asma

paciente de asma

Para algunas enfermedades el invierno no es su mejor aliado. Sobre todo, las que vienen relacionadas con el aparato respiratorio y que tienden a agravarse  con las bajas temperaturas.

El asma es una de las más conocidas, y que consiste en la hinchazón de las vías respiratorias, las cuales se estrechan provocando una especie de silbidos debido a la disminución de aire que llega hasta los pulmones.

También conocida en Latinoamérica como “apretado”, es una enfermedad crónica, es decir, aquellas que suelen tardar mucho tiempo ante de su curación definitiva.

Esta patología afecta a más de 300 millones de personas en el mundo, y solo en Estados Unidos hay 25 millones de personas que son asmáticos contrastados.

No existe una causa conocida para la aparición del asma, pero se asocia comúnmente a factores genéticos y ambientales. A menudo un padre que padezca de asma tiene muchas probabilidades de tener un hijo que la posea.

Los síntomas del asma varían según los casos, pero por lo general aparecen los siguientes:

  • Tos: que empeoran por las noches y madrugadas.
  • Silbidos: se producen al respirar
  • Dificultad para respirar: a los pacientes de con asma le cuesta respirar y se les hace difícil llevar el aire a los pulmones.
  • Presión: sentir que se le aprieta el pecho, como si alguien estuviera empujando hacia dentro.

Pero no todo el que padece estos síntomas puede considerarse como paciente de asma, pues muchas enfermedades respiratorias comparten algunas peculiaridades que pueden llegar a confundir.

Para tener seguridad en el diagnóstico de los asmáticos, los médicos suelen realizar la espirometría, mejor conocida como prueba de función pulmonar, que trata de recopilar los antecedentes del enfermo y su evolución.

El asma está incluida en el listado de enfermedades profesionales, existiendo un nexo causal entre la enfermedad y la profesión que se desempeña. Los trabajadores cuyas actividades requieren un contacto con sustancias nocivas para la salud frecuentemente son susceptible de solicitar una incapacidad laboral.

Conseguir una la incapacidad por ataque de asma resulta muy difícil, ya que la patología puede tratarse de manera eficaz con medicamentos, por lo que un gran número de solicitudes no pasan de la primera fase.

Sin embargo, cuando estos ataques se producen de manera intensa pueden provocar  detención o insuficiencia respiratoria, que evaluada con la frecuencia e intensidad son suficientemente graves como para imposibilitar la actividad laboral.

En Grupo Médico Jurídico Durango ponemos a su disposición un equipo multidisciplinar experimentado en los expedientes de incapacidades y discapacidades por diferentes patologías. Llámenos al teléfono 913076219, o rellene el formulario de contacto.
Nuestros médicos peritos estudiarán la viabilidad de su caso a fin solicitar con éxito el proceso ante el Instituto Nacional de la Seguridad Social.

Póngase en contacto con nosotros, trabajamos en toda España, estaremos encantados de ayudarle.

 

Publicaciones relacionadas