Trabajar después de una Incapacidad

¿Qué hacer cuando queremos trabajar después de una Incapacidad?

Trabajar después de una IncapacidadSi queremos trabajar después de una incapacidad, vamos a ver las posibilidades con las que contamos. Lo primero que debemos saber es, ¿qué es la incapacidad permanente?

 

Definición de Incapacidad Permanente

Se produce cuando un profesional después de estar sometido a un tratamiento médico cuenta con disminución en cuanto a sus posibilidades físicas y funcionales, las cuáles pueden disminuir o anular la capacidad laboral con la que contaba.

Las diferentes incapacidades permanentes

Estás divididas en varios grados que corresponden al porcentaje de reducción en la capacidad de trabajo para la profesión habitual que padezca el trabajador en cuestión. En la incapacidad permanente existe la parcial, total, absoluta y gran invalidez.

Incapacidad permanente total y absoluta

Lo que ocurre en el caso de la incapacidad permanente total para la profesión habitual es que deja inhabilitado al trabajador para poder ejercer las tareas de esta profesión en concreto, pero si que puede trabajar en otra ocupación diferente.

Existe aquí un grado que podríamos denominar agravado, que es cuando el beneficiario de esta incapacidad tenga una edad mayor de 55 años, lo que hace presumir que por sus circunstancias personales, profesionales o sociolaborales tenga bastante complicada su reinserción laboral en una nueva profesión.

En el caso de la incapacidad permanente absoluta para todo trabajo, lo que ocurre es que inhabilita totalmente al trabajador para poder trabajar en otra profesión u oficio.

Las dos situaciones podemos calificarlas como de gran invalidez, en el momento en que, sumado a la propia pérdida de capacidad, necesiten la ayuda de otra persona para actos básicos de la vida diaria.

Incapacidad permanente total y la vuelta al trabajo

Este tipo de incapacidad es concedida cuando el trabajador, bien por lesionarse o una enfermedad, ya no puede ejercer las funciones que antes realizaba en su labor profesional.

Con esta incapacidad permanente total, la Seguridad Social lo que hace es pagar una pensión a la persona que será del 55 % de su base reguladora, pudiendo llegar a un porcentaje del 75 %.

A la hora de la verdad, lo cierto es que esta pensión no suele ser suficiente para cubrir los gastos diarios, lo que sea necesario buscarse un nuevo empleo. La pregunta que muchos se hacen es si el trabajador deberá renunciar a su incapacidad permanente y a la pensión o si va a poder empezar un nuevo empleo en otra empresa y sumar al salario que perciba la pensión de incapacidad.

Debemos tener bien claro que cuando nos conceden una incapacidad permanente total, se inhabilita al trabajador para realizar las funciones principales de la que era hasta entonces su profesión, pero no de otra. Esto hace que siempre que encuentres un trabajo compatible con las lesiones vas a poder trabajar, haciendo compatible la pensión con el salario en cuestión.

¿Qué ocurre si encuentro otro trabajo?

En la Ley General de la Seguridad Social, concretamente en el artículo 198 queda bien claro que la pensión vitalicia, si estamos ante una incapacidad permanente total, es compatible con el sueldo que perciba el trabajador en la misma o distinta empresa, teniendo en cuenta que las labores no sean las mismas que provocaron la incapacidad permanente total.

Esto hace que incluso, por ejemplo, un carpintero que sufra de incapacidad permanente va a poder trabajar de administrativo en la misma  empresa o en otro lugar de trabajo si tiene la formación necesaria.

¿Qué pasos hay que dar si se quiere hacer compatible el salario del nuevo empleo y la pensión?

Si te encuentras con posibilidades de tener un empleo nuevo, el trabajador deberá comunicar al INSS (Instituto Nacional de la Seguridad Social), previamente a empezar su nuevo trabajo, que va a tener una nueva ocupación profesional.

