólicos y endocrinos
  • En enfermedades de vasos pequeños
  • En enfermedades autoinmunitarias
  • En trastornos en los riñones
  • En casos de cáncer
  • En caso de neuromas o tumores benignos por el crecimiento excesivo del tejido nervioso.
  • Por infecciones virales y bacterianas

Por exposición a las toxinas

  • Como consecuencia de toxicidad de los medicamentos.
  • Por toxinas ambientales o industriales
  • Consumo excesivo de alcohol

Neuropatía e incapacidad permanente: ¿qué hay que tener en cuenta?

Para solicitar una incapacidad permanente por neuropatía, es fundamental tener en cuenta algunos aspectos. Y, en primer lugar, tal y como hemos podido comprobar, la neuropatía es una enfermedad bastante compleja que puede dar lugar a situaciones muy dispares por los múltiples patrones que puede seguir.

Por tanto, sería conveniente contar con un informe médico completo que pueda demostrar la situación real del paciente y los problemas que genera esta enfermedad en su día a día, sobre todo, si afecta a su actividad laboral.

Asimismo, teniendo en mente todo lo anterior, es necesario conocer los distintos grados de incapacidad laboral que reconoce la Seguridad Social porque, dependiendo de la gravedad de la neuropatía, se nos concederá una de las siguientes:

Incapacidad permanente parcial por neuropatía

En este caso, se tiene que dar una disminución no inferior al 33% del rendimiento normal en la actividad laboral habitual de la persona.

Incapacidad permanente total por neuropatía

Para que se reconozca esta incapacidad laboral, el interesado ha de estar inhabilitado para la realización de las tareas fundamentales o de la totalidad de la profesión habitual, siempre y cuando, pueda dedicarse a otra actividad laboral.

Incapacidad permanente absoluta por neuropatía

En esta otra incapacidad laboral se debe dar la imposibilidad de realizar cualquier trabajo de forma rentable o eficaz para cualquier empresa.

Gran invalidez por neuropatía periférica

Se trata de la situación de incapacidad laboral más grave de todas, y para obtener su reconocimiento, el enfermo tiene que necesitar de asistencia para llevar a cabo tareas fundamentales y cotidianas, como pueden ser comer, vestirse, peinarse, etc.

¿Cuáles son los requisitos para poder iniciar la solicitud de una incapacidad laboral?

Si estás interesado en solicitar la incapacidad permanente por neuropatía, has de tener en cuenta una serie de requisitos para poder iniciar los trámites pertinentes para el reconocimiento y la obtención de la pensión correspondiente.

solicitar-incapacidad-permanente-neuropatía

Uno de estos requisitos es tener un contrato laboral en vigor y estar dado de alta en la Seguridad Social. O, al menos, estar en situación de desempleo, excedencia o de baja médica por enfermedad.

Si no cumples ninguna de las anteriores, puede darse una excepción para completar la solicitud si has llegado a cotizar a la seguridad social durante 15 años, y 3 de los cuales, los has cotizado durante los últimos 10 años.

Otro requisito consiste en no haber superado la edad de jubilación legal y, en el caso de que te hayas jubilado de forma anticipada, no hayas cumplido dicha edad.

La excepción a este segundo requisito tiene lugar cuando se diagnosticado tarde  la enfermedad y, por tanto, la persona estuvo trabajando y cotizando mientras estaba enferma o presentaba lesiones que le dificultaban su actividad laboral.

Por último, tenemos que hablar del requerimiento de unos años mínimos cotizados a la Seguridad Social. En este caso, además es necesario hacer la siguiente distinción:

  • Mayores de 31 años. El mínimo de años cotizados coincide con la tercera parte del tiempo transcurrido entre los 16 y la edad en el momento del hecho causante.
  • Menores de 31 años. El mínimo de años que hay que tener cotizados se corresponde a una cuarta parte del tiempo que va desde los 20 años, al momento del hecho causante. Siempre con un mínimo de 5 años cotizados.

En cualquiera de los casos, conseguir el reconocimiento de una incapacidad permanente por neuropatía periférica no es tarea fácil. Por esta razón, contar con ayuda especializada de profesionales del ámbito médico-legal puede ser fundamental para tu caso concreto.

En Grupo Médico Jurídico Durango llevamos más de 30 años trabajando con este tipo de procedimientos y sabiendo atender las necesidades de nuestros clientes, a través de peritaciones médicas especializadas que nos permiten poder analizar y tener en cuenta nuestra situación de partida.

Asimismo, nos destacamos por poner en marcha un estudio de viabilidad previo para comprobar si su caso puede ser reconocido con unas mínimas garantías. Y finalmente, si se confirma realizamos la peritación médica completa que se presentará ante el tribunal pertinente.

Y si también lo necesitas, ponemos a tu disposición a nuestro equipo jurídico. Este posee una dilatada experiencia por lo que trazará la estrategia que mejor se ajuste a las necesidades de tu supuesto de hecho con las máximas garantías.

Si necesitas contratar nuestros servicios para conseguir tu incapacidad permanente, por neuropatía o cualquier otra causa, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Estaremos encantados de poder ayudarte.

incapacidad-permanente-absoluta-narcolepsia

Incapacidad permanente absoluta por narcolepsia – todo lo que tienes que saber

incapacidad-permanente-absoluta-narcolepsia¿Se puede reconocer la incapacidad permanente absoluta por narcolepsia? En este post de Durangopedia respondemos a esta cuestión y te ofrecemos algunas indicaciones que has de tener en cuenta.

