blog (1)

La hipoacusia y su limitación laboral

La hipoacusia limita al trabajador

La hipoacusia limita al trabajador

Son diversos los factores que intervienen para que ocurran los casos de hipoacusia, desde una transmisión congénita hasta el uso de unos auriculares. La hipoacusia se define como la incapacidad parcial o total de escuchar los sonidos en uno o ambos oídos.

La también llamada sordera, suele ocurrir por diversas causas, entre las que se encuentran:

  • Acumulación de cera en el conducto auditivo externo.
  • Daños a los huesos pequeños que se encuentran detrás del tímpano.
  • Objeto extraño alojado en el conducto auditivo.
  • Agujero en el tímpano.
  • Líquido que permanece en el oído después de una infección auditiva.
  • Cicatriz en el tímpano por infecciones repetitivas.

También existe la hipoacusia neurosensorial, que comúnmente se produce a causa de:

  • La edad del paciente.
  • Neuroma acústico.
  • Uso de ciertos medicamentos.
  • Infecciones infantiles: sarampión, meningitis, paperas y escarlatina.
  • Enfermedad de Méniere.
  • Exposición regular a ruidos altos.
  • Diferencias de presión entre la parte interna y externa del tímpano.
  • Fractura de cráneo.
  • Traumatismos por explosiones, fuegos artificiales, armas de fuego.

El oído puede lesionarse debido a causas mencionadas anteriormente, aunque también es posible que vengan dado por complicaciones durante el nacimiento:

  • Anomalías congénitas
  • Trastornos genéticos.
  • Infecciones que la madre le transmite al bebé a través del útero.

Los problemas auditivos representan un menoscabo en la calidad de vida de quienes lo padecen, pues sus daños se van incrementando con el paso del tiempo, consiguiendo limitarles para realizar algunas facetas básicas de la vida.

En relación al aspecto laboral, la hipoacusia puede limitar a diversos profesionales que exigen de un buen funcionamiento de la audición para realizar sus labores profesionales, tal es el caso de teleoperadores, personal de atención al cliente, administrativos, conductores.

Por ello, los trabajadores que sufren la hipoacusia pueden ser susceptibles de obtener una incapacidad permanente basado en su capacidad auditiva. Dependiendo de la gravedad del caso, es posible solicitar una incapacidad permanente total o absoluta.

A menudo la sordera da lugar a un grado de minusvalía, para el mismo es necesario pasar por el tribunal médico para su evaluación. Después de la realización de una audiometría, el médico determina a cuántos decibelios es capaz de responder el paciente y su posible grado de discapacidad.

 

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tú dirección email no será publicada. Los campos necesarios están marcados *