Autodespido

AutodespidoEn los últimos tiempos cada vez se oye hablar más de la figura del autodespido. Debemos saber que suele llamarse también despido de tipo indirecto, el cuál sucede cuando el empleador incurre en el no cumplimiento de las obligaciones que firmó en el contrato laboral con el empleado.

En este caso, el trabajador puede terminar con su relación laboral, pudiendo exigir a su empresa el pago de las indemnizaciones que se establezcan legalmente. Algo que conviene aclarar es que el despido no significa lo mismo que la renuncia, pese a que los dos casos tengan en común que el trabajador deja de trabajar.

¿Qué requisitos son necesarios para un autodespido?

Para que se produzca es necesario que el contrato esté vigente pues, de lo contrario, no podremos acogernos a él. Como es lógico hay que tener voluntad de querer terminar con el contrato que se tiene con la empresa.

El autodespido responde a los requisitos formales, por lo que el trabajador tiene que avisar por escrito al empresario, con entrega personal o por carta certificada que deberá ser enviada al domicilio del empresario. La carta tiene que ser detallada, exponiendo la totalidad de motivos que se aluden por el trabajador para desear dar término al vínculo profesional y la serie de hechos en los que se basa para tomar una decisión de este calibre.

Algo que no hay que olvidar es el envío de la copia pertinente a la Inspección de Trabajo que corresponda al trabajador. Esto se debe hacer en solo tres días hábiles desde que se haya producido. Por último, en sesenta días hábiles desde la finalización del contrato, debe presentarse la demanda ante el juzgado correspondiente para que se pague lo que sea debido.

¿Qué ocurre cuando no se acredita la causa para el autodespido?

Existen ocasiones en las cuáles las causas a las que alude el trabajador no valen como para ser tenidas en cuenta como motivos válidos para aceptar dicho autodespido. En estos casos, el resultado termina siendo la renuncia del trabajador y el fin del contrato.

¿Cuáles son los motivos para el autodespido?

En no pocas ocasiones, el trabajador es quien se induce a autodespedirse. El Estatuto de los Trabajadores deja claro que él tiene el derecho a poder despedirse y a tener indemnización por ello. Estamos no solo ante el autodespido, también ante el llamado despido indirecto.

En otros casos, el empleador termina cayendo en causales que significan el término del contrato. Aquí el Estatuto de los Trabajadores es el que da al trabajador la facultad para despedirse a él mismo, con derecho a la indemnización que sea necesaria.

Causas de autodespido

Vamos a enumerar las principales que suelen verse de manera más habitual.

  • Acoso en el trabajo: una situación desagradable en la que, que como es lógico, es entendible no querer seguir con el trabajo.
  • Acoso sexual: otra causa que también es lógica causa para querer dejar de trabajar.
  • Insultos a la propia persona del trabajador: la falta de respeto no se puede consentir.
  • Actuaciones que vayan en contra del trabajador cuando haga su labor.

 

¿Cómo se procede a la hora del autodespido?

Aunque no es algo que se produzca todos los días, no es algo exageradamente inusual. Los contratos en el plano laboral, como los de cualquier otra índole, pueden terminar antes de la fecha en que estaba planeada, lo que puede ocurrir, tanto si las partes están de acuerdo como si lo ha decidido una de las partes sin que sea necesario un motivo.

Hay que diferenciar si, cuando se da por finalizado, la decisión la toma el empleador, en cuyo caso se llamará despido. Si lo hace el propio trabajador, termina siendo una renuncia.

Concretando en la figura del autodespido, este es un caso diferente donde el trabajador termina por despedirse a él mismo. Si se quiere que este tipo de despido tenga los efectos previstos legalmente, deberá ser por motivos de gravedad, hasta el punto de que el trabajador desee dejar el trabajo en su empresa.

Esto hace que al trabajador no le valga contar con motivos que resulten ser poco firmes o por capricho. Por lo tanto, debe tenerse claro que, si el trabajador opta por autodespedirse, los motivos deben ser verificados.

Si los motivos que expone no tienen suficiente consistencia, no se le pagará la indemnización correspondiente. Si fuera tan sencillo, la gente se autodespediría mucho más frecuentemente y esto está lejos de ser lo que se busca con la figura del autodespido.

En el otro sentido, si las razones expuestas son verdaderas y comprobables, el empleador será forzado por la ley a tener que pagar la correspondiente indemnización que fijen las leyes.

En Grupo Médico Jurídico Durango, contamos con un grupo de abogados especialistas que le ayudarán con su caso, en cuaquier parte de España. Puede ponerse en contacto con nosotros al teléfono  913076219 , o rellenar el formulario de contacto.