Negligencia _ Diferencia Civil y Penal

Diferencias entre un procedimiento penal y uno civil a la hora de recurrir una negligencia

Negligencia médica, procedimiento penal o civilNegligencia médica, ¿procedimiento penal o civil?

En nuestro país se desconoce con exactitud el número de negligencias médicas que se cometen, pues solo podemos cuantificar cuando se producen denuncias ante las autoridades.  En caso de que creas que eres víctima de una negligencia vamos a comentarte dos procedimientos que se suelen utilizar con frecuencia, el penal y el civil.

Definición de Negligencia Médica

Se produce cuando el tratamiento no es el adecuado y se provocan lesiones al paciente. Igualmente sucede cuando no se actúa o cuando se hace pero no se informa pertinentemente. Este tipo de lesiones pueden ser de carácter físico o psicológico y a nivel de responsabilidad, todo profesional sanitario puede ser el culpable si se demuestra.

Entre la casuística más habitual son más comunes las siguientes situaciones:

  • Diagnósticos erróneos
  • Altas prematuras o prolongadas estancias
  • Olvidos de material quirúrgico
  • Protección insuficiente en tratamientos agresivos

¿Qué hago en caso de una posible negligencia?

Comenzaremos por algo fundamental. Recopila toda la información médica que tengas y si te falta algún documento puedes solicitarlo en el centro médico. Igualmente será altamente positivo si tienes el testimonio de otros testigos o enfermos que hayan visto los hechos. Los compañeros de habitación en los centros hospitalarios, en muchos casos, pueden serlo.

En caso de tener claro que has sido víctima de este tipo de negligencia, lo mejor es contactar con un abogado que esté especializado en estos temas. Este profesional será el encargado de dejar claro si existe una negligencia médica y, en caso de que se haya producido, la forma en la que se puede reclamar.

Existen en nuestro marco jurídico 3 formas para presentar la reclamación por causa de negligencia médica: penal, civil y contencioso-administrativa.

Vamos a hablar de las dos primeras, entrando en profundidad en cada una y dejando claras las ventajas e inconvenientes.

Vía Penal

Empieza denunciando al facultativo que tenga la responsabilidad o al centro sanitario. En esta denuncia debe aportarse toda la documentación de carácter médico con la que contemos, donde debe estar presente el parte médico antes de realizarse la operación y el estado actual en el que te encuentres.

El juzgado, ante tu denuncia, abre un expediente, donde cita a la persona lesionada para que sea visitada por el médico forense, que hará el preceptivo informe donde dejará claro la lesión de que se trata, días necesarios para recuperarse y secuelas.

Si el error médico que se produjo tiene como resultado el fallecimiento del paciente, los familiares más próximos pueden solicitar una autopsia mediante un médico, la cuál dirá la causa de la muerte y harán que podamos abrir un camino hacia la reclamación del causante de dicha negligencia médica.

En el caso de que el forense confirme la veracidad de nuestra denuncia y que sí se haya producido error médico, habrá juicio contra el responsable o responsables. En este juicio, además de la condena penal, puede haber indemnización para paliar las lesiones producidas. Las lesiones en cuestión las reflejará el médico forense y el abogado que tengamos será el que nos deje claro qué cantidad es la que puede exigirse.

¿Debemos elegir la vía penal?

Suele ser la que usará tu abogado cuando el error haya causado lesiones de gravedad o un fallecimiento. Suele ser económica y no se demora en demasía. Cuando se opta por ella buscamos pena de prisión o inhabilitación al profesional, además de poder conseguir una indemnización.

El tiempo para hacer la denuncia es de 3 años si es un delito y en el caso de que sea una falta de seis meses.

Lo bueno de la vía penal es que, aunque el acusado sea absuelto, es bastante poco común que el juez ordene que pagues los gastos del juicio. Otro punto a su favor es que el médico forense del juzgado se encarga de comprobar la documentación y de revisar el caso.

Se suele decir que existe un gran sentimiento de corporativismo en el sector médico y los jueces no suelen optar en demasiadas ocasiones por una condena de carácter penal a un médico.

Vía Civil

Lo normal es recurrir a ella en casos más leves, siendo la más cara, pero la que más eficacia suele tener. Está indicada para cuando los resultados del tratamiento médico no han sido los que se esperaban o cuando las lesiones que se han producido no han sido tan importantes como para optar por la vía penal o no se quiere condenar al profesional de la salud.

¿Debemos elegir la vía civil?

Hay que tener claro que es un procedimiento en que lo que se busca fundamentalmente es la compensación económica del paciente mediante la demanda que se interpone al profesional de la salud o el centro hospitalario.

Estamos ante una vía que, como dato positivo, se usa bastante en la sanidad privada y tiene un gran número de sentencias favorables al paciente. El procedimiento exige mayor esfuerzo económico que el penal, pues es necesaria una provisión de fondos para los necesarios abogados y procuradores. A esto hay que sumar la contratación de un perito médico particular para realizar el informe y que declarará en el juicio.

Todo esto no es garantía de que vayamos a salir victoriosos del juicio, por lo que, si se da el caso de que no se gana, podemos tener que pagar además los gastos judiciales del contrario.

Como ves, hay que tener especial cuidado a la hora de optar por una vía o por otra, especialmente por el caso de la segunda, pues de no estar muy convencidos, puede ser doblemente doloroso el resultado, tanto en lo moral como en lo económico.

En Grupo Médico Jurídico Durango contamos con los abogados y peritos médicos experimentados para éstos casos. Rellene el formulario de contacto o llámenos al teléfono 913076219Nuestros peritos médicos estudiarán la viabilidad de su caso con la mayor confidencialidad.