La narcolepsia es un trastorno de origen neurológico que puede llegar a producir problemas y dificultades en el desarrollo del día a día de aquellos que la padecen. Además, esta suele aparecer a una edad temprana y, por tanto, la actividad laboral puede verse afectada en consecuencia.

En Grupo Médico Jurídico Durango sabemos lo importante que es conseguir una incapacidad laboral ante una situación delicada de salud. Por ello, con este post queremos ayudarte y ofrecerte toda la información que necesitas al respecto.

 ¿Qué es la narcolepsia?

La narcolepsia es un trastorno del sueño causado por un problema del sistema nervioso que ocasiona somnolencia diurna, que en la mayoría de los casos, puede ir acompañada de crisis de hipotonía muscular, es decir, pérdida de tono muscular.

En general, un paciente con narcolepsia presenta problemas para conciliar el sueño, suele despertarse frecuentemente a lo largo de la noche y tener parasomnias, es decir, pesadillas, sonambulismo, hablar en sueños, etc. También puede darse de manera prematura las fases del sueño REM (movimientos oculares rápidos).

Asimismo, puede provocar alucinaciones hipnagógicas/hipnopómpicas cuando el afectado se queda dormido o al despertarse y, también, puede tener percepciones irreales, ya sean auditivas, visuales o táctiles. La parálisis del sueño también es común en este tipo de trastornos.

Según el Instituto del Sueño (ISS) la narcolepsia está presente entre 3 y 4 personas por cada 10.000 habitantes. Asimismo, dicho trastorno, suele manifestarse a una edad temprana, entre la segunda y tercera décadas de la vida.

¿A qué se debe este trastorno del sueño? Los expertos coinciden en que existe un componente genético importante en la narcolepsia y que, varios integrantes de la familia pueden verse afectados por este trastorno. De hecho, se da una incidencia de entre el 1 y 2% en familiares de primer grado.

Es cierto que la gravedad de este trastorno depende de cada caso, para ello cada paciente debe ser evaluado de forma individual, valorando cada uno de los síntomas que presenta y cómo le afectan en su día a día. Por otro lado, también es conveniente tener en cuenta la incidencia del tratamiento farmacológico y los efectos secundarios que provocan en la persona en concreto.

narcolepsia-incapacidad-permanente-absoluta

Ante esta situación sería de gran ayuda contar con un informe médico para poder demostrar en qué grado le afecta esta enfermedad, además de cómo repercute a su rendimiento en el ámbito laboral.

Y es que ante una situación grave de narcolepsia, se podría barajar la posibilidad de obtener una incapacidad permanente absoluta por narcolepsia. Pero, ¿qué se ha de tener en cuenta para el reconocimiento de una incapacidad laboral por narcolepsia? Te lo contamos todo, a continuación.

Incapacidad permanente absoluta por narcolepsia: aspectos a tener en cuenta

Si padece narcolepsia y quiere conseguir la incapacidad permanente absoluta, en primer lugar, ha de tener muy claro en qué consiste esta incapacidad laboral.

De hecho, para que la Seguridad Social reconozca una incapacidad permanente absoluta por este trastorno del sueño o cualquier otra enfermedad, se ha de dar una situación concreta. Y esta consiste en la imposibilidad de desarrollar cualquier oficio o profesión.

¿Qué quiere decir esto?  Pues que el sujeto, en cuestión, afectado por narcolepsia no puede trabajar porque la enfermedad afecta al correcto desarrollo de su actividad laboral de forma rentable para cualquier empresa.

Sin embargo, el hecho de recibir una pensión por este tipo de incapacidad laboral no significa que el sujeto afectado deba de dejar de hacer cualquier actividad o hobbies, que su situación particular si le permite realizar, ya que esto sólo repercute al ámbito laboral.

Lo más importante, en cualquier caso, es tener en cuenta los requisitos para poder iniciar los trámites de solicitud de una incapacidad laboral por enfermedad por narcolepsia.

Requisitos para solicitar una incapacidad laboral

Para conseguir la pensión por incapacidad permanente absoluta, o de otro tipo, por narcolepsia has de tener en cuenta los siguientes requisitos:

  • En situación de alta en la Seguridad Social.

Aunque estar dado de alta en la Seguridad Social supone un requisito fundamental para poder iniciar la solicitud de una incapacidad laboral, también encontramos otras situaciones válidas como el desempleo, excedencia forzosa o estar de baja médica.

También se permite completar la solicitud sin estar dado de alta, en caso de enfermedad común o accidente no laboral, si se han cotizado 15 años, de los cuales 3 se han sumado en los últimos 10 años.

  • No haber cumplido la edad de jubilación.

Otro de los requisitos para conseguir la incapacidad laboral por narcolepsia es no haber alanzado la edad de jubilación legal. Sin embargo, el igual que en el caso anterior, debemos destacar dos excepciones:

  • Si la enfermedad se ha detectado tarde y esta se produjo mientras el interesado estaba trabajado (y dado de alta).
  • Si se ha producido una jubilación anticipada y el interesado aún no ha cumplido la edad de jubilación legal.
  • Mínimo de años cotizados en la Seguridad Social.

Por último, es necesario contar con un mínimo de años cotizados en la Seguridad Social para poder acceder a la pensión pertinente. Se trata de un requisito muy importante, ya que varía en función de la edad del interesado.

