Consentimiento Informado y Negligencias Médicas
Consentimiento Informado y Negligencias MédicasConsentimiento informado en las operaciones médicas y su relación con las negligencias médicas

En esta ocasión hablaremos del consentimiento informado en las operaciones médicas, su tratamiento y la relación que tiene todo esto con las negligencias en el sector de la salud.

¿Qué es el consentimiento informado?

Cuando una operación médica o un tratamiento pueda entablar riesgos de gravedad, es muy probable que se pida una autorización por escrito del plan médico. Todo ello forma parte del consentimiento informado, que es una manera de reconocer el derecho que tiene el paciente de ser informado sobre la cirugía o procedimiento antes de que tome la decisión de si debe de aceptarlo.

¿Qué pasos existen en el consentimiento informado?

Este procedimiento tiene una serie de pasos que hay que dar, por lo general. Vamos a verlos:

☛ Recibes la información sobre el riesgo y beneficios del tratamiento, incluida la valoración en caso de que no quiera recibirlo.

☛ Puedes hacer las preguntas y obtener las respuestas hasta que no quede duda alguna sobre el tema.

☛ Suele darse tiempo, en caso de que sea necesario, para pensarlo con la familia o personas de confianza.

☛ La información que te dan permite que puedas tomar una decisión en base a lo que sea mejor para tu interés.

Cuando estos pasos se han tomado y la decisión es de seguir con el procedimiento, se pide al paciente que firme un documento llamado “formato de consentimiento”. Una vez firmado, es un documento legal que hace posible que el doctor pueda seguir con el plan establecido.

Lo normal es que el formato del consentimiento sea bastante genérico, diciendo que has sido informado sobre los riesgos y demás opciones. En ocasiones es bastante detallado, describiendo la totalidad de los riesgos.

El consentimiento informado desde el punto de vista médico

Debemos saber que, tanto el médico como resto de su personal, tienen que tomar las medidas necesarias para tener la seguridad de que el paciente entiende todos los beneficios, riesgos y alternativas del tratamiento.

En ocasiones, podemos ver que hasta un análisis de sangre puede necesitar de un consentimiento por escrito del paciente. El equipo médico no puede empezar el tratamiento hasta que no se le proporcione dicho consentimiento informado cuando cuenten con las facultades mentales como para hacerlo.

 

Consentimiento Informado y las Negligencias Médicas

Una vez que ya sabemos qué es el consentimiento informado, ahora vamos a saber a qué llamamos negligencia médica.

¿Qué es una negligencia médica?

Esta se produce en el momento en que un profesional de la salud realiza su trabajo fuera de los estándares médicos que debe llevar, pudiendo ser, tanto por acción como por omisión. Todo ello causa, en muchas ocasiones, un importante daño físico y moral al paciente.

Algunos de los más comunes suelen tener como resultado retrasos en el diagnóstico o intervenciones quirúrgicas con resultados lesivos para el paciente. No podemos olvidarnos tampoco de prescripciones inadecuadas de medicación o transmisiones de enfermedades por transfusiones de sangre, entre otras muchas causas que pueden darse.

El consentimiento informado del que hablábamos antes es un derecho que tiene el paciente y también forma parte del deber jurídico del médico y su personal sanitario. En caso de que el médico no cumpla con el deber de información y se acredite su falta, debes conocer que esto es una responsabilidad médica, siendo el facultativo el que tiene que asumir los riesgos de la actuación que realice.

¿Mejor el consentimiento verbal o por escrito?

El consentimiento en muchos casos del paciente se presta de forma verbal, pero en muchos otros, como son las intervenciones quirúrgicas o demás diagnósticos o tratamientos que puedan suponer riesgos, la ley demanda que el consentimiento se preste por escrito. Hay que conocer que éste podrá ser revocado libremente y en cualquier momento de idéntica manera.

Algo que debemos aconsejar es que guardes siempre la documentación médica sobre la intervención que se realice, pues tiene un gran valor si se produce una reclamación por negligencia posteriormente.

Por todo esto, lo mejor es pedir siempre una copia de todos los documentos médicos, aunque pensemos que no sea algo importante. Terminamos diciendo que, en caso de que se produzcan lesiones físicas, lo mejor es que se haga un seguimiento por medio de fotos de la evolución de la propia lesión que se produzca. Si llegas a necesitar ayuda profesional cuentas con el personal cualificado de Grupo Médico Jurídico Durango para ayudarte. Puedes contactarnos a través del teléfono 913076219 o del formulario de contacto.

 

Publicaciones relacionadas