Estrés Laboral

Estrés Laboral

¿Es el estrés en sí una enfermedad? ¿Es algo que por el simple hecho de padecer sus síntomas tengamos que ser susceptible de una incapacidad?

La respuesta es que no siempre una situación de estrés deriva en la patología. Todos padecemos de algún tipo de estrés en nuestra rutina diaria, al ser un síndrome general de adaptación. Es decir, todos en algún momento de nuestra vida estamos sometidos a algún tipo de estrés y no por ello padecemos de la patología que puede llegar a ser.

Y ello produce un ciclo en el individuo.

Ciclo Cuadro Estres

Ciclo Cuadro Estrés

Si usted se siente identificado con estos síntomas usted padece estrés laboral. Y por ello puede causarle una baja laboral, e inclusive una situación de incapacidad.

Nuestro equipo de profesionales especialistas y médicos peritos expertos en valoración del daño corporal, emitirán un estudio de viabilidad, tras la realización de una exploración exhaustiva junto con la documentación médica aportada, y la realización de las pruebas psicológicas, valorando  las secuelas que presenta a fin de demostrar el origen de las mismas.

Basándonos en las consecuencias tanto físicas como psicológicas que conlleva el estrés laboral se realizará el Informe Médico Pericial que le permitirá ratificar el nexo de causalidad y en caso necesario, nuestra asistencia a juicio para su defensa.

 

Le ofrecemos la confianza y profesionalidad que se merece

 

¿Qué es el estrés?

El estrés es una respuesta normal del organismo ante cualquier tipo de prueba estresante del entorno que nos rodea.

Toda persona se encuentra sometida a un estrés mínimo que es el que nos fomenta a alcanzar los objetivos deseados. Sin embargo hay ocasiones en las que esa sensación permanece en el individuo durante más tiempo del que debería o bien le crea una angustia elevada, con la correspondiente incapacidad para sobrellevar la situación.

Es un desequilibrio que se produce a consecuencia de la demanda laboral y la capacidad del individua o responder a esta demanda, sobre todo cuando el individuo tiene conciencia de las graves consecuencias que puede acarrear el fracaso en la labor encomendado.

Por ello según la intensidad, la duración y la frecuencia con que esta sensación de agobio permanezca en  el individuo se producirán una serie de reacciones  en el interior del organismo  que se exteriorizan con trastornos tanto psíquicos como fisiológicos, como pueden ser irritabilidad, nerviosismo, trastornos en el sueño, palpitaciones, alteraciones en el apetito, molestias gástricas, mala concentración y falta de memoria, ansiedad, percepción de pequeños detalles imperceptibles en el estado previo al estrés, inseguridad o depresión entre otros.

Si padece estos síntomas probablemente padezca de estrés laboral, y por ello puede traer consecuencias en su trabajo  como son disminución de la productividad, deterioro del aspecto externo, absentismo laboral, entre otros.