En el caso de que sea menor de 31 años, se exige tener cotizado  una tercera parte del tiempo transcurrido entre los 16 y la edad que tiene en el momento en el que se produce la enfermedad o el accidente.

Si el interesado es mayor de 31 años, este debe de haber cotizado una cuarta parte del tiempo que ha transcurrido entre los 20 años hasta la fecha del hecho causante (con un mínimo de 5 años).

incapacidad-permanente-absoluta-trastorno-del-sueño

Como ya hemos mencionado anteriormente y, aunque no es obligatorio, puede ser muy conveniente contar con un informe médico completo para probar tu situación ante el tribunal pertinente.

De hecho, en Grupo Médico Jurídico Durango elaboramos primero un informe de viabilidad con el que comprobamos la situación del interesado y analizamos si puede obtener la incapacidad laboral con ciertas garantías. Y, en el caso, de confirmar que lo hará, pasamos a elaborar el informe pericial final que presentaremos ante el órgano pertinente.

GMJD: La ayuda médico-legal que necesitas

Desde GMJD nos esforzamos por atender las necesidades de nuestros clientes y ofrecerles un servicio personalizado y de la mayor calidad. Además, nuestro equipo cuenta con un gran bagaje profesional en estos procesos médico-legales.

También te ofrecemos asesoramiento y asistencia legal. Nuestro equipo de abogados puede abordar tu caso, trazando la estrategia que mejor se ajuste a tu situación y atendiendo cada una de tus necesidades e intereses.

Si necesitas asesoramiento o ayuda en los distintos trámites y procesos que rodean a la obtención de tu incapacidad permanente por narcolepsia, o cualquier otra enfermedad, no dudes en recurrir a nuestro gabinete médico-legal. Contacta con nosotros, estaremos encantados de poder ayudarte.

incapacidad-permanente-espondilitis-anquilosante

Incapacidad permanente por Espondilitis Anquilosante | Todo lo que tienes que saber

incapacidad-permanente-espondilitis-anquilosante

¿Estás interesado en solicitar una incapacidad permanente por espondilitis anquilosante? Si este es tu caso, este post de nuestro blog puede resultarte de gran utilidad.

La espondilitis anquilosante (EA) es un tipo de artritis crónica que causa inflamación en articulaciones y tejidos de la columna vertebral y otras zonas. Con tratamiento, la mayoría de las personas que padecen esta enfermedad pueden tener una vida productiva. Pero con el tiempo, en muchos casos, surgen problemas de rigidez y movilidad. En relación a la EA, pueden surgirte numerosas cuestiones. ¿Cómo de grave puede ser la espondilitis anquilosante? ¿Se puede reconocer la incapacidad permanente por espondilitis anquilosante? ¿Qué hay que tener en cuenta para solicitar una incapacidad laboral? En Grupo Médico Jurídico Durango somos expertos en este tipo de procedimientos, por ello queremos responder a todas estas preguntas para solventar tus dudas e inquietudes. A continuación, te informamos de todo lo que debes tener en cuenta para iniciar los trámites de una incapacidad laboral.

Incapacidad permanente por espondilitis anquilosante: tipos de incapacidad laboral

Antes de solicitar una incapacidad laboral, debes de tener en cuenta que existen varios grados de incapacidad permanente por enfermedad o lesiones. A continuación, te contamos cuáles son:

·  Incapacidad permanente parcial

Una incapacidad laboral en grado parcial por espondilitis anquilosante, podría reconocerse si el afectado presenta una disminución no inferior al 33% en su rendimiento normal en su actividad laboral habitual.

· Incapacidad permanente total

Si hablamos de este tipo de incapacidad permanente por EA, el afectado quedaría inhabilitado para la realización de las tareas fundamentales o de todas las tareas de su profesión habitual, siempre y cuando, pueda dedicarse a otra actividad laboral

· Incapacidad permanente absoluta

. En este otro caso, supondría que la persona padece una enfermedad o lesión grave, que le impediría la realización de cualquier trabajo de manera rentable o eficaz para la empresa.

· Gran invalidez

Finalmente, la situación de Gran Invalidez ocurre cuando se requiere de la asistencia de otra persona para hacer vida normal. Es decir, a la persona afectada le es imposible desarrollar de forma autónoma muchas de las tareas esenciales de nuestro día a día.

Si quieres obtener la pensión por una incapacidad permanente por espondilitis anquilosante, además de tener en cuenta cómo de graves son los efectos de la enfermedad, es imprescindible tener en cuenta algunos otros aspectos para iniciar los trámites de la solicitud.

Requisitos para solicitar una incapacidad laboral por espondilitis anquilosante


Antes de iniciar tu solicitud de incapacidad laboral por EA, debes tener en cuenta una serie de requisitos. ¿Y cuáles son los requisitos necesarios para dicho reconocimiento? Los requisitos son estar dado de alta en la Seguridad Social, no haber cumplido la edad de jubilación y contar con un mínimo de años cotizados en la Seguridad Social.

Sin embargo, en estos requisitos encontramos algunas situaciones excepcionales, por ello es fundamental que ahondemos un poco más en ellos:

  • Alta en la Seguridad Social.

En este caso, encontramos situaciones válidas excepcionales al estar en situación de desempleo, excedencia forzosa o estar de baja médica por enfermedad. También se podría solicitar la incapacidad permanente por EA, si se han cotizado 15 años (de los cuales 3 se tendrían que haber cotizado en los últimos 10 años).

