1436887860_544928_1436888901_noticia_normal

La talidomida genera mucha discapacidad

Afectado por la talidomida

Con mucha frecuencia vemos en los telediarios enfermos de talidomida protestando ante diferentes entidades y tribunales, más aun, después del que Tribunal Superior de Justicia declarará como prescrito el daño causado por la farmacéutica alemana.

La talidomida es un fármaco que se introdujo en el mercado en la década de los 50 – 60, con el fin de tratar la ansiedad, el insomnio, las náuseas y los vómitos en mujeres embarazadas. La compañía farmacéutica fabricante era alemana y se llamaba Chemie Grünenthal, y fue el causante de miles de nacimientos de bebés con anomalías, mayoritariamente carencia o irregularidad de la longitud de las extremidades.

El problema con este medicamento fue descubierto en el año 1962 por el pediatra alemán Widukind Lenz, el cual publicó un trabajo alertando de sus posibles riesgos y de la posible relación entre su consumo en los primeros meses del embarazo y graves malformaciones en los fetos, e incluso problemas en sus órganos internos. El producto fue retirado inmediatamente tras este estudio.

Aunque el número de afectados fue elevado (algunos hablan de 10.000 víctimas), los especialistas no se ponen de acuerdo para dar una cifra exacta, ya que hay que tener en cuenta que no todas las malformaciones de esos años están estrictamente ligada al consumo de la talidomida. Además, se ha comprobado que los efectos secundarios se dieron exclusivamente en el período de las cinco primeras semanas de embarazo.

Hoy en día, la talidomida se sigue utilizando, aunque sometida a controles muchos más estrictos y para la cura de diferentes enfermedades, como el síndrome de Behcet o la lepra.

La talidomida afectaba al feto de dos maneras: por un lado, su ingesta directa por parte de la madre y, por otro, su consumición por parte del padre, ya que también afectaba al esperma y tenía un efecto nocivo desde el primer momento.

El medicamento fue comercializado bajo diversos medicamentos con diferentes nombres, algunos de ellos son: Imidan, Varian, Contergan, Gluto Naftil, Softenon y Noctosediv.

No es de extrañar que a este suceso se le denomine “la catástrofe de la talidomida”, debido a las consecuencias nefastas que tuvo y su repercusión en miles de personas en todo el mundo, que nacieron con severas malformaciones. Hoy en día sigue siendo un tema muy presente en la actualidad, siendo objeto de polémica.

Su limitación laboral

Los enfermos de talidomida son susceptibles de solicitar un grado de discapacidad y una incapacidad permanente dependiendo de la gravedad del caso. Dado que la talidomina es una enfermedad que crea malformaciones en las extremidades, es más que evidente que sus pacientes se encuentran severamente limitados para ejercer muchas profesiones.

Los empleos que demandan un alto grado de movilidad son prácticamente inalcanzables para las víctimas de la talidomida, ya que su menoscabo imposibilita un normal desarrollo de las actividades propias del oficio.

También existen casos, donde los enfermos han tenido que jubilarse a una edad temprana, ya que las secuelas provocadas por la patología le limitan para realizar el trabajo habitual.

Por otro lado, está el daño psicológico, el que de una manera u otra afecta a sus pacientes, muchos de los que tienen que convivir con la discriminación laboral y el estigma de una discapacidad latente.

 

 

Publicaciones relacionadas

2 comentarios en “La talidomida genera mucha discapacidad

Deja un comentario

Tú dirección email no será publicada. Los campos necesarios están marcados *