Demostrar Mala Praxis

Dificultades para Demostrar la Mala Praxis Médica

Demostrar la Mala PraxisEn ocasiones suele hablarse de lo complicado que es demostrar la mala praxis médica. No siempre es fácil llegar a establecer que un médico es culpable, máxime cuando se tiene que probar en muchos de los casos, usando sus propios informes.

Tenemos que tener en cuenta que cuando abordamos este tema, que lógicamente, un médico nunca va a reflejar en un informe lo negligente de su actuación. Tampoco va a decir que tendría que haber extremado en gran medida el cuidado para haber atendido al paciente con una garantía mayor.

A pesar de lo problemático del tema, son los propios informes y las pruebas que realizaron o que tuvo a bien solicitar el profesional médico, la vía por la que tiene que proceder a investigar sobre si actuó de forma negligente.

Otro punto importante que no debemos dejar pasar, es el de solicitar un historial médico completo a fin de ver qué es lo que realmente ocurrió para que todo terminara con un resultado tan negativo para el paciente.

Las dificultades probatorias cuando hay una mala praxis médica no terminan aquí. En cuanto obtengas el historial médico, debes encontrar a otro profesional de la medicina, un perito médico, que va a ser el encargado de valorar la negligencia y catalogarla.

Todo esto si el perito lo confirma, constituye una mala praxis que es motivo de indemnización. Para que quede constancia, se realiza un completo informe en el que se dictaminarán los motivos de la negligencia en cuestión.

Este informe es con el que ya puede ponerse en marcha de forma oficial la reclamación en cuestión. Lo mejor es no iniciar nunca una reclamación de tipo administrativo cuando no contamos con el debido informe pericial. Si hay reclamaciones judiciales y no se acompaña con el informe del perito, es una reclamación “suicida”, pues estáis condenados a perderla.

El perito médico, un aliado

Este profesional y especialmente su dictamen es el punto más fuerte sobre el que nos apoyaremos cara a demostrar que el médico no ha actuado como debería. Una vez estemos en la sede judicial, comienza la fase decisiva.

En este momento, el médico demandado, o las compañías u hospitales fruto de la reclamación, van a aportar igualmente los propios informes médicos periciales, que siempre serán contrarios al informe pericial que aporta el enfermo perjudicado.

Como puede verse, al final ni el mundo de la salud se libra de los grandes intereses. En este caso, no es raro pensar que los peritos que corresponden a las compañías de seguros terminan siendo trabajadores a sueldo de empresas con un objetivo, dejar al enfermo en muchos casos, sin la merecida indemnización por una mala praxis médica.

Afortunadamente no todos los casos terminan mal y también es cierto que, incluso hay veces en las que las compañías terminan indemnizando para evitar así un juicio en el que tienen mucho que perder, pero si que hay otros casos, donde van a luchar esforzándose para despistar al Juez de la causa y dejarle ver que no hay motivo para la indemnización, aunque el caso sea de imprudencia médica clara.

Esperamos que después de este artículo te hayan quedado más claros los pasos a seguir si quieres demostrar una mala praxis médica. Como ves, el papel del perito médico es clave, tanto o más que el propio hecho.

Por lo general, si el caso es evidente, tendrás todas las de ganar, pero ya sabemos que la parte contraria está al acecho para evitar tener que hacer frente a la indemnización, por lo que cualquier error querrá ser aprovechado por ellos. Sin más, te deseamos la mejor de las suertes si estás en la situación de tener que demostrar una mala praxis médica.

Nuestros expertos pueden ayudarte para demostrar, si es el caso, la mala praxis que realizaron. Escríbenos en el formulario de contacto o llámanos al 913076219 para informarte y saber si tu caso es viable o no.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tú dirección email no será publicada. Los campos necesarios están marcados *