  • No haber superado la edad de jubilación legal

También se podría iniciar los trámites de incapacidad laboral si se ha detectado tarde la espondilitis anquilosante, ya que el interesado pudo tenerla mientras estaba trabajando y dado de alta, pero no había sido diagnosticado.

Y, en el caso de que se produzca una jubilación anticipada, si todavía no se ha cumplido la edad legal de jubilación, se puede proceder a dicha solicitud.

  • Mínimo cotizado a la Seguridad Social

Por último, debemos aclarar las situaciones que podrían darse, ya que este requisito presenta diferencias en función de la edad del interesado.

  • En caso de ser menor de 31 años, el interesado debe haber cotizado una tercera parte del tiempo transcurrido entre los 16 y la edad que tiene en el momento del hecho causante.
  • Si el interesado tiene 31 años o más, los años cotizados deben ser al menos una cuarta parte desde que cumple los 20 años, hasta la fecha del hecho causante, siendo cinco años el mínimo.
solicitar-incapacidad-laboral-espondilitis-anquilosante
Como puedes comprobar, son muchos los aspectos que hay que tener en cuenta y las dificultades que puede conllevar conseguir la pensión por incapacidad permanente por espondilitis anquilosante. Sin embargo, contar con un informe médico completo puede ser de gran ayuda en estos casos. Aunque este informe médico no es obligatorio, está más que demostrado que es un elemento fundamental para facilitar este proceso médico-legal. Por esta razón, siempre es adecuado contar con el asesoramiento y la ayuda de los profesionales especializados en este ámbito.

Ayuda médico-legal profesional para incapacidad laboral

Desde Grupo Médico Jurídico Durango te ofrecemos la ayuda especializada que necesitas para este proceso médico-legal. Así que, si después de leer este post sobre la incapacidad permanente por espondilitis anquilosante, sigues teniendo dudas sobre el proceso o tu caso de hecho presenta alguna complejidad, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. En GMJD también te ofrecemos la posibilidad de hacerte un informe de viabilidad, con el que comprobaremos si puedes iniciar los trámites para conseguir la incapacidad permanente por EA, u otra enfermedad, con ciertas garantías. Y, en el caso de que lo confirmemos, realizaremos el informe pericial final que presentaremos ante el organismo pertinente. Nuestro equipo de profesionales multidisciplinar cuenta con un gran bagaje en este tipo de procedimientos, gracias a más de 30 años de experiencia, por ello siempre ofrecemos a nuestra gran cartera de clientes un servicio especializado y de calidad. Otros artículos de utilidad: Pensión por incapacidad permanente absoluta – Información médico-legal necesaria Asesoramiento y gestión pericial online personalizada online Enfermedades causantes de incapacidad permanente – lista completa y aspectos a tener en cuenta
agorafobia-incapacidad-permanente

Agorafobia e incapacidad permanente: todo lo que necesitas saber

agorafobia-incapacidad-permanenteSi sufres agorafobia has de saber que este trastorno, como cualquier otro, puede causar problemas en el desarrollo normal de tu vida cotidiana. Y por tanto, afectarte también en el ámbito laboral. Por este motivo, es imprescindible que hablemos de agorafobia e incapacidad permanente, en consecuencia.

Si estás pensando en solicitar una incapacidad laboral por este trastorno, has de tener en cuenta algunos aspectos. Por ello, en Grupo Médico Jurídico Durango queremos informarte sobre todo lo que necesitas saber sobre la incapacidad permanente por agorafobia a través de este artículo.

¿Qué es la agorafobia?

Antes de contemplar todos los aspectos que hay que tener en cuenta a la hora de solicitar la pensión por incapacidad permanente por agorafobia, vamos a ver en qué consiste exactamente para poder evaluar cómo puede afectarte.

La agorafobia es un trastorno que causa miedo y ansiedad al encontrarse en lugares abiertos o con grandes multitudes, donde puede resultar difícil escapar o disponer de ayuda.

Por tanto, los síntomas generales suele ser miedo o ansiedad desproporcionados, junto al desarrollo de conductas defensivas con la intención de evitar salir solos de casa, multitudes o acciones como esperar en una fila, temor a espacios cerrados como cines, ascensores o tiendas pequeñas.

También rechazan la idea de estar en espacios abiertos y calles muy transitadas, estacionamientos, puentes, trenes, etc. También suelen tener inconvenientes al usar el transporte público y se sienten inseguros y angustiados en el trabajo y ante otras situaciones sociales.

Así que, en general, un agorafóbico sufre ataques de pánico y ansiedad ante este tipo de situaciones, por lo que evitará a toda costa este tipo de lugares y condiciones, de hecho, es habitual que se encierren en casa y tengan miedo o se sientan indefensos al salir al exterior.

Otro de los habituales en agorafóbicos es exigir siempre que le acompañe una persona de confianza, llevar algún objeto que le consiga tranquiliza, fumar, beber, hacer la compra o cualquier otra actividad a una hora concreta o tener controlado un centro de salud o hospital cercano al que acudir.

