Incapacidad enfermos respiratorios

Valoración de la discapacidad en enfermos respiratorios

Incapacidad enfermos respiratorios

Discapacidad enfermos respiratorios

La valoración de la discapacidad en los pacientes con enfermedades respiratorias está regulada por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, al igual que las discapacidades de cualquier otro sistema.

Su evaluación es especialmente complicada, ya que, al tratarse de patologías crónicas, interrelacionan con otros sistemas y además en ocasiones cursan en brotes.

En la Ley General de Seguridad Social se establecen las situaciones objeto de cobertura, prestaciones y requisitos para acceder a las mismas, contemplando la situación de invalidez desde dos perspectivas:

  •  Relacionadas con la disminución de la capacidad para realizar un trabajo determinado (incapacidad laboral),
  • Las restricciones permanentes en el desarrollo de las actividades de la vida diaria, lo que se expresa con el término de discapacidad.

Se puede decir que la calificación legal de discapacidad es el documento oficial que acredita que una persona precisa de más apoyos que la mayoría. Los derechos que confiere están en función del porcentaje asignado e incluyen prestaciones familiares, pensiones no contributivas y beneficios fiscales.

¿Cómo se valora en la actualidad la discapacidad en el enfermo respiratorio? 

Una de las aplicaciones más habituales de la evaluación de las enfermedades respiratorias consiste en la valoración de la incapacidad laboral. Este proceso, que debe ser realizado por un médico perito, requiere el diagnóstico previo de una enfermedad respiratoria y la prescripción y cumplimiento de un tratamiento óptimo. Una vez asumidos estos requisitos, la valoración de incapacidad laboral consiste en tres procesos sucesivos.

  • Evaluación del grado de deterioro. Consiste en medir cómo la enfermedad respiratoria afecta a la función pulmonar en reposo. Para ello suele ser necesario realizar una espirometría, capacidad de difusión de monóxido de carbono y gasometría arterial.
  • Evaluación de la discapacidad. Esta etapa consiste en determinar el grado de limitación funcional (al ejercicio) que origina su enfermedad. Para ello es preciso efectuar una prueba de ejercicio cardiorrespiratorio y determinar el consumo de oxígeno máximo.
  • Definición del hándicap o minusvalía. Esta última etapa, que suele ser realizada por los servicios de inspección laboral, consiste en establecer si la limitación funcional que presenta el paciente le impide realizar su actividad laboral. Un enfermo con un grado determinado de discapacidad puede no lograr realizar un trabajo que requiera una alta demanda energética (p. ej., descargar un camión), pero sí puede efectuar un trabajo con una menor demanda (p. ej., tareas de oficina).

Grupo Médico Jurídico Durango ofrece valoraciones para afectados por problemas respiratorios, que deseen solicitar una incapacidad. Nuestro equipo estudia su caso para determinar el grado de discapacidad o incapacidad que puede solicitar, póngase en contacto con nosotros, estaremos encantados de ayudarle.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tú dirección email no será publicada. Los campos necesarios están marcados *