Es posible también no solo comunicar el nuevo trabajo, sino también solicitar una autorización para trabajar en el mismo. Si optamos por esta vía, hay que aportar un certificado que realizará la empresa nueva donde se dejen claras las tareas a realizar para que así el INSS pueda certificar si el nuevo puesto laboral tiene la compatibilidad deseada con la pensión.

La autorización previa tiene carácter obligatorio en caso de que la incapacidad permanente se derive de una enfermedad de carácter profesional.

¿Y si no lo comunico previamente?

En caso de que el trabajador empiece a trabajar en su nuevo empleo sin haber realizado la pertinente comunicación previa, es posible que se considere una enfermedad leve y que pueda ser sancionado con la pérdida de la prestación por un mes.

Cuando la Seguridad Social considere que el nuevo trabajo no sea compatible con la incapacidad permanente total, tiene dos vías:

      ☛ Advertencia al trabajador de que, de no abandonar el trabajo, se procederá a darle de baja de la pensión por incapacidad permanente.
      ☛ Darle de baja directamente en la pensión por incapacidad permanente.

Por lo general el Instituto Nacional de la Seguridad Social suele advertir al trabajador que antes de darle de baja definitiva, pero en otros casos se hace de forma directa. Aquí lo que debe hacer el trabajador, de no estar de acuerdo, es recurrir la decisión en el ámbito administrativo o ir a los tribunales para que pueda recuperar dicha pensión de incapacidad permanente.

La baja que realiza el INSS es definitiva, por lo que, si se quiere conseguir de nuevo, debe comenzarse el procedimiento de solicitud de concesión de incapacidad permanente desde el principio.

Por lo tanto, para evitarse sustos o tener que comenzar nuevamente la solicitud, lo mejor es realizar una solicitud previa y conseguir la autorización por parte del INSS para que puedan compatibilizarse la pensión y el salario a percibir en el nuevo trabajo.

En Grupo Médico Jurídico Durango encontrará un equipo preocupado por que consiga su incapacidad, para eso, contamos con especialistas que lo guiarán y le podrán aconsejar los pasos que debe seguir. Consúltenos a través del formulario de contacto o llámenos al teléfono 913076219.

Publicaciones relacionadas

4 thoughts on “¿Qué hacer cuando queremos trabajar después de una Incapacidad?

  1. Hola Buenas tardes quería información de si por una discapacidad del 33% tengo derecho ha una pensión o ayuda de algún tipo.

    1. Buenos días Verónica,
      Con una discapacidad del 33% ya tiene derecho a una serie de ayudas, fundamentalmente relacionadas con exenciones en determinados impuestos, rebaja del IRPF, ayudas a la vivienda, etc. En relación a algún tipo de pensión, ésta tan solo se puede solicitar a partir de un grado de discapacidad del 65%. Dado que los beneficios pueden variar de una comunidad a otra, le recomendamos que acuda a un Centro Base u Oficina de Asuntos Sociales de su comunidad donde le podrán dar la información exacta.
      Un saludo,
      Grupo Médico Jurídico Durango

  2. Hola, estoy realizando el proceso para conseguir una incapacidad permanente, ya que tengo una discapacidad del 69% y actualmente no estoy estable con mi enfermedad. Quería saber si en el caso que me den la pensión, pasados unos años podría volver a ejercer en la misma profesión que estaba cuando cogí la baja pasando alguna revisión donde se vea que he mejorado clínicamente. En el caso de mejorar renunciaría a mi incapacidad y a cobrar la pensión, ya que espero poder incorporarme nuevamente en unos años. Gracias

    1. Hola Sonia,
      En el caso de que le concedan la incapacidad, si usted considera que ha habido una mejoría de su estado, podrá solicitar su revisión dentro de los plazos establecidos. Tendrá que recopilar y presentar los informes médicos que demuestren dicha mejoría y que usted se encuentra en disposición de volver a trabajar en su profesión habitual. Todo ello será valorado por el Tribunal que determinará si mantiene o revoca la incapacidad concedida.
      Un saludo,
      Grupo Médico Jurídico Durango

Comments are closed.