La agorafobia suele afectar más a las mujeres que a los hombres y suele aparecer a una edad temprana, entre los 25 y los 30 años. ¿Y cuál es el causante de este trastorno? Se desconoce su causa exacta, sin embargo, los expertos apuntan a diversos factores que pueden provocar su desarrollo:

  • Temperamento natural ansioso o nervioso.
  • Estrés ambiental.
  • Experiencias de aprendizaje.
  • Presencia de trastorno de pánico u otras fobias.
  • Tener como respuesta un fuerte temor o evasión ante los ataques de pánico.
  • Vivir algún suceso estresante o situación de pánico intensa.

incapacidad-laboral-agorafobia

Para poder diagnosticar el trastorno de agorafobia, este ha de haberse manifestado durante un mínimo de de seis meses. Además, pueden ser necesarias varias consultas con especialistas en psiquiatría para poder evaluar con precisión sus síntomas, además de hacer un examen físico y otras pruebas convenientes.

Se trata de un diagnóstico difícil de realizar, de hecho, a menudo es necesario que los médicos especialistas hagan preguntas a familiares y amigos para conocer los comportamiento y obsesiones del afectado por este trastorno.

Incapacidad permanente por agorafobia

Si te han diagnosticado agorafobia y estás sopesando la posibilidad de solicitar una incapacidad laboral, has de tener en cuenta que existen distintos grados de incapacidad permanente que puedes solicitar ante la Seguridad Social:

Incapacidad permanente parcial

Si quieres solicitar la incapacidad permanente parcial por agorafobia, has de tener en cuenta que tiene que darse una disminución no inferior al 33% en el rendimiento normal de la actividad laboral habitual.

Incapacidad permanente total

En este caso, el interesado debe estar inhabilitado para la realización de las tareas fundamentales o de todas las tareas de su profesión habitual, siempre y cuando, pueda dedicarse a cualquier otra actividad laboral.

Incapacidad permanente absoluta

Esta incapacidad laboral consiste en la imposibilidad de realizar cualquier trabajo de forma rentable o eficaz para la empresa.

Gran invalidez

La situación de Gran Invalidez, sólo se reconoce en casos muy graves y en los que se requiere de asistencia para poder desarrollar actividades cotidianas, tales como comer, vestiré, darse una ducha, etc. Por esta razón, no es muy habitual que se reconozca en casos de agorafobia.

Además, como ocurre con los trastornos mentales en general, resulta imprescindible contar con un informe médico pericial en el que un especialista en psiquiatría afirme la presencia de agorafobia, así como los efectos negativos que este trastorno causa en el día a día del afectado, así como en su actividad profesional.

¿Cuáles son los requisitos para solicitar la incapacidad permanente por agorafobia?

Para solicitar una incapacidad laboral por agorafobia, de cualquier tipo o por cualquier causa, se han de cumplir una serie de requisitos. De este modo, has de tener en cuenta que:

  • Estás dado de alta en la Seguridad Social.

Para poder iniciar tu solicitud, debes tener un contrato laboral en vigor, es decir, estar dado de alta y cotizando a la Seguridad Social. Aunque también es válido estar en desempleo, en excedencia forzosa o de baja médica por enfermedad.

También encontramos una situación excepcional ante este requisito, que consiste en la posibilidad de solicitar la incapacidad laboral, en caso de enfermedad común o accidente laboral, siempre y cuando se hayan cotizado 15 años (de los cuales 3 se hayan cotizado en los últimos 10 años).

  • No has cumplido la edad de jubilación legal.

El segundo requisito es no haber superado la edad de jubilación, sin embargo, hay excepciones:

  • Si el diagnóstico del trastorno se ha producido tarde, pero esta ya era visible mientras estabas en situación de alta y cotizando.
  • Si se produce una jubilación anticipada, pero no has cumplido la edad legal de jubilación.
  • Has cotizado un mínimo de años a la Seguridad Social.

Por último, para solicitar una incapacidad permanente por agorafobia, es fundamental contar con un mínimo de años cotizados a la Seguridad Social. Pero tenemos que tener en cuenta que este periodo varía en función de la edad.

  • Si eres menor de 31. En este caso, has de tener cotizados una tercera parte del tiempo transcurrido entre los 16 años y la edad en el momento en el que se produce la agorafobia o hecho causante de la incapacidad.
  • Si eres mayor de 31. Si perteneces a este grupo, debes haber cotizado una cuarta parte del periodo que va desde los 20 años, hasta el momento en el que se produce dicho hecho causante, siempre con un mínimo de 5 años.

solicitar-incapacidad-permanente-agorafobia

Como habrás podido comprobar, conseguir la incapacidad permanente por agorafobia puede ser un procedimiento bastante complejo, no sólo por los trámites de solicitud, sino también por la propia dificultad que entraña demostrar la afección de este trastorno. Por tanto, nuestra recomendación es ponerse en manos de profesionales del ámbito médico-legal.

Grupo Médico Jurídico Durango: la ayuda especializada que necesitas

Si quieres que tu caso esté en las mejores manos y obtener la mayor posibilidad de éxito en el reconocimiento de tu incapacidad laboral por agorafobia, no dudes en confiar en nuestro gabinete médico-legal con gran bagaje profesional.

Además, nos destacamos por ofrecer la oportunidad de hacer un informe de viabilidad con el que comprobaremos si puedes solicitar la incapacidad permanente por agorafobia, o cualquier otra enfermedad, con ciertas garantías. Y, en el caso de que lo confirmemos, llevamos a cabo el informe pericial final que presentaremos ante el organismo pertinente.

