Mediación

¿Has sido víctima de una negligencia médica y no quiere ir a los tribunales? ¿ha sido vulnerado su derecho de intimidad, pero no se plantea denunciar a su médico? ¿trabaja usted en un centro donde existen riesgos laborales?

Si usted forma parte de uno de los anteriores supuestos es posible que necesite la ayuda de un mediador experto que pueda llevar su caso.

En Grupo Médico Jurídico Durango contamos con expertos mediadores que le ofrecen una alternativa al engorroso proceso judicial.

Nuestros expertos, mediadores sanitarios, buscan una solución conciliadora para evitar las confrontaciones que suelen sobrevenir, además de evitarle mayores costes económicos.

Confíenos su caso, estaremos encantados de ayudarle

La mediación sanitaria es un método de resolución de conflictos entre varias partes, aplicado al ámbito sanitario, que busca soluciones consensuadas a través del diálogo, evitando de manera acudir a la vía judicial.

Este tipo de mediación, a estar encaminado al ámbito sanitario, puede tener lugar entre un paciente y el profesional médico, entre compañeros de profesión, entre el centro médico y el profesional médico, o entre una entidad aseguradora y un paciente.

En cualquier caso, la participación en un proceso de mediación es voluntaria para todas las partes.

  • Se puede mediar entre paciente y médico, en conflictos de la vulneración de los derechos de intimidad y confidencialidad para restaurar la confianza en su relación.
  • Se puede mediar en conflictos entre compañeros, ante situaciones de mobbing o falta de entendimiento entre ellos.
  • Se puede mediar entre el centro médico y sus trabajadores, para resolver sus diferencias, para tratar asuntos de riesgos laborales, psicosociales, etc.
  • Se puede mediar entre un paciente y una entidad aseguradora, por ejemplo, en un conflicto derivado de la una negligencia médica.

La mediación sanitaria evita la desventaja del proceso judicial y tiene el objetivo de conseguir que las partes alcancen un acuerdo satisfactorio entre ellas.

En el caso de producirse una mala praxis, las partes implicadas son el paciente afectado y el responsable de dicha negligencia. En estos casos es frecuente que la mediación sea solicitada por la entidad aseguradora con la intención de no ir a juicio y aceptar parcialmente las pretensiones que solicita la parte afectada como indemnización por la responsabilidad civil derivada de la conducta negligente.