Valoración Incapacidad

Valoración Incapacidad

Usted puede ser susceptible de una incapacidad permanente total (para la profesión habitual), o de una incapacidad permanente parcial (que está limitado para algunas de sus tareas fundamentales para la profesión habitual) o una incapacidad permanente absoluta (para cualquier profesión) o gran invalidez (merma en sus tareas de la vida cotidiana).

Puede que a usted le hayan dado el alta sin estar preparado para incorporarse al trabajo, por no estar completamente curado, en este caso puede solicitar una impugnación del alta.

Puede que haya pasado el tribunal médico y le hayan denegado la incapacidad o esté en desacuerdo con la calificación obtenida, pudiendo, en este caso, recurrir al INSS en los siguientes 30 días hábiles.

Nosotros estudiamos su caso, tras la exploración y el estudio de toda la documentación aportada, valorando las secuelas y como estas, le limitan en relación con su puesto de trabajo.

Nuestro equipo de especialistas le asesora y le evalúa si tiene una incapacidad y el grado de la misma mediante la emisión del Informe Médico Pericial y su posterior  defensa en sede judicial, en caso de ser necesaria. Además, si lo desea, nuestro equipo puede llevar su proceso de incapacidad de forma íntegra: médico-jurídico.

 

Puede contar con nuestra experiencia, solidez y dedicación.

 

¿Qué es incapacidad?

La incapacidad es una alteración continuada de la salud, que imposibilita o limita a quien la padece para la realización de una actividad profesional. Se considerará en situación de incapacidad permanente al trabajador que, después de haber estado sometido al tratamiento prescrito y de haber sido dado de alta médicamente, presentara reducciones anatómicas o funcionales graves, susceptibles de determinación objetiva y previsiblemente definitivas, que disminuyan o anulen su capacidad laboral.

¿Cuáles son los tipos de incapacidad?

  • Incapacidad permanente parcial para la profesión habitual, es la que, ocasione al trabajador una disminución del 33%, o superior, en su rendimiento normal para dicha profesión, con secuelas permanentes que limitan parcialmente la ocupación o actividad habitual, sin impedirle la realización de las tareas fundamentales de la misma.
  • Incapacidad permanente total para la profesión habitual, es la que inhabilita al trabajador, con secuelas permanentes que impiden totalmente la realización de las tareas de la ocupación o actividad habitual del incapacitado.
  • Incapacidad permanente absoluta para todo trabajo, es la que inhabilita al incapacitado con secuelas permanentes, para la realización de cualquier ocupación o actividad.
  • Gran invalidez, es la situación del trabajador, afecto de incapacidad permanente, y que como consecuencia de pérdidas anatómicas o funcionales, (tetraplejias, importantes secuelas neurológicas o neuropsiquiátricas con graves alteraciones mentales o psíquicas, ceguera completa, etc.), necesita la asistencia de otra persona para los actos más esenciales de la vida, tales como vestirse, desplazarse o comer.