En GMJD te proporcionaremos la ayuda médico-legal que necesitas. Si quieres obtener más información sobre nuestro servicio o estudiemos tu caso en particular, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

incapacidad-migrana

Incapacidad Permanente por migraña crónica: todo lo que tienes que saber

incapacidad-migrana
¿Estás interesado en solicitar la Incapacidad Permanente por migraña? ¿Qué tienes que tener en cuenta para iniciar esta solicitud? Si necesitas información sobre ello, estás en el lugar indicado. En este post de nuestro blog Durangopedia, te ofrecemos todo lo que necesitas saber sobre la incapacidad laboral por migraña crónica.

Es una realidad, que cada vez encontramos más personas que se ven afectadas por enfermedades o lesiones que les impiden hacer vida normal y, de hecho, en muchos casos se produce la incapacidad de llevar a cabo algunas tareas o actividades laborales. Por esta razón, la Seguridad Social se encarga de reconocer la incapacidad laboral en distintos grados de afección.

La migraña crónica es una complicación frecuente de la migraña y se estima que puede afectar a entre el 2 y el 3 %, de la población, es decir, en España puede haber hasta un millón de afectados por este tipo de migraña más severa.

En GMJD somos expertos en este tipo de solicitudes y trámites y, por ello, hemos querido explicarte todo lo que tienes que saber sobre esta enfermedad y los requisitos para poder iniciar tu proceso de solicitud de incapacidad permanente por migraña.

¿En qué consiste la migraña crónica?

La migraña consiste en un desorden neurológico que puede provocar intensos dolores de cabeza que pueden afectar a la parte frontal o a toda la zona del cráneo, aunque puede ir acompañada de otros síntomas. Esto hace que se trate de una enfermedad susceptible de incapacitar a las personas en su día a día.

Estas crisis o episodios pueden presentarse de forma episódica, si la persona afectada presenta dolor de cabeza desde 9 a 14 días al mes y crónica, si se prolonga la jaqueca. La migraña crónica, por su parte, consiste en la presencia de cefalea durante 15 o más días durante el mes y es la complicación más frecuente de la migraña.

Asimismo, podemos advertir que existe migraña con aura y sin aura. ¿En qué se diferencian? La migraña sin aura suele provocar un fuerte dolor que termina dificultando la vida diaria de la persona afectada. Además, cualquier esfuerzo físico puede empeorar el dolor e incluso provocar intolerancia a la luz, a los sonidos y hasta náuseas o vómitos.

Sus principales síntomas son:

  • Dolor en un lado de la cabeza (aunque en casos más graves puede darse en la totalidad del área craneal).
  • Puede aparecer dolor pulsátil.
  • Puede afectar a la zona del cuello y la mandíbula.

En el caso de la migraña con aura, debemos destacar que se caracteriza por la aparición de otros síntomas (aura), pudiendo afectar a los diferentes sentidos y/o al lenguaje. A menudo, estos síntomas pueden aparecer de forma previa a la cefalea, durante la propia crisis o tras la misma.

Como ya hemos mencionado, la migraña es una enfermedad que causa serios problemas y puede impedir llevar una vida normal, algo que se agrava cuando se desarrolla una afección más severa. Por ello, es fundamental tratar la incapacidad permanente por migraña crónica.

migraña-incapacidad

Incapacidad permanente por migraña crónica: aspectos a tener en cuenta

Es evidente que la migraña crónica puede ser motivo de incapacidad laboral, sin embargo, hay que tener en cuenta que, dependiendo de la intensidad, periodicidad y otros síntomas que pueda provocar, hablaremos de un grado u otro de gravedad. Por esta razón, te explicamos cuáles son los tipos de incapacidad permanente que puedes solicitar.

Incapacidad permanente parcial

Según queda recogido en la Seguridad Social, una incapacidad permanente parcial por migraña es aquella que, sin alcanzar el grado total, ocasiona al trabajador una disminución no inferior al 33% en su rendimiento normal para la profesión habitual, sin impedirle la realización de las tareas habituales de esta.

Incapacidad permanente total

Este otro tipo de incapacidad laboral consiste en la inhabilitación del trabajador para la realización de las tareas fundamentales o de todas las tareas de una profesión, siempre y cuando pueda dedicarse a otra actividad laboral distinta.

Incapacidad permanente absoluta

En el caso de la incapacidad permanente absoluta se reconoce a todo aquel que padece una enfermedad o lesión grave, que le impide la realización de cualquier trabajo de manera rentable o eficaz para la empresa.

Gran Invalidez

Por último encontramos la Gran Invalidez, es decir, la situación en la que una persona, por pérdidas anatómicas o funcionales, requiere de la asistencia de otra persona en su día a día, ya que no puede llevar a cabo de forma autónoma muchas tareas esenciales como pueden ser vestirse, asearse, comer, etc.

Dicho esto, pasamos a contemplar otros aspectos que hay que tener en cuenta para solicitar la incapacidad permanente por migraña crónica.

Requisitos para solicitar incapacidad laboral por migraña crónica

¿Qué debes tener en cuenta para solicitar una incapacidad laboral por migraña? Para conseguir la pensión por una incapacidad laboral, como consecuencia de la migraña crónica u otra enfermedad, debes tener en cuenta una serie de requisitos para poder iniciar la solicitud pertinente. A continuación, te contamos cuáles son:

  • Estar dado de alta en la Seguridad Social

Para solicitar una incapacidad laboral por migraña debes tener un contrato laboral en vigor y haber estado cotizando en la Seguridad Social. Pero también encontramos otras situaciones válidas excepcionales como estar en desempleo, en situación de excedencia forzosa o estar de baja médica por enfermedad.

Asimismo, encontramos una excepción a este requisito que consiste en la posibilidad de iniciar los trámites de solicitud de la incapacidad permanente del tipo que sea, en caso de enfermedad común o accidente laboral, y que se hayan cotizado 15 años, de los cuales, 3 se tendrían que haber cotizado en los últimos 10 años.

  • No haber cumplido la edad de jubilación

El segundo requisito para iniciar la solicitud de incapacidad laboral consiste en que no se haya cumplido la edad legal de jubilación, aunque en este caso también encontramos excepciones.

De este modo, también se puede llevar a cabo la solicitud si se ha detectado tarde la enfermedad, ya que esta pudo producirse mientras el interesado estaba trabajando y cotizando, pero no se le diagnosticó. Asimismo, en el caso de que se produzca una jubilación anticipada y el interesado aún no tiene la edad legal de jubilación, también se puede iniciar la solicitud por incapacidad permanente.

solicitar-incapacidad-laboral-migraña
  • Tener un mínimo de años cotizados a la Seguridad Social

Para solicitar la incapacidad permanente por padecer migraña, también debes de tener un mínimo de años cotizados a la Seguridad Social. Se trata del requisito más complejo, ya que hay que tener en cuenta que el número de años cotizados varía en función de la edad del interesado.

➞ Menores de 31. Si perteneces a este grupo tienes que tener cotizado una tercera parte del tiempo transcurrido entre los 16 y la edad que tienes en el momento del hecho causante de la incapacidad.

➞ 31 años o más. En este caso, debes de haber cotizado un número de años equivalente a la cuarta parte del tiempo que va, desde los 20 años, hasta la fecha del hecho causante (siendo el mínimo 5 años).

Es evidente, que el proceso para solicitar una incapacidad permanente por migraña conlleva cierta complejidad, por lo cual, contar con ayuda médico-legal profesional puede ser un aspecto fundamental para obtener la mayor garantía a la hora de conseguir la incapacidad laboral.

En Grupo Médico Jurídico contamos con el mejor equipo de profesionales multidisciplinar con gran experiencia en este tipo de procesos y solicitudes y, por ello, te ofrecemos la ayuda médico-legal que necesitas para conseguir la mayor garantía de éxito.

Además, te proporcionamos la oportunidad de hacerte un informe de viabilidad con el que comprobaremos si puedes solicitar la incapacidad laboral con ciertas garantías. Y si comprobamos que es viable, llevaremos a cabo el informe pericial que presentaremos ante el organismo pertinente.

Si tienes alguna duda sobre la incapacidad permanente por migraña, o cualquier otra enfermedad o lesión, puedes ponerte en contacto con nosotros aquí. Estaremos encantados de poder atenderte y ayudarte.

✍ Otros artículos de interés

➞ Asesoramiento y gestión pericial online personalizada online

➞ Enfermedades causantes de incapacidad permanente – lista completa y aspectos a tener en cuenta

➞ ¿Cuánto cuesta un informe pericial? Aspectos a tener en cuenta

incapcidad-permanente-absoluta-EPOC

Incapacidad permanente absoluta por EPOC: todo lo que tienes que saber

incapcidad-permanente-absoluta-EPOC

¿Buscas información sobre la solicitud de la incapacidad permanente absoluta por EPOC? Si este es tu caso, no te preocupes, porque has llegado al lugar adecuado. En Grupo Médico Jurídico Durango somos expertos en los procesos de solicitud de la incapacidad laboral y, por ello, en este post te contamos todo lo que tienes que saber.

La Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica o EPOC es una de las afecciones que, desde el 2010, causa más muertes a nivel mundial, después de la cardiopatía isquémica y el accidente cardiovascular. Y es que, la gravedad y las complicaciones que genera esta enfermedad son más que evidentes. Por esta razón, hemos querido tratarla en nuestro blog Durangopedia y contarte todo lo que tienes que saber para solicitar la incapacidad permanente absoluta por EPOC.  

¿Qué es la EPOC?

La EPOC es una enfermedad común, tratable y prevenible, caracterizada por la presencia de sintomatología respiratoria y obstrucción de la vía aérea por anormalidades en los alveolos y/o de la misma vía aérea por bronquitis crónica y enfermedad de las vías respiratorias finas. Lo habitual es la limitación del flujo aéreo de forma progresiva, que suele manifestarse en forma de disnea. Además, suele asociarse a una reacción inflamatoria anómala de los pulmones, causada por partículas nocivas o gases. Y, en la mayoría de los casos, esta inflamación es consecuencia del humo del tabaco. La gravedad de la EPOC se debe, fundamentalmente, a que la mayoría de los casos no se llegan a diagnosticar y, por lo tanto, no se tratan como se debería. De este modo, la enfermedad sigue evolucionando y agravándose hasta causar serios problemas de salud. De hecho, en muchos casos esta enfermedad llega a impedir al afectado a llevar a cabo algunas actividades que requieren de un mayor esfuerzo y, en los casos más graves, incluso a impedir su actividad normal. Por todo ello, es fundamental que hablemos de la incapacidad permanente absoluta por EPOC. A continuación, te contamos cómo solicitar la correspondiente pensión por esta incapacidad laboral.
afectada-EPOC-incapacidad-laboral

Incapacidad permanente absoluta por EPOC: aspectos a tener en cuenta


Antes de contarte cómo solicitar la incapacidad laboral por EPOC, vamos a centrarnos en el concepto de incapacidad permanente absoluta.

¿En qué consiste esta incapacidad? La incapacidad permanente absoluta por EPOC, o por cualquier otra enfermedad, supone la imposibilidad para desarrollar cualquier oficio o profesión, es decir, el sujeto no puede trabajar.

Y respecto a esto, debemos aclarar que, aunque una persona reciba la pensión por incapacidad permanente absoluta por EPOC, puede hacer vida normal (en la medida de lo posible). Este tipo de incapacidad laboral impide la actividad laboral, pero no quiere decir que no puedas hacer absolutamente nada.

Un afectado por EPOC con pensión por incapacidad permanente absoluta puede continuar con su vida normal y hacer diferentes actividades. Lo único que se le impide es trabajar, ya que se ha determinado que no puede desarrollar una actividad laboral de manera rentable o eficaz en ninguna empresa.

Los casos de incapacidad permanente absoluta son más frecuentes de lo que podemos pensar, por este motivo, vamos a ver qué aspectos hay que tener en cuenta para solicitar esta incapacidad laboral.

¿Cómo solicitar la incapacidad permanente por EPOC?


Si quieres solicitar la incapacidad permanente absoluta como consecuencia de la EPOC, debes tener en cuenta una serie de requisitos:
  • Estar dado de alta en la Seguridad Social
Para solicitar una incapacidad laboral es necesario tener un contrato laboral en vigor y haber estado cotizando en la Seguridad Social. Pero también encontramos algunas otras situaciones válidas excepcionales como estar en desempleo, en situación de excedencia forzosa o estar de baja médica por enfermedad. También encontramos una excepción a este requisito que consiste en la posibilidad de iniciar el proceso de solicitud de la incapacidad permanente del tipo que sea, siempre y cuando, se pruebe la existencia de enfermedad común o accidente laboral y se hayan cotizado 15 años, de los cuales, 3 se hubieran cotizado en los últimos 10 años.
  • No haber cumplido la edad de jubilación
El segundo requisito a tener en cuenta es que para llevar a cabo la solicitud no se puede haber cumplido la edad legal de jubilación, aunque en este caso también encontramos algunas excepciones. De este modo, también se puede iniciar la solicitud si se ha detectado tarde la enfermedad, ya que  esta pudo producirse mientras el interesado estaba trabajando, pero no fue diagnosticado como es debido. O, en el caso de que se produzca una jubilación anticipada y el interesado aún no tenga la edad legal de jubilación.
  • Tener un mínimo de años cotizados a la Seguridad Social
Si quieres solicitar la incapacidad laboral por EPOC, también debes contar con un mínimo de años cotizados a la Seguridad Social. Se trata del requisito más complejo, ya que el número de años cotizados varía en función de la edad del interesado.
  • Menores de 31. Si perteneces a este grupo, tienes que tener cotizado una tercera parte del tiempo transcurrido entre los 16 y la edad que tienes en el momento del hecho causante de la incapacidad.
  • 31 años o más. Pero si perteneces a este grupo, debes de haber cotizado un número de años equivalente a la cuarta parte del tiempo que va, desde los 20 años, hasta la fecha del hecho causante (siendo el mínimo de 5 años).
solicitar-incapcidad-permanente-absoluta-epoc

Aunque son muchos los aspectos a tener en cuenta y los requisitos que cumplir, está más que demostrado que contar con un informe médico completo para probar tu situación es fundamental. Este informe médico no es obligatorio, pero la jurisprudencia de nuestro país nos muestra a diario que este es un elemento clave para facilitar este proceso médico-legal.

Así que, si quieres conseguir con la mayor garantía la incapacidad permanente absoluta por EPOC o  por cualquier otra enfermedad, es muy importante contar con la ayuda de profesionales en el ámbito médico-legal.

La importancia de contar con ayuda especializada – GMJD

En Grupo Médico Jurídico Durango te ofrecemos la ayuda médico-legal especializada que necesitas para solicitar la pensión por incapacidad permanente que se corresponda. Nuestro equipo multidisciplinar de profesionales cuenta con un gran bagaje profesional, gracias a nuestros más de 30 años de experiencia en este tipo de procedimientos.

Te ofrecemos la posibilidad de hacerte un informe de viabilidad con el que comprobaremos si puedes solicitar la incapacidad laboral, con ciertas garantías. Y sólo si este nos lo confirma, nos podremos a trabajar para elaborar el informe pericial que presentaremos ante el órgano pertinente.

¿Y si necesitas ayuda legal especializada? No te preocupes, en GMJD ponemos a tu disposición el mejor equipo de abogados, dispuesto a trazar la estrategia que mejor se ajuste a tus necesidades e intereses.

Además, con nuestra metodología de vanguardia te garantizamos la mayor posibilidad de eficacia. De hecho, así lo corroboran nuestros casos de éxito, los cuales no hacen más que probar de manera práctica el buen hacer de nuestra corporación.

Y si necesitas más información sobre la incapacidad permanente absoluta por EPOC, no dudes en solicitar asesoramiento. En GMJD, estaremos encantados de poder ayudarte. Solicita ya presupuesto o ponte en contacto con nosotros aquí.

 


1 2 3 44
Call Now Button